Ben Affleck: a solas con la mafia

Ben Affleck: a solas con la mafia

El reconocido actor estrena 'Vivir de noche', cinta que recrea la época de la ley seca en EE.UU..

fg

Affleck interpreta a Joe Coughlin, un mafioso a contracorriente. Aquí con Zoe Saldana, una de sus compañeras de reparto.

Foto:

Archivo particular

01 de febrero 2017 , 12:55 p.m.

Cuando Ben Affleck se embarcó en la escritura del guion, producción, dirección y actuación de Vivir de noche (Live by Night), no creyó que los temas de inmigración, intolerancia y racismo que aborda el libro de Dennis Lehane en el que se basa la película fueran tan actuales y relevantes al momento de su estreno.


“Le aseguro que no puedo ver el futuro”, reconoció el actor hace unos días en Nueva York, mientras promocionaba ante medios internacionales su trabajo más reciente, que ya está en cartelera en Colombia. La cinta sobre un mafioso ─interpretado por Affleck─ que se rehúsa a seguir las reglas de los grandes capos durante la era de la prohibición del licor en Boston y Tampa fue rodada entre finales del 2015 y comienzos del 2016 en Georgia y California, cuando el debate político estadounidense apenas estaba comenzando.


Las peleas entre bandas de irlandeses e italianos, el populismo inspirado en cultos religiosos, así como la resistencia a la primera ola de cubanos que llegó a Florida forman el telón de fondo de una producción que se percibe como un homenaje al cine de antaño.


Es la segunda vez que Affleck trabaja sobre material de Lehane, autor también de Desapareció una noche, libro que inspiró la cinta del mismo nombre dirigida por el ganador del Óscar. En esta ocasión lo acompaña un reparto destacable del que forman parte Elle Fanning, Sienna Miller, Brendan Gleeson, Zoe Saldana y Chris Cooper.


“Se trata de un tipo que creyó que podía vivir la buena vida y al mismo tiempo ser una buena persona mientras hacía cosas que eran inmorales”, dijo Affleck de Joe Coughlin, el desencantado personaje que interpreta en Vivir de noche.
Que haya desempeñado tantos papeles detrás de cámaras además de protagonizar la cinta es casi digno de un superhéroe, si se tiene en cuenta que durante la producción también estaba vinculado a la realización de La Liga de la Justicia, la finalización de El contador, cinta que protagonizó, y a la preproducción de Batman, que además de protagonizar y producir espera dirigir.


La capacidad y la agudeza mental del actor y director de 44 años quedan en evidencia cuando habla sobre política y los recientes resultados electorales en Estados Unidos.

¿Cómo logra escribir, dirigir, producir y protagonizar esta película?


Tengo otra productora que trabajó conmigo, Jennifer Davisson, quien me colaboró en el desarrollo del guion y quien estuvo allí cada día. Tuve un excelente cinematógrafo y un reparto maravilloso. Fue así como lo logré, apoyándome en otras personas que son muy buenas en sus trabajos.


Sabemos que no puede controlar las fechas en las que se estrena una película, pero la cinta, especialmente la escena en la que su personaje habla sobre inmigración, se siente como si estuviéramos mirando las noticias de hoy.


¡Lo sé! Cuando la hicimos, hace más de un año, me preocupaba que la audiencia percibiera un tipo de patrón o algo muy obvio, pero luego el mundo evolucionó y de repente todo pareció mucho más relevante.
La escena donde su personaje habla de los latinos es bastante diciente.


Es algo interesante porque la gente ve varios grupos de minorías como un bloque. Pero no son solo hispanos; usted tiene desde mexicanos hasta colombianos, argentinos y españoles. Gente con opiniones muy diferentes, ideas muy diferentes de ellos mismos y del mundo. Lo mismo sucede con los musulmanes. Hubo muchos que votaron por Trump, lo cual es aparentemente loco, porque Trump dijo que los deportaría a todos, pero la verdad es que muchos musulmanes prefieren la posición pro Rusia de Trump, que a su vez está del lado de Al Asad (el presidente de Siria). En cualquier grupo de minorías es un error emitir ese tipo de juicio.

¿Cómo recibió el resultado electoral?


Debo decir que el día de la elección tenía el presentimiento de que Trump iba a ganar. Mi mamá estaba en Florida haciendo campaña puerta a puerta por Hillary (Clinton) y me llamó muy optimista, pero yo no estaba muy seguro. Yo estaba en una fiesta que un amigo de Jennifer (Garner, su exesposa) y mío organizó, y poco a poco nos dimos cuenta cómo iba a terminar. Fue, al mismo tiempo, un golpe, aún más porque Hillary ganó el voto popular.

¿Le preocupa el futuro o tiene esperanza?


Siempre tengo esperanza, pero el mundo algunas veces tiene la tendencia a armar una tormenta de cosas pequeñas. De una forma u otra, pienso que el país va a seguir sobre ruedas. Estados Unidos es como un crucero gigante que no puede cambiar de curso fácilmente. El fin del mundo no es mañana y hay mucha gente que no votó por la misma persona por la que yo voté y siguen siendo mis amigos y aún los quiero; de eso se trata.

¿Qué vio en Joe que lo convenció de interpretarlo?


Me llamó la atención el hecho de que pese a ser el protagonista, su comportamiento es muy ambiguo moralmente, lleva al límite a la audiencia. ¿Hasta dónde está dispuesta a sentir simpatía por él? El género de mafiosos te permite ese lujo. Tuve la oportunidad de explorar cuestiones de moralidad, que de otra forma no lo haría.

Hay una escena en la que el personaje de Zoe Saldana trata de hacerlo bailar al ritmo de música cubana, pero no lo logra, ¿qué tal es para el baile?


No puedo bailar de ninguna forma (risas). Chris (Messina) es un gran bailarín, por eso lo puse con dos bailarinas en la escena. Yo lo hago muy mal, así que mi personaje también lo hace mal (risas).

Para la parte del Ku Klux Klan, ¿habló con algún representante de ese grupo?


No, usé la investigación que ya había sido realizada para el libro y simplemente confié en que el actor (Matthew Maher), que interpreta al líder del clan, sería inteligente y que no haría una interpretación reductiva. No tenía ningún interés en familiarizarme más con el Ku Klux Klan.

En la película, usted y Chris Messina son una especie de Don Quijote y Sancho Panza del crimen organizado.


Esa es una buena analogía, y le diré que Chris ganó el peso para eso. Nunca he trabajado con alguien que haya pasado por ese tipo de transformación física. Subió 20 kilos y eso cambió completamente su apariencia, su postura; tuvimos mucha suerte.

¿Qué nos puede adelantar de Batman, que usted probablemente también dirigirá?


Le puedo decir que está en desarrollo. El guion está en proceso y no voy a hacer una película que no considere que sea lo suficientemente buena. Tenemos la esperanza de lograr un guion lo suficientemente bueno, o de lo contrario estaremos esperando mucho tiempo. 

CLAUDIA SANDOVAL

Para CARRUSEL

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA