Un plato: Siete Cabras

Un plato: Siete Cabras

"Es un lindo lugar, con (...) buena atención y comida que va de buena a rica y a muy normal".

Fotos de platos y del restaurante Siete Cabras

Un plato del restaurante Siete Cabras, en Bogotá.

Foto:

JUAN MANUEL VARGAS

09 de octubre 2017 , 05:35 p.m.

Conclusión después de mis visitas: Siete Cabras es un lindo lugar, con gran ambiente, buena atención y comida que va de buena a rica y a muy normal.

¿Quiere seguir leyendo o con eso le basta? Porque también puedo profundizar un tris en estas ideas.

¡Vamos, pues!

Antes que otra cosa, el grupo restaurador le apuntó a un espacio decididamente agradable. Escogieron una casa en la bonita esquina de la calle 70 con carrera 10. El local mira al parque, en una zona en Quinta Camacho que anda muy bien. Y se nota una inversión importante en el ambiente: buenas sillas, mesas y sofás (que incitan al buen ’parche‘), más toda una utilería que gira en torno a una terraza que, en esencia, es el centro de atracción.

Sí, todo está pensado y diseñado en torno a su terraza. Y los bogotanos, que son tan esnobistas, se pelean las mesas ahí.

Su atmósfera realmente es muy sabrosa y los largos almuerzos –o las largas cenas– se acompañan con tragos bien servidos y música muy bien seleccionada.

Luego está su cocina, que podría definirse como mediterránea. Ellos mismos, incluso, se venden como “terraza mediterránea”. Y está bien, sin ser del otro mundo. Pero hay ciertos platillos demasiado normales por los que cobran como si hubiesen tenido un largo proceso de elaboración y/o creatividad. Los palmitos, el tartare de res, los hongos o las empanadas, por decir.

Fotos de platos y del restaurante Siete Cabras

Interior del restaurante Siete Cabras, en la calle 70 # 9-92 (Bogotá).

Foto:

JUAN MANUEL VARGAS

Fotos de platos y del restaurante Siete Cabras

Uno de los platos del restaurante Siete Cabras.

Foto:

JUAN MANUEL VARGAS

Fotos de platos y del restaurante Siete Cabras

Uno de los platos del restaurante Siete Cabras. 

Foto:

JUAN MANUEL VARGAS

Fotos de platos y del restaurante Siete Cabras

Uno de los platos del restaurante Siete Cabras.

Foto:

JUAN MANUEL VARGAS

Pero vamos a las recomendaciones:

Todo lo que sale del horno de leña vale la pena, incluidas las pizzas, que están ricas, y ese pulpo que ya no perdona ninguna carta en la ciudad.

Puntualmente, dos cosas de las entradas: el cangrejo con tapioca negra, que está muy rico, y la kafta de cordero, que son las brochetas de Medio Oriente, aquí presentadas como albóndigas.

De los fuertes, un plato que me encantó: el pappardelle (pasta ancha) con chorizo. ¡Tremendo! También están muy ricas las chuletas de cordero a la parrilla o el pollo al pastor asado a la parrilla. Pero, por ejemplo, pedimos un entrecot para dos personas (de $ 100.000) y era solo gordo. Rico el gordito, pero no tanto.

En general, una cocina al servicio del ambiente y no al revés. No me imagino si en este local el fogón lograra el mismo nivel del ambiente. Sería como para alquilar el metro cuadrado.

MAURICIO SILVA G.
Para CARRUSEL

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA