El ADN que se deja al usar el Transmetro

El ADN que se deja al usar el Transmetro

Información que llega al Centro de Control, la de usuarios y operadores, ayuda a planear operación.

Transmetro

El uso adecuado de la tarjeta inteligente de Transmetro arroja información que sirve para establecer conductas y perfiles de los usuarios del sistema de transporte masivo.

Foto:

Carlos Capella/EL TIEMPO

17 de octubre 2017 , 02:17 a.m.

A la vista de la mayoría de los 135.000 usuarios que a diario se mueven en Transmetro parece que la operación del Sistema Integrado de Transporte Masivo fuera solo cuestión de buses que ingresan y salen de cada una de las estaciones y paraderos.

Sin embargo resulta más complejo que eso, ya que entran a jugar muchas variantes que arrojan información cuyo rastreo eficaz y una buena lectura permite la toma de decisiones acertadas que se reflejan en un mejor servicio para los pasajeros.

Es así como el Data Center o Centro de Control de Transmetro, un espacio aislado en el piso 4 del Banco de la República, al que no se ingresa sin autorización y que está cundido de pantallas y expertos analistas de datos, es donde se monitorean, a través de sistemas de GPS, cada uno de los comportamientos de los 250 vehículos que a diario ruedan por las vías de Barranquilla y Soledad.

Álvaro Sánchez, subgerente de operaciones de Transmetro, explicó que en el Data Center, de acuerdo a lo que se planea por la experiencia que arrojan los análisis constantes de datos, que se obtienen por las características típicas de cada época del año, se vigila que todo lo planteado en el papel se cumpla en la vida real.

Pero como cada operación está sujeta a cambios por las situaciones imprevistas que a diario se presentan, el sistema o software permite detectarlas y poner en marcha las distintas contingencias para sacarla adelante.

Más exactamente en sus palabras, “Transnmetro es una de las entidades líderes en manejo de datos útiles para realizar una planeación de la operación y prepararse para enfrentar externalidades, lo que se conoce como Big Data, que es utilizada en ciudades inteligentes o en proceso de serlo, gracias al uso de la tecnología para mejorar la calidad de vida de sus habitantes”, dijo el funcionario.

Sánchez va más allá y plantea el universo de información que se obtiene gracias al análisis de los datos que se generan a partir del uso de la tarjeta inteligente con la que se accede al sistema y con la que se pueden estimar datos como la tendencia de origen y destino.

En este sentido, lamenta que al definirse los pormenores contractuales durante la época de planeación del Transmetro, no se contempló que los pasajeros tuvieran que timbrar electrónicamente cada vez que llegan a sus destinos. “Así la información hubiera sido más específica, pero de todos modos es incalculable todo lo que hoy podemos saber”, destacó.

Podemos aportarle a la ciudad valiosa información

Actualmente, Transmetro registra que existen 635.989 tarjetas personalizadas y que su adecuado uso arroja una huella de cada usuario que permite conocer muchos de sus comportamientos y perfiles.

Se trata de valiosa información, distinta a la que ya se tiene de la operación del sistema, que a su juicio, bien puede serle bien útil a la ciudad.

“Respaldamos la iniciativa del Ministerio de las Tecnologías y las Comunicaciones que hace un año incentiva que Colombia ingrese a la lista de países con mejor índice de Open Data o datos abiertos. Todo el mundo sube datos pero en formatos cerrados, nadie lo hace en Excel para que se pueda trabajar con ellos. En ese sentido trabajamos arduamente para en un tiempo no muy lejano poder entregarle a la ciudad toda esta valiosa información y convertirnos en un Centro Inteligente para Barranquilla”, insistió Sánchez.

Regresando al tema de los beneficios que se obtienen al utilizar adecuadamente la tarjeta inteligente, Transmetro lleva estadísticas de niños que han podido ser encontrados al perdérseles a sus padres dentro del sistema así como la posibilidad de observar qué ocurrió en una situación de robo o violencia.

Transmetro

El Data Center, o centro de control, de Transmetro, permite tener monitoreada cada operación y el análisis de información importante.

Foto:

Carlos Capella/EL TIEMPO

Redes y operadores

Así las cosas, a la tecnología también se le suma, para sortear mejor el día a día del Transmetro, aquellos datos que suministran tanto los usuarios a través del Call Center como en cada una de las redes sociales y que se reciben en tiempo real.

También es vital lo que refieren los operadores de cada vehículo y los coordinadores de las estaciones de acuerdo a su observación in situ.

Lo cierto es que el compendio de sistemas que le sirven para obtener datos a Transmetro, han arrojado, por ejemplo, que 1.505 personas con movilidad reducida cuenten con su tarjeta inteligente de las cuales 371 utilizaron el sistema a través de distintas estaciones en la semana comprendida entre el 2 y 8 de octubre pasado, pero también hicieron programaciones de bus, un día antes, mediante el servicio de atención telefónica.

También se detectó que la población de la tercera edad, personas enfermas y la de mujeres embarazadas prefieren las denominadas horas valle para moverse, es decir, entre las 9 y las 11 de la mañana y las 2:30 y las 4 de la tarde.

Los estudiantes de colegios y universidades, cuyas rutas casi siempre van en
silencio, abarcan el sistema desde las 5:30 a.m, pero algunos retornan entre las 12:30 y la 1 p.m.

La medición arroja que trabajadores de sector de la construcción se mueven de Soledad al norte de Barranquilla a las 5 de la madrugada y retornas entre las 5:30 y 6 de la tarde.

Transmetro

Álvaro Sánchez, subgerente de operaciones de Transmetro.

Foto:

Carlos Capella/EL TIEMPO

Dinámica de ciudad influye en operación

Cada día la fluctuación de datos que tienen que ser analizados por los expertos de Transmetro sirve para poner en marcha distintas contingencias y estrategias para una mejor movilidad.

Álvaro Sánchez, subgerente de operaciones, destacó que la dinámica de la construcción de centros comerciales ha cambiado paradigmas y por ende, la forma de enfrentar cada operación del sistema.

Y es que se tiene medido que los días viernes y sábado se presenta un mayor número de usuarios en estaciones que tienen cerca a los centros comerciales, especialmente a partir de las 9 de la noche.

La tendencia indica que en el Portal de Soledad, después de la apertura del Centro Comercial Nuestro Atlántico, se evidencia un crecimiento del 179 por ciento de ingresos los días viernes, y un 333 por ciento los días sábado.

Lo mismo ocurre en la estación La Catedral, donde el Centro Comercial Portal del Prado aporta un incremento del 17 por ciento en las entradas el viernes y del 0,4 por ciento el sábado.

“Queremos priorizar toda esa información y comenzar a entregársela al público el año entrante”, anotó Sánchez.

La realización de distintos eventos en la ciudad como los partidos de la selección Colombia, del Junior, así como las ferias y eventos en el Centro de Convenciones Puerta de Oro, marcan, según el funcionario, la pauta en el comportamiento de los usuarios del sistema en los sectores donde estos se realizan.

“Junio de 2018 será, sin duda, un junio atípico en la historia”, anotó.

Andrés Artuz Fernández 
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla. 

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA