El 'boom' de la ropa usada

El 'boom' de la ropa usada

La compra y venta de prendas de segunda mano es un negocio que mueve millones. Así funciona. 

Ropa usada

Amantes de las marcas, defensores del medio ambiente y rescatistas de lo vintage van detrás de la ropa de segunda mano, un negocio que mueve millones. 

Foto:

123RF

02 de agosto 2017 , 11:52 a.m.

Partamos de una certeza: la ropa que dejamos de usar ya no se guarda ni se bota. Tampoco se hereda al hermano o al primo menor. O al menos eso sugieren quienes se visten con prendas de segunda mano. El ciclo va más allá: se adquiere, se usa y se vende a quien esté interesado. Y el interesado se empodera de esta. No importa si es de marca o no. Si fue usada por una o más personas. Así está la cosa: la ropa de segunda mano comienza a marcar la pauta.

Lo afirma Andrew Brooks, profesor de estudios de desarrollo del King's College de Londres y autor del libro Clothing Poverty, que calcula que estamos ante un negocio que mueve cerca de cinco mil millones de dólares. El experto asegura que es, además, un tema de importancia mundial. Los principales países exportadores son Estados Unidos, Reino Unido, Corea del Sur, Alemania y los Países Bajos. Y los mayores importadores son los países de África subsahariana, Suramérica, Ucrania y Polonia.

Es una tendencia: celebridades como los cantantes estadounidenses Macklemore y Ryan Tedder han confesado en entrevistas que usan ropa de segunda mano. Y actrices como Julia Roberts y Jada Pinkett Smith han sido retratadas por los paparazzi comprando este tipo de prendas de vestir acompañadas por sus hijos. Es que encontrar jeans, vestidos, camisas y chaquetas de segunda mano y en buen estado no es una tarea difícil. Hoy, en el mundo existen tiendas dedicadas a la compraventa de ropa usada que ven cómo su negocio se consolida.

En Colombia, el tema no es nuevo. En Bogotá, por ejemplo, es normal reconocer las tiendas dedicadas a este negocio en el sector de Chapinero. O en la Plaza España, en el centro de la ciudad. En Medellín, se ha popularizado la Plaza Minorista. Y también tiene su protagonismo en la web y en redes sociales. Dos ejemplos: Trendier y Renueva tu Clóset (que ofrece ropa de famosas). Nos zambullimos en una piscina de prendas usadas y esto fue lo que encontramos.

Ropa usada 1

El Baúl es una de las tiendas online en el país dedicada a la ropa de segunda mano.

Foto:

Captura de pantalla elbaul.co

Ropa usada 1

En Renueva tu clóset se pueden encontrar prendas de famosas que las ponen a disposición del público.

Foto:

Captura de pantalla renuevatucloset.com.co

El 'boom' vintage

Cuando Juliana Camargo, una joven bogotana de 20 años, sale a caminar por las calles de Bogotá con su llamativa chaqueta collage de colores azul, café y rojo, nunca pasa inadvertida. Ella sabe bien que los cuadrados y los rectángulos que componen esa prenda no pertenecen a cualquier diseño. Se trata de un Chanel de 1976. “¿Y puede creer?, ¡me costó 15.000 pesos!”, explica sorprendida.

Algo similar le pasa a Laura Chavarro, una artista visual de 29 años. Ella, dedicada a un proyecto de ropa vintage desde hace diez años, se dedica a conseguir prendas de vestir de los años 70, 80, 90 y 2000. “Quien compra vintage, comprende que está comprando una prenda de otra época que no va a volver a conseguir”, asegura.
Mientras Juliana, una amante de la ropa usada, adquiere las prendas en tiendas de compraventa en Bogotá, Laura, rescatista de lo vintage, las distribuye por su página de Facebook.

Ellas se mueven en ese mundo: entre los locales e internet. Lo mismo sucede en otras ciudades de América Latina como Buenos Aires, Santiago de Chile, Río de Janeiro y Ciudad de México. Allí, “los jóvenes hipster o de clase popular o media con arribismo cultural compran chaquetas de pana, overoles, botas, gafas e inclusive muebles”, explica Fabián Sanabria, antropólogo y doctor en sociología de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París.

Y, precisamente, quienes acceden más a este tipo de prendas son las mujeres. “Son ellas quienes más consumen moda y se interesan en adquirir esas piezas especiales que no se consiguen en las cadenas de consumo masivo”, explica la periodista y experta en moda Pilar Castaño.

Esto sucede, según el estudio 'Why She Shops: The 2010 Fashion and Beauty Study', de Bain & Company, junto a la revista Vogue, porque “las mujeres con estilo pero también con conciencia se centran en la calidad y el valor. Están volviendo a las marcas clásicas que se consideran duraderas, atemporales y adaptadas”.
finanzas y calidad cuentan

Juliana Camargo lleva cuatro años usando ropa usada por un tema de estilo y de economía. Ella recuerda: "Comencé a comprar ropa de segunda siguiendo el ejemplo de mi padre, quien llegaba a casa con prendas de varias marcas y en buen estado. Algunas personas creían que había gastado mucha plata, pero nos contaba que podía conseguir chaquetas Calvin Klein, GAP o The North Face entre 50 y 80 mil pesos. Mi madre y yo quedábamos sorprendidas".

El factor precio cuenta, y mucho, en este mundo. Según Edwin Alvarado, CEO de El Baúl –una popular tienda online en el país–, “las personas que adquieren estos productos tienen en cuenta que lo que compran, sin importar la marca, debe tener un descuento de casi el 60 o el 70 por ciento del precio original. Por ejemplo, nos llegó una cartera Louis Vuitton usada de 5 millones de pesos y ha sido vendida en un millón de pesos”, explica.

Un asunto cultural

La penetración de la ropa de segunda mano en algunos países de América Latina ha sido un proceso lento. Ya no está mal visto escoger esta opción para vestirse, pero ha costado derribar prejuicios. En la sociedad latinoamericana, donde muchas veces importa más si la prenda es nueva y de marca, ha sido vital que muchas celebridades se hayan apuntado a esta tendencia.

Para el antropólogo Fabián Sanabria, una vez adquirida la prenda, “lo mal visto es confesarlo a los cuatro vientos”. La experta en moda Pilar Castaño cree, por su parte, que el tema debe ser entendido desde el significado de la palabra usado: “Si la industria adopta el término vintage no como algo viejo, sino como piezas especiales donde se rescate la calidad y valor del producto, se le daría más valor".

Trueque, una alternativa

“Te doy mi ropa y tú me das la tuya”, podrían decir las personas que se dedican al trueque de ropa, otra opción dentro del mercado de lo usado. Sin embargo, el tema va mucho más allá de intercambiar prendas. Esto se hace por una razón: ayudar al medio ambiente.

Lo sabe muy bien Ángela Sarmiento, creadora de Kukupu, una plataforma virtual basada en el nuevo modelo de economía colaborativa y dedicada a hacer jornadas de trueque en Bogotá. “Incentivar el mercado de la ropa de segunda mano es la mejor opción para optimizar los recursos naturales y aprovechar los que ya se tienen”, afirma.

Sarmiento organiza eventos donde las personas pueden adquirir o vender una prenda de segunda mano. Además, dialoga con diseñadores de moda para que se motiven a crear prendas de larga duración o, en lo posible, naturales y reutilizables.
Lo mismo hace Camila Morentres, gestora de la plataforma Clothe de la Fundación Alianza Estratégica, dedicada a la moda sostenible. Ella asegura que lo más importante es tener conciencia: “Todos los miércoles y sábados vendemos en nuestro showroom prendas de marcas a excelente precio, pero más allá de eso queremos que las personas donen la ropa que no usen, que adquieran ropa usada y ayuden al planeta”, sugiere.

Eliana Rentería
REDACCIÓN CARRUSEL 

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA