Catalina Aristizábal, un ejemplo de renovación propia

Catalina Aristizábal, un ejemplo de renovación propia

Hablamos con la modelo y presentadora, quien pasa su año sabático en Miami.

fg

"Todas las mujeres necesitamos una pausa en el camino para reconectarnos, revaluar, programar, emprender nuevos proyectos", afirma la presentadora de televisión Catalina Aristizábal.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda

08 de octubre 2016 , 10:18 a.m.

Un buen día, la presentadora Catalina Aristizábal decidió que quería ir más despacio por la vida. Decidió que quería disfrutar el silencio y permitirse pausas necesarias para tomar aire y evaluar lo que ha sido su camino. Decidió que quería escuchar su voz.

Hace unos meses, sorprendió con su renuncia a la presentación de la sección 1, 2, 3 en CM& La Noticia y decidió hacer un alto para estar más tiempo consigo misma y con su familia.

¿Por qué apostarle a un cambio de vida cuando todo parecía estar saliéndole bien? Esa es, quizá, la pregunta que más le han hecho en los últimos días a esta antioqueña de 38 años, casada hace 10 con el exfutbolista y empresario Lucas Jaramillo, con quien tiene dos hijos, Oriana, de 9 años, y Emiliano, de 7.

Y su respuesta no tarda demasiado. Parada frente a un infinito mar azul, en las cálidas playas de Key Biscayne, en Florida, su nuevo hogar, se afirma en su pensamiento: “Uno no tiene que esperar a que le vaya mal para buscar nuevas oportunidades. Si la vida te permite hacer cambios, no hay que negarse”.

Ese cambio radical no es algo improvisado, sino que empezó a gestarse hace dos años, cuando optó por un estilo de vida más saludable, en el que volvió a acordarse de sí misma.

rtyhfgh

"La serenidad se transmite. Me considero una persona cada vez menos acelerada. Le estoy dando prioridad a lo que me da equilibrio y armonía y busco hacer lo que me gusta". / Foto: Rodrigo Sepúlveda.

Foto:

¿Para qué le sirve hacer esta pausa?

Siento que todas las mujeres necesitamos una pausa en el camino para revaluar, programar, emprender nuevos proyectos. Este es un momento que necesito para reconectarme, para darle tiempo a mi familia y también para enriquecer mis pasiones.

Salirse de la zona cómoda cuesta. ¿Tardó en tomar esa decisión?

En realidad, no. Estar aquí, a cuatro cuadras de la playa, es una oportunidad que nos presentó la vida y que habíamos contemplado con Lucas. No se había dado por múltiples compromisos y porque nuestra vida estaba en Colombia.

¿Qué ha ganado?

Los momentos que estoy disfrutando en familia. En Bogotá trabajaba en un tiempo crítico, la noche, y no podía sentarme a la mesa con mis hijos porque tenía el compromiso en el noticiero.

Usted insiste en que está aprendiendo a valorar ese momento del día. ¿Por qué?

Sí, porque en la mesa se descubre todo: cómo está el ánimo de tu pareja, de los niños, si no están comiendo, si lo están haciendo bien, cómo están anímica y emocionalmente. Es un momento de encuentro casi sagrado, porque me permite ver cómo ha sido su día.

¿Cómo supo que había llegado la hora de pasar la página?

Cuando encuentras cosas que te motivan más que otras. Cuando ya lo que haces te produce tedio y no te emociona. Es atender hacia dónde quieres ir y qué te hace vibrar en este momento de la vida. Es ir en busca de la felicidad. Aquí le estamos apostando a un sueño compartido en familia y siento que me estoy realizando como mujer y que no me detengo en mi proceso de aprendizaje y de crecimiento.

¿También le está apostando a una vida laboral en Estados Unidos?

Si se abren caminos acá, pues bienvenidos, pero no estoy a la expectativa ni con el desespero ni el afán de conseguir. Ahora el foco es un sueño que tenemos en familia y estamos tranquilos con eso. Nuestro plan es pasar esta temporada acá en Miami, vivir mi año sabático, pero sin expectativas.

¿Qué es lo bueno de no tener expectativas?

Que uno no se frustra si las cosas no salen como quiere. Por eso vivir el día a día es nuestra filosofía. Solo por hoy.

¿Qué pasó con su faceta de escritora?

Estoy en el proceso de escribir mi segundo libro, que será sobre alimentación y cocina.

¿Cuál es la diferencia de este respecto a su primer libro, 'Belleza natural'?

Que estará más enfocado en la familia, en los hijos. A las mamás les fascinará porque comienza en el embarazo hasta el destete, los nuevos alimentos, loncheras saludables y cómo educar a nuestros niños para que crezcan con más conciencia ecológica, más amor al planeta. Si Dios quiere, estará en librerías en diciembre.

Y ese cambio en su estilo de vida la obliga a estudiar más sobre fitness...

Sí, aprovecharé este tiempo para estudiar. Quiero hacer una certificación en acondicionamiento físico, que es lo que me apasiona.

Su esposo también la apoya...

Lucas ha creído en mí desde el principio en este proyecto de vida y en las oportunidades para expandir el negocio. Para seguir mis programas de ejercicios ya no solo tendré la cuenta de Instagram, sino que estoy lanzando mi aplicación y él me está ayudando con eso.

¿Y en qué consiste?

Es una aplicación en la que encontrarán rutinas dirigidas por profesionales y por mí para que puedan entrenar en casa y el gimnasio. Con los entrenadores Francisco Uriel y Sebastián Rosero presentaremos programas con distintos objetivos y también con recetas saludables.

No hay fórmulas para el amor, pero, ¿en qué basa la estabilidad de su matrimonio?

En que nos aceptamos, somos igual de relajados y de despistados, lo que es una maravilla. Yo creo que él es peor que yo, aunque Lucas dice que yo soy un desastre (risas). Además, estamos felices en nuestra tarea como padres, pues ha sacado lo mejor de nosotros.

***

Percibo a una Catalina más tranquila...

La serenidad se transmite. Me considero una persona cada vez menos acelerada. Le estoy dando prioridad a lo que me da equilibrio y armonía y busco hacer lo que me gusta. En este momento no solo busco el equilibrio entre la comida y el ejercicio, sino en lograr un estado en el que deje de querer estar en todo y hacer de todo. Es encontrar las prioridades e ir a otro ritmo.

¿Le costó desprenderse de su vida laboral en Colombia?

Yo sigo activa, cuento con el apoyo de mi mánager, Irma Aristizábal. Ella lo ha sido durante toda mi vida laboral, es decir, desde hace 20 años cuando su socia, Viena Ruiz, me vio en un aeropuerto de Medellín y me llevó al modelaje.
Tiene el privilegio de pensar muy bien las propuestas laborales...

Después de 20 años de carrera no me queda más que elegir lo que me gusta. Estoy apasionada con mi tema de estilo de vida saludable y la verdad, no tengo que ganarle a nadie ni competir con nadie. Ya eso no hace parte de mi vida.

rtyhfgh

"Todas las mujeres necesitamos una pausa en el camino para reconectarnos, revaluar, programar, emprender nuevos proyectos". / Foto: Rodrigo Sepúlveda.

Foto:

¿Por qué dice que las mujeres nos llenamos de excusas para no pensar en nosotras?

En mi caso, yo comencé con el cambio de estilo de vida hace dos años. Duré embolatadita unos cuatro años. Claro, vivía con la mejor excusa: es que soy mamá. Y además de la pereza crees que ya no hay nada que hacer por tu cuerpo de forma natural, y no es cierto.

¿Cómo comenzó su acercamiento a un estilo de vida más saludable?

Todo surgió desde mi segundo embarazo; ya las cosas no son iguales, pasan los años y lo que decía Lucas, "lo que se cae no se levanta". Esa fue la mejor frase que me pudieron decir porque demostré que lo que se cae sí se puede volver a levantar.

¿No se sintió ofendida o frustrada?

Gracias a esas palabras de Lucas cogí mucha fuerza y me apasioné por el ejercicio.

En este proceso de fortalecimiento de su voluntad, ¿en qué nota que fallamos las mujeres?

Caemos fácil en el sedentarismo, nos gana la pereza. También uno se deja consumir por el trabajo y se olvida de regalarse una hora al día para cuidar de sí mismo.

El comienzo de una nueva década o ciclo de vida puede ser un momento crítico para hombres o mujeres. ¿Le preocupa la llegada de los 40?

No me afanan los 40. ¡Cero! Me siento un alma joven. ¿Qué traerán los 40? Tengo un espíritu joven y libre, y como dice mi amiga Adriana Tono, yo soy de las que andarán en jean toda la vida porque me niego a envejecer...

¿En esta nueva etapa fitness no siente que se ha vuelto algo exagerada?

No soy extrema. Me tomo una copa de vino o de champaña porque me gusta. Los postres me encantan, pero los que preparo yo. Por ejemplo, tengo mis barras de cereal con miel de agave y hago un pudín de chía delicioso, con yogur de coco y fruta. En esa búsqueda de recetas saludables para mi familia he encontrado platos deliciosos.

¿Qué opina de ese movimiento fitness en las redes sociales?

Lo disfruto y veo reflejados los resultados en las personas que me consultan. En mi caso, utilizo las redes con fines sociales, para motivar a la gente, poder informarles y compartir. Estar a un solo clic de quienes uno admira es una superoportunidad que antes era imposible.

En Instagram tiene miles de seguidores y en las fotos la acompañan sus hijos y su esposo. ¿No teme exponerlos demasiado?

Somos figuras públicas hace muchos años, entonces no le veo sentido a esconder lo que nunca he escondido. No me interesa guardar misterios. Yo me muestro tal como soy. No tengo que aparentar absolutamente nada. Las fotos tienen su lenguaje y son un reflejo de lo que es mi vida. Lo que la gente ve de mí es lo que soy.

Pausas para curar el alma

Hacer una pausa ayuda a poner las ideas y el alma en orden. Además, enriquece nuestras experiencias vitales.

¿Por qué es importante?

"Representa el tiempo de mirar hacia adentro, de recargar nutrientes, de enfocarse en sanar, corregir comportamientos, estudiar y autorreconocerse como seres humanos, porque hoy somos bípedos parlantes que vivimos en pro del hacer y no del ser, por eso nuestros resultados, por grandes que parezcan, realmente no nos satisfacen", explica César Varón, neurocoach de vida y terapeuta.

¿Para qué sirve?

"Para reconstruirse, cumplir sueños, tener asueto, inspiración, reencaucharse, redefinirse, encontrarse consigo mismo", dice la psicóloga Ana Isabel Jiménez. Encontrarse consigo mismo es de las cosas más provechosas. Este tiempo sirve para escribir el libro que siempre ha querido, viajar a dónde ha soñado, aprender lo que ha deseado, vivir lo que no ha vivido.

Un año sabático no dura ese tiempo necesariamente. Este ciclo de reconocimiento interior no exige 12 meses. "No todas las personas tienen la posibilidad económica de cesar por completo durante un año. Se puede tomar un mes, tres, seis o más.... Cualquier periodo es bienvenido siempre y cuando el propósito esté claro y la disposición sea absoluta", dice César Varón.

Sabático no es lo mismo que no hacer nada...

"Se necesita planeación desde lo económico. Ese es uno de los puntos fundamentales porque se debe tener lo que se gasta en un año, o en el tiempo que durará la pausa", dice la psicóloga Jiménez.

¿Cuándo es el momento oportuno?

"Cuando se siente que las cosas desde hace rato se repiten y no se vislumbra cambio. Cuando se percibe estancamiento habría que dejar descansar la tierra para volver a sembrar para cosechar, como lo hicieron los hebreos, que tras un ciclo de producción de seis años descansaban durante uno", añade Jiménez.

Al tomarlo, tenga en cuenta:

Primero, definir para qué quiere un año sabático. Ser ugundo, determinar cuál es el foco de este tiempo de reposo: experimentar, dejar fluir, aprender algo, sanar o encontrar. Y, finalmente, determinan propósito superior. Algo que vaya más allá de sí mismo. "Si tomas un tiempo para ti, ¿qué les das a los demás a tu alrededor?", dice Varón que debemos preguntarnos.

FLOR NADYNE MILLÁN
Redacción CARRUSEL
@NadyneMillan

FOTOGRAFÍA: Rodrigo Sepúlveda.
PRODUCCIÓN: Carolina Baquero.
MAQUILLAJE Y PEINADO: Luisa Franco.
AGRADECIMIENTO: Sala de ventas de Brickeil Flatiron en Miami, EE. UU., inmobiliaria Ugo Colombo. 

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA