Se buscan ingenieras

Se buscan ingenieras

Aunque las mujeres han logrado destacarse en esta 'profesión de hombres', falta terreno por ganar.

fg

Diana Espinosa, presidenta de la Sociedad Colombiana de Ingenieros; Angela Devia, ingeniera de sistemas y María del Pilar Rodríguez, estudiante de Ingeniería Civil.

Foto:

Mauricio Moreno

25 de agosto 2016 , 11:02 a.m.

“Como todos los jóvenes, cuando salí del colegio tuve que enfrentarme a la gran pregunta: ¿Y ahora qué? ¿Modelo y actriz? ¿Comunicadora? ¿Médica para ayudarle a la gente? ¿Artista para vivir de mi creatividad? ¿Por qué no matemáticas si me gustan los números? Después de mucho buscar, por fin encontré algo que lo reunía todo: la ingeniería”.


Habla Andrea, la protagonista de Andrea y la ingeniería, una serie web creada por la Universidad Nacional, que a lo largo de once capítulos se pasea por laboratorios, salones y talleres presentando las ventajas de estudiar cada una de las carreras de esta facultad, para así cautivar a todo tipo de jóvenes, pero en especial a mujeres. ¿Por qué la repentina necesidad de dirigirse a ellas?


A pesar de que las mujeres han logrado abrirse campo y ser mayoría en múltiples ámbitos laborales considerados territorio masculino, todavía hay una carrera que no ha logrado formar parte de este cambio: la ingeniería. ¿Por qué?
El estudio Mujeres en la Educación Superior, del Ministerio de Educación, dibuja esta situación con una cifra alarmante: la carrera con menor número de matrículas por mujeres es la Ingeniería Mecánica (9 %), seguida de la Eléctrica (10 %), Electrónica y Telecomunicaciones (14 %) y Sistemas y Telemática (26 %).


De este complicado escenario se percató hace un par de años José Ismael Peña, decano de la facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional, sede Bogotá, cuando advirtió que de 6.405 estudiantes activos durante el período 2010-2015, solamente 1.210, o sea el 19 por ciento, eran mujeres.


Así surgió la serie Andrea y la ingeniería, que se difunde en la mayoría de colegios de Bogotá y a través de Youtube.
“También tenemos otra serie que se llama Ingenios, donde muchos expertos, la mayoría mujeres, muestran por qué son protagonistas en diferentes disciplinas. Sabemos que ellas tienen habilidades especiales y eso sería de mucha importancia para el desarrollo tecnológico del país”, destaca el decano.


Peña cree que el bajo interés de las mujeres por la ingeniería no es un problema de género, sino de divulgación de las disciplinas. “No es suficiente hacer un video; es una responsabilidad que debe recaer en toda la educación, principalmente en los colegios, y las universidades debemos ir a contarles lo que son las profesiones y así interesarlos a todos por igual”.


Isabel Londoño, directora ejecutiva de la Fundación Mujeres por Colombia, cree que gran parte de la culpa recae en la casa, el colegio y los medios, que en muchas ocasiones trasladan la idea de que ellas no son bienvenidas en estas profesiones. “Necesitamos que las mujeres sean invitadas a la ciencia, la ingeniería y la tecnología, pero que sean convidadas por las mismas mujeres, en un lenguaje femenino, quitándoles una cantidad de taras impresionantes. Hay que enseñarles roles e ídolos femeninos”, recomienda Londoño.


En respuesta a esta necesidad, la Fundación Mujeres por Colombia ha presentado durante cinco ediciones su Foro de Orientación Profesional, destinado a las jóvenes para que amplíen sus preferencias de carrera y estudien en campos vitales como las ciencias, la tecnología y las ingenierías. Allí se hace énfasis en la importancia de elegir una carrera que produzca mayor movilidad económica. Según el documento Mujeres en la Educación Superior, el salario para una recién graduada de una Licenciatura en Educación Infantil es de 984.592 pesos. Mientras que para una de Ingeniería Eléctrica es de 2'116.792 pesos.


'Usted no va a ser capaz'


Diana Espinosa Bula es la primera presidenta en casi 130 años de la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI). “En la Sociedad, las socias son menos del 10 por ciento a nivel nacional. Sin embargo, hoy contamos con dos presidentas en las sociedades regionales y tenemos un comité de jóvenes liderado por una mujer. Han pasado décadas en las que el mercado laboral ha ido cambiando y realmente, si las mujeres no interiorizan sus capacidades y las ponen al servicio de la comunidad y de ellas mismas, van a seguir relegadas”.


Esta ingeniera civil de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, especializada en Saneamiento Ambiental y con una maestría en Derecho de Recursos Naturales, también opina que lo primero que deben hacer las jóvenes que duden al escoger este tipo de carreras es derribar sus barreras internas.


“Las jóvenes se enfrentan a muchos obstáculos internos y familiares. La educación y la motivación de los padres es muy importante para que ellas entiendan que tienen las mismas capacidades que los hombres para afrontar altos cargos”, asegura Espinosa Bula.


María del Pilar Rodríguez, estudiante de séptimo semestre de Ingeniería Civil de la Universidad Javeriana, también ha transmitido su experiencia y pasión en el Foro de Orientación Profesional. “Me apasiona la ingeniería, te da la facilidad de no quedarte detrás de una oficina, puedes diseñar, estar en obras, administrar, ser gerente; es una carrera que no te limita en absoluto.


“En el colegio solo nos mostraban carreras como Administración de Empresas, Medicina, Odontología y Trabajo Social; nunca llevaron una ingeniería. Además me decían que si no me gustaban mucho los números, mejor estudiara otra cosa, pero no tenía por qué darme miedo intentarlo. Siempre nos venden ese mito de que somos malas, que todo es más difícil”, cuenta María del Pilar.


Otra de las ponentes del Foro es Ángela Devia. Cuando ingresó en el 2006 al programa de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Nacional, sede Bogotá, era una de las únicas seis mujeres en un grupo de 96 personas. “Como mujer era un reto constante de ‘usted no va a ser capaz’, pero mi carácter siempre ha sido retador y de tratar a la gente por igual. En mi casa mi mamá es profesional y mi papá no, ese ha sido un factor importante para que yo nunca me haya sentido en desventaja. Tenía claro que debía ser independiente”.


A Ángela su amor por la ingeniería de sistemas la acompaña desde muy pequeña. “Todo empezó cuando a mi casa llegó un computador, entonces yo tenía 7 años y me la pasaba jugando con él. En noveno, cuando tenía que elegir énfasis, un profesor de matemáticas me impulsó por estas, y también les vendía las páginas de internet que ponían de tarea a mis compañeros. Fue ahí cuando conecté esas dos ideas y comencé a pensar en que ser ingeniera no era tan malo”.

JUAN D. PARDO

@JuanPardoJurado

Revista Carrusel

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA