Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La doctora que le apuesta a primera universidad de viejos en Colombia

Martes 6 de diciembre de 2016
Barranquilla

La doctora que le apuesta a primera universidad de viejos en Colombia

La cartagenera Martha Silva Pertuz quiere crear centro de estudios superiores para el Adulto Mayor.

Por:  Andrés Artuz Fernández Redactor de EL TIEMPO Barranquilla.  | 

Martha Silva Pertuz es la persona de la iniciativa de la Universidad para Adulto Mayor en el Caribe colombiano.

Foto: Archivo particular

Martha Silva Pertuz es la persona de la iniciativa de la Universidad para Adulto Mayor en el Caribe colombiano.

0

compartidos

Cuando la cartagenera Martha Silva Pertuz llegó a la Universidad de Granada, en España, a hacer su segundo doctorado, se encontró con que en esa institución académica jóvenes y viejos confluían en un mismo entorno académico.

Tamaña sorpresa se llevó la investigadora de la Universidad Metropolitana de Barranquilla al percatarse de que había llegado a un lugar del mundo donde al adulto mayor no se le veía como un estorbo y era parte vital de procesos académicos de alto nivel.

Tras investigar y leer mucho sobre el tema, Silva Pertuz entendió que estaba al frente de un modelo de gerontagogía, una nueva disciplina (no pasa de 25 años) que se ocupa de la formación de las personas mayores a partir del desarrollo de nuevos modelos de capacitación y que inicia desde la profesionalización; es decir, para aquellas que le dedicaron su vida a una profesión y en los años de vejez se interesan por trascender en temáticas que siempre quisieron conocer más de cerca.

Desde ese entonces, para la también sicóloga, han pasado cinco años en los que se ha dedicado a recopilar experiencias y estructurar un proyecto que le permita darle vida a la primera Universidad para el Adulto Mayor en el Caribe colombiano.

La doctora en Ciencias de la Educación explicó que la gerontagogía surgió en países de Europa, como Francia y España.

Y en América solo se implementa en Canadá y Chile, por lo que está segura de que de lograr inaugurarla, Colombia daría un paso importante en inclusión y la trascendencia del conocimiento.

“Me encanta la palabra viejo y creo que no hay que dejar de decirla. Siempre estuve interesada en un proyecto de este tipo, al que encuentro viable y permitirá que las personas que lleguen a esta etapa de la vida, que a todos nos tiene que llegar, sirva para un nuevo crecimiento que permita aumentar el bagaje y ser fuente inagotable de sabiduría y conocimiento”, explicó Silva Pertuz, de 56 años.

Inspiración paterna

Pero para pensar en una universidad exclusiva para personas de la tercera edad, de los 65 años en adelante, la académica reconoce que se inspiró en varias motivaciones. La primera de ellas tiene que ver con que su padre, músico que interpretó gran parte de su vida el barítono y el fiscorno alto en la banda de la Base Naval de Cartagena y después de jubilado no dejó de estar vigente hasta cumplir los 82 años y morir.

También pesó que su madre, todavía viva, a sus 76 años conserve una habilidad para los números y las operaciones matemáticas, a pesar de varios males de salud que le aquejan, entre ellos, las secuelas de una isquemia.

De igual manera, su vocación por el estudio y las actividades que enriquezcan al ser, como la lectura y los viajes, entre otros, también sumó a la hora de comenzar a concebir esta idea que ya está bastante avanzada y que muy pronto será dada a conocer a la opinión pública.

“Las personas viejas deben vivir su última etapa de vida sintiéndose todavía útiles, pues todavía tienen mucho para dar. El viejo no debe pasar triste, ni deprimido, ni anulados como personas”, agregó Silva Pertuz.

Las encuestas se constituyeron en herramientas recopilatorias de información que la doctora Silva Pertuz ha utilizado a lo largo de su investigación.

Ellas arrojaron que uno de los temores más arraigados en la juventud y personas que comienzan a acercarse a su etapa de madurez es la incertidumbre de no saber en qué estado de salud van a llegar a esa edad y qué va a ser de su vida cuando sean considerados que no aportan a la sociedad.

Otra de las conclusiones tuvo que ver con que la mayoría de los encuestados quisiera seguir sintiéndose útil y capaz de aportar a la sociedad o a la comunidad a la que pertenece.

“Solo la idea de saber que después de los 50 y tantos años de vida está cada vez más cerca la etapa en la que se le comenzará a considerar vieja a una persona causa tal miedo ya que nadie quiere ser desechado, relegado o abandonado”, destacó la experta.

Un pensum mixto

De acuerdo a los modelos de gerontagogía que ya vienen funcionando en el mundo, especialmente el que la doctora Silva Pertuz conoció de cerca en España, el pensum que los estudiantes veteranos cursarían por semestre, en caso de abrirse la Universidad para Adultos Mayores en Barranquilla o cualquier otro lugar de Colombia, se conformará, en un 50 por ciento, por disciplinas ya establecidas, pero el 50 por ciento restante se discutiría con los estudiantes ya en el aula de clases.

Esto quiere decir que si el interés de las personas matriculadas gira en torno a temáticas como la historia del arte y la música en el mundo, por ejemplo, estas podrán ser incluidas en los contenidos a desarrollar.

La doctora Silva Pertuz aclaró que la primera opción de materializar esta universidad para el adulto mayor la tiene la Universidad Metropolitana de Barranquilla, de la cual es egresada y está vinculada laboralmente. En este sentido, las directivas de esa institución educativa están a la espera de recibir las primeras conclusiones de la investigación para comenzar a evaluar si resulta viable financieramente o no.

La renovada estructura de esa universidad, ubicada en el norte de la capital del Atlántico, así como el propósito de llegar a un porcentaje más alto de la población, son razones que se ajustan muy bien a los deseos de Silva Pertuz, que ya se ha acercado con la Asociación de Jubilados de la Universidad del Atlántico (Asojua), cuya base de datos será fundamental para conformar la primera promoción de estudiantes.

“Con 15 o 20 personas que quieran matricularse de seguro que tenemos cuórum para arrancar y comenzar a hacer historia en el país. Ya lo vi en España y la riqueza de una clase con personas de este tipo es impresionante. Además, con ese hospital que tiene la Universidad Metropolitana, será mucho más fácil cuidar a estas personas”, destacó.

Gustavo Lopez Reisnes presidente de Asojua, manifestó su apoyo incondicional al proyecto de la doctora Silva Pertuz, y desde ya se lo está transmitiendo a todos sus afiliados, quienes también se mostraron interesados en comenzar a hacer parte de la iniciativa.

“Eso sería una revolución de conocimiento y estoy seguro que funcionaría muy bien. Ojalá se materialice y se replique en todos los rincones del país, porque vemos muchas inversiones del sector público para beneficiar a la población infantil y a la juventud, también a la del adulto mayor, pero algo así no tendría precedentes”, sostuvo el directivo.

En la etapa crucial

Actualmente, la doctora Martha Silva Pertuz está próxima a viajar a la Universidad de San Carlos Tricentenario, en Guatemala, donde se celebrará el XIII Congreso Internacional de la Sociedad de Historia de la Educación en Latinoamérica y el Caribe (Shela). Allí, su ponencia fue una de las primeras aprobadas para ser presentadas y fue ubicada en la mesa temática denominada ‘Rumbo, desafíos, impactos y nuevos derroteros de las universidades’, en la que se discutirán los resultados arrojados por su investigación y las ganas de materializar la Universidad para ancianos.

“Viajar a Centroamérica a dar a conocer lo que he investigado le da credibilidad y fuerza al proyecto porque se va demostrando que funcionaría y aportaría a la sociedad. Si me encuentro con otras experiencias similares será positivo intercambiar conceptos que permitan fortalecernos”, explicó.

La idea, relata la académica, es la de presentar la carpeta completa de investigación a la Universidad Metropolitana de Barranquilla para que todas sus dependencias la evalúen y tomen la decisión de darle luz verde o no a la que será la primera Universidad del Adulto Mayor del Caribe colombiano.

Silva Pertuz lo ve como un sueño que está muy cerca de realizarse y al que le va a apostar siempre, ahora como gestora y más adelante, lo más seguro, como estudiante de un centro académico que le permitirá seguir trascendiendo en el conocimiento como ya lo ha hecho durante lo que lleva recorrido de vida.

“Pues ahora puedo ser fundadora, pero en unos años, no muy lejos, seré una de sus estudiantes más destacadas”, concluyó entre risas.

Andrés Artuz Fernández
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla.

Publicidad

Temas relacionados a esta noticia

Siguiente

Más conexiones aéreas entre ciudades costeñas

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad