Colegio San José: casi un siglo formando en el ser y la excelencia

Colegio San José: casi un siglo formando en el ser y la excelencia

Misión de esa institución educativa  de la Compañía de Jesús en Barranquilla sigue intacta.  

Colegio San José

Este emblemático colegio comenzó a funcionar en febrero de 1918, motivo por el cual para el año entrante prepara una celebración por lo alto con toda la comunidad estudiantil.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

28 de abril 2017 , 06:17 p.m.

Desde el 15 de febrero de 1918, cuando, con 37 alumnos, el Colegio San José abrió las puertas de su primera sede de la calle 39 con carrera 38, en pleno Centro de la capital del Atlántico, hasta hoy, casi un siglo después, muchos son los cambios por los que ha pasado.

Sin embargo, la misión de la Institución Educativa de la Compañía de Jesús, de contribuir en la formación de individuos con excelencia académica, pero que no dejen de lado los valores que los convierten en personas integras, sigue más que intacta.

En lo anterior enfatiza el actual rector del San José, Gabriel Jaime Pérez Montoya, S.J.

El padre le explicó a EL TIEMPO que el colegio se preocupa en que sus alumnos aprendan y pongan en práctica 8 dimensiones imprescindibles: la espiritual, la afectiva, la cognitiva, la sociopolítica, la ética, la corporal, la estética y la comunicación.

“Buscamos darle a Barrranquilla y al mundo personas que sepan relacionarse constructivamente, que lean críticamente, que entiendan la realidad y sean capaces de intervenir en ella de una manera creativa y que trabajen en armonía entre sí. Creemos que cada estudiante es sujeto de su propia formación, pero no dejamos de acompañarlo en todos y cada uno de sus procesos”, reiteró el padre Pérez Montoya.

La máxima autoridad del Colegio San José, agregó que en lo que tiene que ver con la primera dimensión, la espiritual, esta se sustenta en el fortalecimiento de la fe católica, pero no enfocada a la religión como tal, sino a las acciones que constituyen a un verdadero creyente y que se evidencian en la puesta en marcha de principios enfocados hacia la justicia social, la construcción de la paz, la reconciliación entre los seres humanos y el buen trato para con la naturaleza.

“Es que una persona puede ser muy religiosa, pero no espiritual y viceversa, por eso nos preocupamos en que los estudiantes también entiendan la importancia de la fe apliquen 4 componentes adicionales que catalogamos como nuestras cuatro ‘C’: que sean conscientes, competentes, compasivos y comprometidos”, amplió.

La emblemática institución educativa, que en 1964 pasó del centro a la segunda de las tres sedes que ha tenido, levantada en 15 hectáreas en el barrio Las Delicias, extinta infraestructura que cedió ante el modernismo y el desarrollo de la ciudad, mejor conocida como el ‘coloso azul’, por sus paredes enchapadas en cristanac, en ese mismo color, fue catalogado por el Icfes como ‘Muy Superior’.

Se trata de un logro conseguido a pulso gracias a la excelente enseñanza de un modelo pedagógico impulsado por San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús y que prevalece en cada uno de sus colegios en el mundo.

Nos preocupamos en que los estudiantes también entiendan la importancia de la fe

En palabras de Daira Tatis, docente de Lengua Castellana, una de los líderes del programa ‘Lectores Competentes’, que en estos tiempos en los que el San José pasó a ser calendario B busca generar en los 1.140 alumnos un sentido crítico de la realidad, “el ‘Constructivismo Personalizado’ lleva a los niños y jóvenes a adentrarse en el camino de la investigación y a partir de la indagación se van encontrando los conceptos y principios que le permiten generar conocimiento aplicable a la vida”.

“Una clase en el colegio puede comenzar con una introducción que hace el profesor, y a partir de ahí el mismo estudiante comienza a investigar por sí solo, siempre acompañado por el docente. Entonces llega a conclusiones que después comparte con el resto de sus compañeros. El Modelo Ignaciano contempla desde su concepción el trabajo personal que permite adquirir autonomía y responsabilidad”, explicó la educadora.

Época de cambios 

Entre los avances más evidentes del Colegio San José, en los últimos 20 años, se destacan que en 1998 graduó a su primera promoción mixta y en 2009 se mudó a su tercera y definitiva sede en el municipio de Puerto Colombia (Atlántico), una edificación levantada sobre cerca de 10 hectáreas y cuyo principio de construcción es netamente ecológico, siendo una ‘Institución Verde’, pionera en América Latina, y que brinda un sinnúmero de oportunidades de aprender.

Coincidencialmente a la celebración de los 100 años del colegio, el año entrante, gradúa la primera promoción completamente bilingüe.

En este sentido, Zuleima Ahumada, coordinadora de Educación Bilingüe, explicó que se comenzó a implementar el idioma inglés como segunda lengua, para lo cual se suscribieron convenios con instituciones extranjeras.

“Lo logramos partiendo de que tenemos claro que la lengua nativa de nuestros estudiantes es el español, la cual hace parte de una cultura distinta a la que se les va enseñando. Queremos que se hablen las dos lenguas, entendiendo bien la identidad que se tiene desde el momento de nacer”, precisó Ahumada.

El San José de Barranquilla hace parte de la red educativa Acodesi (Asociación Colombiana de Colegios de la Compañía de Jesús) y pertenece a la Flacsi (Federación Latinoamericana de Colegios de la Compañía de Jesús), integrada por más de 100 colegios jesuitas. Igualmente, está adscrito a la red Conaced (Confederación Nacional Católica de Educación).

El Green Building, una herramienta pedagógica 
Colegio San José

Las distintas características de la edificación donde funciona, en la actualidad, el Colegio San José permite que los estudiantes y docentes aprendan sobre el cuidado del medio ambiente.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

El Green Building, donde funciona el San José desde el 2009, es una edificación concebida para ser amigable con el medio ambiente, y que cuenta con planta de tratamiento de aguas, techos verdes para mitigar el impacto del sol y evitar el calentamiento global, aires acondicionados ecológicos para oficinas y salones que, de paso, cuentan con vidrios termo– acústicos que reducen la contaminación auditiva y permiten la iluminación natural.

Bondades como esas le dieron cabida a la implementación del Proyecto Ambiental Escolar (Prae).

El profesor Mauricio Naranjo, coordinador de ese programa, que es transversal en el colegio, explicó que surgió como solución encaminada hacia a la formación de una cultura ambiental en la comunidad educativa, apoyados en las disposiciones legales emanadas en el Decreto 1743 del 3 de agosto de 1994 que establece incluirlo en el PEI (Proyecto Educativo Institucional).

“Hemos denominado la aplicabilidad de este proyecto como ‘Integra-T’, que consiste en la ejecución de actividades y campañas encaminadas hacia el respeto por el planeta y que ponemos en marcha en la infraestructura del colegio en el que podemos hacer lo que vamos proponiendo, independientemente del área del conocimiento en la cual surja una idea de este tipo”, destacó Naranjo.

En el San José se trabaja arduamente en la disposición de basuras y residuos sólidos, siendo uno de los puntos más sensibles dentro de la dinámica ambiental y ecológica del colegio.

Erick Ríos, profesor del área de Tecnología y Robótica, otro de los fuertes del colegio, argumentó que el tema del medio ambiente y el respeto que se le debe tener es tan transversal en la misión de la institución que en sus aulas los estudiantes tienen la obligación de investigar proyectos innovadores que cumplan con esa premisa.

Es así como, por ejemplo, fue creado un sistema de riego que cada año se reinventa de acuerdo con las necesidades del colegio, así como un robot que recoge basuras.
“Podemos inventar algo que sea nocivo para la tierra, pero al detectarlo lo suspendemos, porque siempre estamos creando para mejorar nuestro entorno.

Queremos personas que le aporten a la sociedad y que trabajen en equipo en la búsqueda de soluciones para ayudar al entorno en el que vivimos”, enfatizó Ríos.

Deporte, cultura y liderazgo
Colegio San José

Uno de los deportes en los que más se destaca a nivel local y nacional el Colegio San José de Barranquilla es natación.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Como en el San José los procesos se centran en la formación de la persona más allá de las también importantes normas y estructuras pedagógicas, el colegio acude, reiteradamente, al fortalecimiento del deporte, la cultura, el liderazgo y el ejercicio de la paz.

Así lo explica el hermano José Alirio Aguilar, S.J., director de Bienestar, un convencido de que son esos campos los que más sirven para mantener a los alumnos con mentalidad sana.

“Es que con el deporte, por ejemplo, el estudiante va a asociar, a disentir y a consensuar. Le toma sentido a la vida comunitaria y al trabajo en equipo, lo cual es vital para lo que queremos transmitirles”, destacó el jesuita.

A nivel deportivo el San José imparte la filosofía de compartir más allá de competir. Se busca que prevalezca el esfuerzo por ganar, pero sin pasar por encima del otro.

Natación, voleibol, fútbol y baloncesto, son los deportes en los que más sobresalen los estudiantes. El colegio ofrece escuelas artísticas y culturales que ayudan a detectar destrezas ocultas de los alumnos.

Conciencia de paz

La formación en paz también es transversal. Por eso se vienen realizando foros en los que se confrontan las maneras en las que se puede contribuir a generarla.

También se fortalecen los procesos democráticos y solidarios, entre ellos, visitas a comunidades necesitadas como el municipio de Santa Lucía (Atlántico), donde se levantaron 11 casas con recursos gracias a las donaciones del programa ‘Banquete Solidario’. "Los más pequeños comienzan su vida siendo solidarios porque se dan cuenta de lo que hace el colegio por las poblaciones vulnerables”, dijo Telma Polo, subdirectora de Preescolar.

La labor del área Pastoral
Colegio San José

La primera dimensión del colegio es la espiritualidad.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

A lo largo de sus casi 100 años de existencia, el Colegio San José ha insistido en la cimentación de la espiritualidad en cada uno de sus estudiantes y egresados.

El padre José Rafael Garrido, S.J., director del Área Pastoral, enumeró varios programas en los que trabajan incansablemente en esa primera dimensión de la institución.

Se trata de una dependencia que hace parte de la misión educativa y que incluye a padres de familia, alumnos, profesores y al personal administrativo con el fin de que vivan de cerca una vida con Jesús.

“Somos un equipo de 8 personas que trabajamos distintos proyectos como los encuentros con Cristo de nuestros estudiantes; la promoción de la fe a través de las eucaristías; y los talleres FAS o Formación para la Acción Social”, dijo.

Desde Pastoral, se coordinan actividades de evangelización en lugares marginados donde la Compañía de Jesús tiene proyectos. Por ejemplo, se realizan visitas a colegios de la Fundación Fe y Alegría que se encuentran en barrios como Las Nubes, Las Flores y Lipaya, entre otros.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ
REDACTOR DE EL TIEMPO
BARRANQUILLA.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA