El dilema entre el Carnaval y la propiedad intelectual

El dilema entre el Carnaval y la propiedad intelectual

Conclusiones del II Encuentro de Carnavales del Caribe que se hizo en Uninorte, en Barranquilla.

Moñitos

Disfraces como el de ‘María Moñitos’, creado por Emil Castellanos, hicieron parte del análisis sobre el derecho a la propiedad intelectual.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

30 de octubre 2017 , 11:27 a.m.

Tener mucho tacto y argumentos sólidos antes de decidir qué aspectos del Carnaval de Barranquilla se deben proteger con la ley de propiedad intelectual y en cuales solo cabe la estrategia de la preservación y promoción, fue una de las conclusiones del reciente II Encuentro de Carnavales del Caribe que tuvo como escenario la Universidad del Norte y el que participaron delegaciones de 11 naciones.

Las consideraciones surgieron de la conferencia ‘Creatividad e Innovación como elementos de políticas culturales e industriales’, a cargo de Marco Alemán, sucreño, director de patentes de la Organización Mundial para la Propiedad Intelectual (Ompi), en Ginebra, Suiza.

Tras explicar que en materia de propiedad intelectual hay dos grandes grupos: el derecho de autor y la propiedad industrial y que el primero tiene un componente eminentemente cultural con más cercanía al Carnaval, Alemán insistió en que lo que se protege no es la idea como tal sino la forma como esta se expresa.

“El Carnaval es mucho más que la individualidad, y aplicar la propiedad intelectual podría estar robando la posibilidad de algo que es de todos. La pregunta es hasta dónde es posible controlar las explotaciones de obras y la respuesta puede ser, si la quiero apropiar es porque la quiero controlar. De las manifestaciones del Carnaval seguramente habrá muchas protegibles, pero no apropiables”, sostuvo el director de patentes de la Ompi.

En cuanto a los personajes individuales y ficticios de la fiesta como el de ‘María Moñitos’, por ejemplo, creado por el fallecido Emil Castellanos, Alemán esbozó en ese caso existen muchas limitaciones porque son creaciones que solo pueden ser protegidas si hacen parte de una obra.

“Ahí lo que queda por hacer es blindar una obra de arte concebida a partir de una imagen de ‘María Moñitos’ o si de repente se escribe una novela de ese personaje donde este aparezca”, dijo el experto.

Alemán insistió en la importancia de que los distintos actores del Carnaval se formalicen para que puedan encontrar pautas que les permitan acceder a políticas adecuadas de propiedad intelectual.

Y para orientar su reflexión en torno a los elementos culturales susceptibles de protección, explicó que en derecho de autor este permite al autor que se respeten ciertos intereses sobre su obra, y el beneficio económico por un tiempo determinado.

La pregunta es hasta dónde es posible controlar las explotaciones de obras y la respuesta puede ser, si la quiero apropiar es porque la quiero controlar”

Posiciones

En la charla compartieron posiciones los abogados expertos en el tema, el mexicano José Caballero Leal, vicepresidente del Instituto Interamericano de Derecho de Autor, y el colombiano Fernando Zapata López, exdirector del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc).

“Yo identifico el Carnaval como un encapsulamiento del trabajo artesanal que por sus propias características requiere de un régimen jurídico aplicable a las personas intervinientes”, señaló Caballero, quien anticipó que el régimen actual de derechos de autor no sería el ideal para proteger las fiestas.

Por su parte, Zapata, señaló la causa de porqué la industria creativa tendrá que seguir hablando de propiedad intelectual.

“El gran reto al que estamos asistiendo hoy es a la desmaterialización del conocimiento, la tecnología ha cambiado la forma de vivir y de consumir y ya desde ese punto de partida también comienza la discusión”, indicó.

Advirtió la dificultad de ejercer la propiedad intelectual en las expresiones folclóricas tradicionales porque son producto de la construcción de muchas generaciones.
Los asistentes pudieron escuchar a panelistas disertar sobre los carnavales de once países: Colombia, Aruba, Barbados, Cuba, Curazao, Granada, Haití, México, Trinidad & Tobago, República Dominicana y Suiza.

Marimondas

Las Marimondas son disfraces populares, pues no se sabe a ciencia cierta quién fue el verdadero creador.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

‘La innovación inspira’

A propósito del encuentro de autoridades carnavaleras, el superintendente de Industria y Comercio, Pablo Robledo, habló sobre el círculo virtuoso de la innovación para transmitir un mensaje de trabajo y uso de la imaginación a los colombianos y así crecer como país.

Explicó que muchos confunden el término de innovar con “crear algo que va a cambiar el mundo”, pero su concepto puede resumirse en los procesos diarios que se hacen en una empresa para innovar sobre algo ya creado.

Andrés Artuz Fernández 
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla. 

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA