Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Publicidad

Paute aquí

Consejos para iluminar su casa

Por: |

Iluminación

Iluminación en el baño

Aprenda cómo ponerle luz a los espacios de su casa, teniendo en cuenta la comodidad y el ahorro.

La iluminación es prácticamente un arte, en el cual funcionalidad, diseño, ahorro y preferencias trabajan juntos, facilitando al consumidor la selección y ajuste de los distintos sistemas y tipos de bombillos para el hogar, sin tener que invertir sumas exorbitantes en los cambios y generando un ahorro de energía que antes no era posible.

Iluminar tiene un papel importante en la decoración del hogar. Para Jeannette P. Ballestas Altamar, Demand Generation Manager Lighting, de Philips Colombiana S.A.S, "gracias a que los productos y alternativas conjugan funcionalidad y diseño, se abre la puerta a opciones que permiten tener aplicaciones en las que se diseña con los productos de iluminación y no a partir de ellos".

No existe un manual que indique cómo se debe iluminar un espacio. Por eso Ballestas asegura que "lo clave es el gusto personal y la comodidad de cada usuario hacia la luz". A diferencia de otros espacios arquitectónicos, en los cuales se requieren niveles de iluminación precisos, en el hogar se trata de crear sensaciones con ayuda de la luz.

Conseguir esos efectos especiales se inicia definiendo la función de las áreas para lograr una correcta iluminación (luz para orientarse, para leer o para pasar una velada agradable). El segundo paso es asesorarse acerca de cuáles productos generan los efectos buscados y si pueden instalarse en cada área según el tipo de cielo raso que se tenga.

Según Ballestas, "después de detectar los puntos que necesitan de más o menos luz en cada habitación llega el momento de elegir los tipos de lámparas a instalar (descolgadas, decorativas, incrustadas en el techo, tipo apliques de pared o simplemente spots dirigidos a paredes u objetos), así como el bombillo más adecuado (ahorrador o led), el cual debe ajustarse tanto a la lámpara como a la calidad de luz deseada".

Hay también alternativas para controlar el gasto de luz, como los atenuadores de luz (dimmers), que regulan la mayor o menor cantidad de esta, y la automatización (domótica) de las funciones de iluminación.

Hernán Castro, ingeniero de Technoimport, explica que los atenuadores son la evolución de los interruptores y permiten ajustar la intensidad de la iluminación. "Existen modelos para controlar las fuentes de luz convencionales o más especializados para controlar los leds y los ahorradores".

Unos que funcionan de forma independiente y otros hacen parte de un sistema de automatización de hogares u oficinas. Según Castro, "se han desarrollado también dispositivos para medir el nivel de luz solar, que se comunican inalámbricamente con los dimmers para ajustar la intensidad de la luz de los bombillos reduciendo el consumo de energía". Es decir, si hay mucha luz día, los bombillos se apagan o se atenúan a un nivel bajo, ahorrando energía y conservando el nivel adecuado de iluminación para desarrollar la actividad.

También están los sensores de ocupación de un área, los cuales detectan si no hay nadie en la habitación y apaga las luces. Se instalan sobre todo en las habitaciones de los niños y la cocina.

Si a ellos se unen los beneficios de la domótica (automatización de los procesos cotidianos) se logra mayor regulación del gasto energético. Algunos sistemas tienen dispositivos de control de iluminación que permiten programar en la vivienda cuál debe ser el consumo máximo de energía en determinado tiempo. También puede ajustar automáticamente los niveles de luz, haciendo un balance entre luz natural y fuentes de luz artificial. Lo mejor es que se puede realizar solo con una conexión wi-fi sin necesidad de obras civiles ni remodelaciones.

Qué bombillo elegir

La elección de los bombillos también favorece el ahorro energético. Los ahorradores, por ejemplo, entregan ocho veces más de vida útil respecto a los incandescentes, no calientan y el ahorro de energía es considerable. Se pueden encontrar en luz cálida o fría y su vida útil es hasta de 6.000 horas (depende del fabricante, modelo de bombilla y ciclos de encendido y apagado).

Los leds son, según los expertos, la mejor opción, ya que poseen un elevado nivel de eficiencia energética (permiten ahorros hasta de un 80 por ciento), tienen en promedio 20.000 horas de vida, encendido rápido y son muy resistentes a impactos.

"Son más ecológicos. Si bien hoy no existen procedimientos para reciclar todos sus componentes, sus elementos son estables, no son volátiles ni tóxicos y no representan ningún peligro para la salud humana", explica Fabio Feria, ingeniero de Colombia LEDs Ltda.

¿Luz cálida o fría?

Aunque es una decisión de gusto personal y ambos tipos de iluminación (cálida o fría) tienen la misma temperatura y similar calidad de luz, varios estudios realizados por la compañía Philips muestran que las personas tienden a asociar la luz cálida con dos conceptos: tranquilidad y calor, por eso es utilizada en zonas de confort o relajación como sala, comedor, habitaciones, escaleras, pasillos y clóset.

La luz blanca es considerada fría y estimulante, por eso en las ciudades donde hace mucho calor se utiliza porque da la sensación de enfriar el ambiente. Se usa en espacios donde se necesita concentración y claridad, como cocina, baños, estudio, exteriores y garaje.

Los tres tipos de iluminación

Cristina Biermann, gerente general de Area Loft, explica que para lograr espacios armónicos con personalidad propia y la luz suficiente para realizar las distintas tareas es necesario mezclar tres tipos de iluminación: la general, la puntual o de acentuación y la ambiental.

General. Jeannette Ballestas dice que es la luz principal, encaminada a iluminar todo el espacio de una forma uniforme, dándoles la misma importancia tanto al lugar como a los elementos que contiene. Normalmente se trata de uno o varios puntos ubicados de forma equidistante en la habitación. Es la base para iluminar cualquier lugar y aporta el nivel de luz básico necesario para que la tarea que se desarrolle en esa habitación se haga de forma confortable.

 De acentuación. Busca resaltar objetos o elementos arquitectónicos, como cuadros o esculturas; se usa principalmente para generar una diferencia importante entre lo que se desea acentuar con respecto al entorno, dándole importancia en primer plano. "Para crear este tipo de iluminación -explica Ballestas- se usan balas o proyectores interiores tipo spots con bombillos halógenos o de led, que generen una luz con un ángulo cerrado (menor a 24°), para que pueda dirigirse su haz hacia el objeto que necesitamos realzar y no se ilumine todo el espacio".

 Ambiental. Es la luz complementaria en una habitación y la encargada de hacerla única o diferente comparada con otro espacio de iluminación general similar. Se puede lograr con unas lámparas de mesa o de piso que utilicen bombillas de luz cálida atenuadas al 50 por ciento, o una lámpara decorativa que cambie de color de forma muy tenue y lenta. Si lo prefiere, se puede usar una luz suave detrás de un objeto. No está destinada a iluminar el espacio en su totalidad, pero brinda una percepción de confort y relajación a las personas que se encuentren allí.

Una luz para cada espacio

 Estudio. Necesita una iluminación puntual para la lectura. Utilice lámparas de escritorio flexibles y ajustables para adaptarlas fácilmente a los distintos ángulos. Si prefiere lámparas de pie para leer, se recomienda ubicarlas de 100 a 120 cm del piso. 

 Sala. Se aconseja una iluminación general suave pues los acentos están dados por las lámparas de pie o de mesa. Use rieles con varios focos de luz para realzar ciertos espacios o elementos como anaqueles u obras de arte. Recuerde que el tipo de luz puede alterar el color de sus paredes. 

 Habitaciones. Es fundamental el uso de la mezcla de un bombillo de luz central clara que evite la formación de sombras y una lámpara de lectura para la mesita de noche. Evite las lámparas de tubo o colgantes; las primeras crean una apariencia fría y poco acogedora, y las segundas pueden impedir el movimiento y causan sombras molestas. Es recomendable el uso de lámparas con brazos dirigibles, especialmente cuando se comparte la alcoba con otra persona. Si se cuenta con vestier o zona para maquillaje, use un bombillo con mayor potencia, dirigida hacia el área de mayor uso.

 Baño. Ubique luces en el contorno del espejo para evitar sombras y tener mejor visibilidad. Los bombillos empotrados en el cielo raso brindan una luz clara y limpia. Para disminuir los contrastes de claridad, use una luz de intensidad regulable. El blanco es el color ideal para potenciar la luminosidad en los baños, agranda visualmente el espacio, refleja muy bien la luz y da sensación de higiene.

Comedor. Las lámparas colgantes sobre la mesa del comedor son indispensables para acentuar la luz sobre este espacio. Una lámpara de pie ayuda a crear una iluminación general suave. Direccione luces sobre las repisas para resaltar y dar calidez.

Dónde encontrarlos:

Philips Colombiana S.A.S. www.philips.com.co / 3 nombres.  www.facebook.com/3Nombres. info@3nombres.com / Area Loft. www.arealoft.com / Homecenter. www.homecenter.com.co / Technoimport. www.technoimport.com.co / Colombia LEDs Ltda. www.colombialeds.com

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.