Primer restaurante abierto al público en cárcel de Cartagena

Primer restaurante abierto al público en cárcel de Cartagena

Tiene como fin capacitar a las reclusas en alta cocina y atención al público.

Foto:
01 de junio 2018 , 08:30 a.m.

En su programa de responsabilidad social ‘Cocina Incluyente’, el Hotel Movich de Barranquilla celebra hoy una cena especial con enfoque humanitarios, en su restaurante, a las 7:30 p.m.

El invitado especial es el chef cartagenero Charlie Otero quien cocinará en nombre de las 180 reclusas del Restaurante Interno de Cartagena, el primer restaurante abierto al público dentro de un penal en Latinoamérica, y el segundo en el mundo después del de la cárcel de Milán, en Italia.

“Hoy estaré cocinando junto a Johnny Caballero. Será una cena a cuatro manos, y lo recaudado será para las reclusas del Restaurante Interno de Cartagena, un lugar donde se cocinan sueños de libertad; un lugar en el cual aprendí el verdadero sentido de la libertad”, dijo Otero.

El Restaurante Interno, ubicado dentro de la Cárcel para mujeres de San Diego, en el Centro Histórico de la Ciudad Heroica tiene como fin capacitar a las reclusas en alta cocina y atención al público. “El objetivo del restaurante es generar unas condiciones más dignas para las reclusas y las pos penadas también”, agregó Luz Díaz, coordinadora del restaurante.

Interno es una oportunidad para las reclusas que no solo aprenden y perfeccionan sus técnicas de cocina sino que además se capacitan en servicio al cliente, en creación de empresa y en huerta (la cárcel tiene su propia aula de cultivos). Una vez las reclusas recuperan la libertad salen expertas en alta cocina, iniciando sus propios negocios o trabajando en restaurantes.

Esta noche, por estar privadas de la libertad ellas no podrán cocinar para los comensales barranquilleros, pero estará Charlie Otero como representante. “Llevo dos años aquí y el restaurante ha sido la oportunidad para ver con optimismo el futuro: comencé trabajando en la huerta, luego aprendí de panadería, después pasé a oficios varios en el restaurante y luego me capacité en el manejo de todos los utensilios de cocina y atención al público, ahora soy la responsable de preparar el arroz de coco… todo gracias a Luz, Charlie y todas las chicas que me han tenido paciencia y me han ayudado… acá somos familia”, narró Silvia Rondón una de las reclusas.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.