Con valores, matoneo no trasciende en el Hebreo Unión de Barranquilla

Con valores, matoneo no trasciende en el Hebreo Unión de Barranquilla

Con 85 años de historia, este colegio preserva la cultura judía y da prioridad a emprendimiento.

fg

En el Colegio Hebreo Unión no existe matoneo y perduran el respeto y la tolerancia a pesar de las diferencias. Esta semana fue la campaña del no apodo.

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO

28 de enero 2017 , 03:00 a.m.

Words can hurts, en español: palabras pueden herir, se lee en letras grandes en una de las paredes de la zona de recreo de la primera planta del Colegio Hebreo Unión, en el norte de Barranquilla. Cada uno de sus 346 estudiantes la entiende perfectamente y la aplica dentro de la semana del ‘no apodo’, No name calling week, en inglés, una de las campañas que se ejecutan en la institución de 85 años de existencia en la que el bulling, o matoneo, es una problemática que se combate a diario para mantener los indicadores en cero.

“Es que este es el colegio más feliz del mundo y aquí los problemas entre los alumnos se arreglan de inmediato. No con carteleras y clases magistrales, sino con actos concretos”, advirtió con orgullo Lácides Charris, ‘Lacho’, como la mayoría de estudiantes y 48 profesores llaman, en este caso con cariño, al Vicerrector Académico de este plantel educativo.

Y es que Autonomía, Respeto y Justicia son los tres principios fundamentales de este emblemático colegio fundado en 1930 por la comunidad judía, como una alternativa de educación a las familias judías que se comenzaban a integrar a la ciudad, pero que sentían la necesidad de preservar su cultura.

Hoy, aunque la población judía dentro del colegio es del 10 por ciento, esas premisas siguen siendo las mismas con la intención fortalecida de educar sobre los cimientos de pilares como el emprendimiento.

De esta manera, explica la rectora Mónica Lucía Recio Navarro, lo que se busca es formar en todo momento líderes emprendedores capaces de enfrentar el mundo desde antes de salir a la universidad. Para ello, los alumnos, desde la etapa preescolar, tienen la oportunidad de ver la cátedra del mismo nombre, en la que a lo largo de varias etapas aprenden las competencias que se deben tener para obtener una idea de negocio o producto: la innovación, la autonomía, el trabajo colaborativo y la creatividad.

Hace siete años, con el Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa) en Bogotá, como socio estratégico, el Colegio Hebreo Unión redefinió lo que buscaba con el tema de emprendimiento y comenzó a trabajar ‘incansablemente’ en estrategias que les permitan a los estudiantes tener la capacidad de comenzar a pensar en modelos de negocio innovadores y con soluciones tangibles y viables. “Desde muy temprano nuestros alumnos comienzan a tener la inquietud entorno a problemas y cómo se les puede dar solución. Cómo generar rentabilidad de una idea de negocio”, dice Recio.

La rectora también enfatizó en que la vida escolar gira alrededor del emprendimiento y por ello, cada final de los tres periodos, los estudiantes presentan en un espacio denominado ‘La feria shuk’, cada una de las ideas que tuvieron durante el trimestre, pero ya materializadas y listas para ser comercializadas.

“Shuk es una palabra árabe que quiere decir mercado o plaza, y es un espacio que permite que nuestros estudiantes presenten esos proyectos que se fueron madurando durante las clases de emprendimiento. Como vienen los padres de familia a buscar las calificaciones, es muy bonito ver el intercambio de productos y las ideas ya en un formato tangible”, finalizó la rectora.

Ideas de negocio van hacia lo social

Cuando se habla de emprendimiento dentro del Colegio Hebreo Unión no solo se piensa en la manera de sacarle rentabilidad a un negocio o producto para fines generales, dado que también existe un componente social de suma importancia para la institución.

Es así como ideas de negocio que sirvan para obtener recursos para beneficiar a una comunidad necesitada, por ejemplo, también son prioridad para los jóvenes, el cuerpo de profesores y las directivas.

“No es solo el componente de dinero o rentabilidad, sino la capacidad de ser conscientes de que hay que ayudar en todo momento. La cultura judía deja el legado del emprendimiento, pero en todas las esferas”, destacó la rectora.

Pero el Hebreo Unión se sostiene sobre otros pilares como la formación en valores, el uso de herramientas TIC y un enfoque pedagógico denominado en hebreo Horaa Mutemet, que en español traduce ‘Enseñanza para la diversidad’.

Se trata de un modelo que se centra en el aprendizaje y el estudiante como lo más importante, siempre teniendo en cuenta la diversidad y que no todos aprenden de la misma manera. Con esto, el alumno entiende, sin darse cuenta, la importancia de aprender autónomamente, lo que es vital para la incursión en la Universidad.

“Con este modelo no se busca lo que enseñan los profesores, sino lo que aprendieron los muchachos y cómo lo aprendieron. Se busca que el joven valore lo que aprende y la vía por la que aprende. El modelo es personalizado por lo que en nuestras aulas nunca hay más de 20 estudiantes”, agregó la coordinadora de Preescolar del Hebreo Unión, Elizabeth Rodríguez.

Con cultura judía se les enseña valores, tolerancia y respeto

Al recibir grado de bachiller, los alumnos del Hebreo Unión reciben dos diplomas: uno a su nombre y otro simbólico que sería para uno de los niños víctimas de la Shoá u holocausto, el genocidio en el que cerca de seis millones de judíos fueron asesinados por el régimen nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Mediante una reseña que presenta el nombre real del infante y el de sus padres, el lugar en el que vivía y su recorrido hasta que se pierde el registro por haber sido asesinado, se le rinde un homenaje a las víctimas de la tragedia más grande por la que ha pasado esa comunidad.

De esa manera, cada alumno, que a lo largo de su formación, sin importar sus creencias y raíces étnicas, ha pasado por un recorrido en la historia de los principales sucesos y costumbres judías mediante la asignatura ‘Cultura Judía’, entiende un hecho de esas magnitudes y se reconoce el trabajo por hacer para que no se vuelva a repetir.

“Estos hechos de la historia siempre los hemos visto como una oportunidad de aprendizaje para nuestros alumnos. Al llegar a los últimos años, los jóvenes viven la experiencia de viajar a Israel, donde entienden de primera mano todo lo que aquí les hemos enseñado. Allí fortalecen la importancia del perdón y la preocupación para que algo así no vuelva a presentare en ninguna parte del mundo”, manifestó el vicerrector académico Lácides Charris.

Tradiciones importantes

Así también, en la institución se festejan las tradiciones más importantes de la comunidad judía como la Rosh Hashana, la Sucot, el Januka, Tu Biskvat, Purim y Pesaj. Cada dos años se organiza el Congreso de la Shoá, un evento que observa el hecho desde el punto de vista de la formación en valores a la comunidad barranquillera.

“Traemos invitados que conocen la problemática así como colegios y universidades para tratar el suceso que vivió ese pueblo desde el punto de vista de la tolerancia y el respeto. El congreso trata no solo del holocausto del que fueron víctimas los judíos, sino también otros holocaustos en el mundo. Nuestra propuesta educativa es intercultural y multicultural”, destacó el profesor Charris.

Elizabeth Rodríguez, la coordinadora de Preescolar, agregó que desde que los niños están en los primeros años de educación se les comienza a inculcar la empatía y el interés por la cultura judía. “Preservamos los valores que vienen y se pueden inculcar a través de la historia judía. En preescolar los niños desde que llegan comienzan a aprender y a aplicar los valores de esa cultura”, expresó la educadora.

De igual manera, las festividades colombianas y las barranquilleras también tiene un espacio dentro de las actividades.

Graduandos tienen las puertas abiertas

El Colegio Hebrero Unión es calendario B y ofrece a sus estudiantes tres idiomas como lo son el español, el inglés y el hebreo.

Para la rectora Mónica Recio, es motivo de orgullo que el colegio siempre está ubicado entre los mejores de la ciudad y las pruebas del estatales siempre los resultados son satisfactorios, lo que permite que los exalumnos se posicionen bien en las universidades del mundo de su preferencia.

Recio es de la creencia de que es, precisamente, el grado de conciencia que alcanza sus alumnos a lo largo de su formación que la prioridad es prepararse de la mejor manera.

“Aquí hay preparación, pero el alumno tiene claro que lo que tiene que hacer y así se ven los resultados al final. Este colegio es un tesoro oculto en Barranquilla”, reiteró la rectora.

El colegio actualmente está en proceso de recibir la acreditación en el modelo AdvancEd.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA