El librero que da golpes de letras

El librero que da golpes de letras

Manuel Julio Moncary vende libros hace 45 años, tiene 60. Su otra pasión: el boxeo.

memin

‘Memin’ empuña sus manos y sostiene un ejemplar de ‘Coquito’, el libro con el que aprendió a leer.

Foto:

Vanexa Romero

31 de julio 2017 , 12:11 p.m.

El mercado público de Barranquilla comienza su jornada en las primeras horas del día, en la madrugada.

Allí, centenares de vendedores, buscan día a día su sustento a partir de la venta de víveres, libros, mercancía usada y nueva, entre otros.

A pesar de los años y el auge de la tecnología, la venta de libros sigue siendo la más recurrente. Más de 80 libreros se ubican en este sector.

Las horas avanzan y la temperatura sube. Poco a poco las gotas de sudor emprenden un viaje interminable por la piel de los caminantes que transitan por las calles del Centro de Barranquilla.

El calor humedece el rostro de los transeúntes, y el asfalto ardiente amenaza con quemar los pies descalzos. Todos parecen ir de prisa.

En una esquina de la calle 30 con carrera 41, entre tantos vendedores hay uno que sobresale por su sonrisa y la particular alegría con la que recibe a sus clientes. Se trata Manuel Enrique Julio Moncary, un hombre que desde hace 45 años se dedica a la venta de libros.

librero

Su puesto de trabajo se encuentra ubicado en una esquina de la calle 30 con carrera 41, en el centro de Barranquilla. Llega a trabajar a las 8 de la mañana y en ocasiones hace viajes en su bicicarro.

Foto:

Vanexa Romero

‘Ni pa’ la sopa’

De pie, detrás de su puesto hecho de madera, remendado con pitas y cartón, vende libros de historia, literatura, matemáticas, religión y hasta diccionarios de inglés y español.

“Las épocas buenas son cuando entran los colegios, esto se me llena. Pero ahora, hay días que me voy sin vender un solo libro y no saco ni pa’ la sopa”, afirma Julio. Quien además de vender libros se rebusca haciendo viajes con su bicicarro.

Yo me levanto a las 3 de la mañana, cojo mi bicicarro y hago viajes al mercado. Llevo pescados, verduras, de todo, lo que me pidan lo llevo, así me gano unos pesitos de más”, cuenta.

La caja de madera que sostiene sus libros lleva grabado su número de celular y el apodo que desde niño lo ha acompañado: ‘Memín’.

Julio cuenta, entre risas, que su apodo se debe al personaje de un ‘paquito’ que él leía mucho y que, según sus amigos tiene un gran parecido a él.

A sus 15 años y sin saber leer comenzó a vender libros, decisión que tomó impulsado por uno de sus compañeros de trabajo que conoció cuando era aseador en un hotel.

“Él comenzó a darme libros para que los vendiera y así me iba ganando una platica extra, que luego invertí para comprar más libros y venderlos”, recuerda.

Julio le cogió rápido el gusto a la venta de libros. Cuenta que al terminar sus jornadas laborales en el hotel, salía a las calles a vender ejemplares de todos los géneros, y que el negocio estaba funcionando. Al poco tiempo dejó de trabajar como aseador para dedicarse por completo a vender libros.

“Ganaba bien con los libros, mejor que en el hotel, por eso decidí dedicarme sólo a vender libros”, rememora.

Aprendió a leer con los libros que él mismo vendía, intentaba recordar los sonidos de las combinaciones de palabras que escuchaba por ahí.

“Con este libro aprendí a leer”, dijo mientras señalaba el famoso ‘Coquito’, un tradicional libro que usan los niños en primaria.

librero

Manuel Julio Moncary sonríe al recordar una de sus travesuras como boxeador callejero que lo llevaron al gimnasio

Foto:

Vanexa Romero

Como boxeador

Este hombre de 60 años atesora en sus canas experiencias que van más allá de ser solo un vendedor de libros, pues no fue al único oficio al que se dedicó.

Un año después de comenzar a vender libros inició sus entrenamientos de boxeo para convertirse en un profesional de este deporte.

“A mí siempre me gustaba pelear, cuando jugaba en la calle terminaba dándome golpes por cualquier cosa”, manifiesta.

En 1975, cuando tenía 18 años, fue subcampeón de boxeo en la categoría pluma, representando al Atlántico.

Se enfrentó en San Andrés Islas a Leonidas ‘Mano de Hierro’ Asprilla, representante del departamento de Bolívar.

“Fue una pelea dura, yo era rápido pero Leonidas pegaba muy fuerte. Me faltó muy poco para ser campeón”, recuerda Manuel con nostalgia.

‘Memín’ llegó a pelear como profesional en Panamá, Nueva York, Miami, pero afirma que económicamente no le dejó mucho.

“Uno se vuelve viejo y ya no le sirve al boxeo, te olvidan. Por eso volví a lo que tanto me gusta hacer: vender libros”, sostiene.

Educó a sus hijos y aún trabaja para brindarles las mejores oportunidades.
“Les enseño a mis hijos que la vida hay que lucharla, sudarla y trabajarla para que la gente valore lo que haces”, dice con orgullo.

Su familia siempre lo apoyó, pero su esposa decidió nunca ir a verlo pelear.
“Mi mujer se asustaba, se ponía nerviosa. Por eso no le gustaba ir a verme pelear. Pero eso no significa que no me apoyara, siempre me echaba la bendición”, dice.

Hoy, su sueño es ser entrenador de boxeo. Tener su propia escuela en la que pueda entrenar a todos los niños de los barrios del suroccidente de Barranquila.

“Yo quiero enseñar lo poco que sé, he conocido pelaos que tienen mucho talento, pero se pierden en las calles con cosas que no deben hacer.

"Le voy a poner a mi escuela de boxeo ‘Memín el boxeador’”, concluye con una sonrisa el hombre que fue enseñado en el ring por el reconocido Jorge García Beltrán.

Betsabeth González Ricardo
Especial para EL TIEMPO
@BetsaGonzales
BARRANQUILLA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA