¿Cómo manejar tus emociones en navidad?

¿Cómo manejar tus emociones en navidad?

Lecciones para que la llegada del Niño dios y del año nuevo no te atropellen. 

Emociones en navidad

Angustia, estrés, soledad, nostalgia… Esta época despierta un cúmulo de emociones que vale la pena aprender a manejar.

Foto:

123RF.COM

19 de diciembre 2017 , 12:12 p.m.

La Navidad está cerca y no hay nada que puedas hacer para atajarla o ignorarla. Va siendo hora de marcar el comienzo de la Novena de Aguinaldos, de la celebración de Nochebuena y, por supuesto, del fin de año.

También es hora de cuadrar la agenda, pues estos días suelen no alcanzar para tanto compromiso: con los compañeros de trabajo, con la familia propia y de la pareja, con los amigos a los que no ves hace tiempo... Eso sin contar con el (imposible) tráfico decembrino, con el apetito consumista que se desata por esta época y con la angustia que supone tener que estirar el dinero para llegar a todo.

¿Resultado? Unos elevados niveles de estrés que pueden pasarte factura. La tradición habla de paz, alegría y fiesta, pero a veces se pasan por alto otras emociones que bien vale la pena aprender a gestionar para que no afecten nuestra salud física y mental.

Luchando contra el estrés

Para la psicóloga María Elena López, es evidente que hay estrés, ansiedad y tensión navideños. “Y se dan por muchas razones. Por ejemplo: una de las celebraciones más características de la Navidad promueve el dar y recibir. En esencia, este intercambio es una actividad simple, pero genera emociones encontradas, sobre todo por la difícil situación económica que impacta a muchas familias”.

Esa es solo una faceta, pero alrededor de la época decembrina se generan muchas más emociones que pueden acabar siendo tóxicas. “La Navidad produce una angustia mayor en las personas porque la invitación desde la publicidad es que es un escenario de unidad familiar, de dar regalos, de darles lo mejor a todas las personas, de estar con nuestros seres queridos, y eso no siempre se puede cumplir. A veces no hay dinero, no hay vacaciones o no podemos viajar para ver a la familia, lo que provoca angustia”, explica la psicóloga Viviana Restrepo.

En su opinión, los momentos más críticos suelen estar relacionados con eventos como la noche de las velitas, la de Navidad y la de Año Nuevo. “Porque son contextos en donde siempre vemos a las familias reunidas y nuevamente en función de los regalos o de los deseos de un año mejor. Eso mueve muchísimas emociones, y si uno no se siente estable o con un bienestar emocional se activan todas las angustias guardadas”.

Si estás afligida por los regalos para tus hijos...

Este es uno de los aspectos más agotadores cuando se tienen hijos, porque el mercado se ha encargado de mostrarles a los niños que pueden pedir todo y que todo se lo merecen. “Pero el merecimiento no necesariamente es coherente con el bolsillo de los papás”, señala Viviana Restrepo.

Las expertas aconsejan: 

  1. Dialogar con los niños y explicarles que el regalo tiene que ver con las posibilidades económicas de la familia.
  2. Que cuando hablamos de obsequios es bueno entender que se dan desde el afecto y así deben ser percibidos.

Si la situación económica no es favorable...

La psicóloga María Elena López recomienda:

  1. Tener una percepción más amplia sobre el acto de dar. Implica comprender que existen muchas maneras de mostrar afecto que van más allá de lo material: una palabra amable, un abrazo, un saludo especial o un momento agradable.
  2. No obsesionarse con la lista de regalos. Un dibujo, una caja de galletas, manualidades hechas en casa son magníficas alternativas. No tienes por qué gastar una fortuna.

Si no soportas la idea de pasar las festividades con la familia política...

Si las relaciones con la familia política son difíciles, López aconseja:

  1. Habla del tema con tu pareja y llega a acuerdos.
  2. Expón tus razones y establece tiempos cortos para compartir con ellos durante una novena o una tarde prenavideña.
  3. Aplica la fórmula de pasar la Navidad con una parte de la familia y Año Nuevo con la otra.

Si esta época te produce nostalgia...

Normalmente, la nostalgia tiene que ver con lo que se quiso hacer y no se hizo o lo que se quisiera tener y no se tiene, dice Viviana Restrepo.

La psicóloga sugiere:

  1. Identifica qué es lo que te genera tristeza. Muchas veces son asociaciones que hemos hecho de manera inconsciente.
  2. Acepta cierta dosis de tristeza. Los rituales de Navidad están muy cargados afectivamente. Exacerban las emociones tanto de alegría como de tristeza.
  3. Permítete no participar de todas las celebraciones, pero no te niegues la posibilidad de compartir algunos momentos.
  4. No esperes que todos comprendan tu tristeza.

TATIANA MUNÉVAR
Para CARRUSEL

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.