Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Confianza total, para creer en uno mismo

Por: FLOR NADYNE MILLÁN M. | 8:50 p.m. | 27 de Octubre del 2011

Confianza total

Madre e hija son autoras de este libro, ideal acompañamiento para el crecimiento personal.

Foto: Archivo Particular

Verónica de Andrés y su hija Florencia enseñan cómo estimula la seguridad en sí mismo

De niña, Verónica de Andrés odiaba ir al colegio. Sufría, era un castigo hasta el día que llegó una profesora que le cambió la forma de verse a sí misma. "Verónica, no hay una manera correcta o incorrecta de hacer las cosas. Hazlo a tu manera", le dijo. "Aprendí entonces que la confianza es tener la firme convicción de que somos capaces de superar los retos que nos impone la vida", asegura. A raíz de esa experiencia entendió que la autoestima es la base sobre la que la confianza se construye.

Ser maestra se convirtió en su propósito de vida, porque una le había cambiado la suya, a los 10 años. Su trabajo con familias y educadores en Suecia, Finlandia, Nigeria, Inglaterra, Estados Unidos y Argentina le permitió constatar que no existen diferencias culturales o económicas que valgan cuando de la confianza en sí mismo se trata. "Las preguntas son las mismas sin importar si vives en una aldea de Nigeria o en un barrio lujoso de Nueva York: ¿Cómo hago para aprovechar el potencial de mi mente? ¿Cómo me sobrepongo a un fracaso? ¿Podré realizar mis sueños?", dice desde su casa en Buenos Aires, en diálogo con CARRUSEL.

Esa observación detallada del comportamiento humano la alentó a escribir con su hija mayor, Florencia, las herramientas de reforzamiento de la autoestima que ha empleado en aulas escolares y en conferencias con ejecutivos alrededor del mundo en los últimos 25 años. Las consignaron en su libro Confianza total, que a un año de su lanzamiento va por su séptima edición y del que se preparan traducciones en sueco, griego, holandés y portugués.

La confianza, dice Verónica, es inherente al ser humano. De hecho, ambas sostienen que se nace con esta cualidad, pero con los años se va perdiendo. ¿Por qué? Porque esa seguridad en sí mismos comienza a presentar fisuras con los comentarios negativos y las críticas que se reciben desde temprana edad. "Eres un inútil", "siempre haces las cosas mal", "no sirves para las matemáticas", "¿por qué tu hermano aprendió a hablar más rápido?", son algunos de esos primeros juicios demoledores con los que se enfrenta cualquier ser humano en su infancia.

Y, lo peor, es que cada quien resulta creyéndoselos. Según el investigador en comportamiento humano Jack Canfield, los niños reciben cerca de 460 comentarios negativos o críticos al día frente a solo 75 positivos. Y, lo más preocupante, los padres comienzan por ser los proveedores de tamaños descalificativos y, posteriormente, los maestros y los amigos en la adolescencia. Estos, de acuerdo con las expertas "son los tres espejos en los cuales nos miramos en la infancia y en la juventud para ir formando la imagen de quiénes somos". 

 Padres y educadores aunque tengan las mejores intenciones desconocen qué estimula al niño a aprender y "que el cerebro es como un paracaídas, no funciona si está cerrado", apunta Verónica. Y ¿qué lo cierra? El miedo, la vergüenza, la culpa, las emociones negativas, en síntesis: la falta de confianza. Herramientas de control que pueden ser ejercidas por un padre de familia, un jefe en la oficina o el gobernante de un país, agrega la experta, una de las oradoras principales en la Cumbre mundial de inteligencia emocional en Holanda, en el 2005, con Daniel Goleman, autor de La inteligencia emocional.

Ella es protagonista de la película en DVD que lleva el mismo título del libro y en la que su hija, politóloga y periodista de 31 años, la dirigió. Precisamente, Florencia aprovechó desde niña la experiencia de su mamá "para contrarrestar cualquier efecto negativo que pudiera afectarme en la escuela", dice. 

 La herramienta de más alto impacto y que continúa implementando es el rincón de los logros. "En mi habitación asignaba una pared para colgar todos los momentos que me recordaban que soy valiosa. Una medalla, fotos de algo especial, una poesía escrita a alguna maestra...". Un recuerdo periférico porque a veces olvidaba esa pared, pero cuando la miraba "recordaba que más allá de una calificación buena o mala que recibamos, todos somos únicos y valiosos".

Si quiere saber más: www.confianza-total.com

2 son los miedos con los que nacemos, según los psicólogos y neonatólogos: a las caídas y al ruido. Los demás son adquiridos, señala en su libro Verónica de Andrés.

Confiados absolutos Ellos aprendieron a utilizar las circunstancias a su favor y a sacar el mejor provecho de lo negativo para no desistir en sus propósitos. Su amor propio y firme convicción en sus talentos les permitieron no detenerse por la opinión de los demás:

Lionel Messi: el mejor futbolista del mundo nació con problemas en el cartílago de crecimiento y vivió su niñez en medio de escépticos que veían en su corta estatura su gran limitación para jugar. Pero él mismo dijo: "¡A veces algo malo se puede transformar en algo bueno!"

Walt Disney: no lo frenó ni la quiebra en sus primeros negocios y solía decir que para lograr lo que se quiere se necesitan tres salas: una para soñar (a lo grande), otra para actuar y, una más, para evaluar. Y ponía imágenes de sus proyectos en las paredes para llenarse de entusiasmo y comenzar.

Coco Chanel: "Durante mi infancia solo soñé ser amada", decía. Hija de vendedor ambulante y ama de casa, nació en un hospicio y creció en un orfanato. Esa inestabilidad emocional fortaleció su personalidad con atisbos de genialidad. Fue costurera, cantante de cabaret, enfermera y la diseñadora de moda más relevante del siglo XX.

Shakira: desde niña estaba empeñada en ser cantante, pero un profesor del coro del colegio la echó de este por considerar que su voz era de 'chivo'. ¿Qué pensará él hoy?

Fred Astaire: tras su primera audición frente al director de MGM, lo calificó como inepto para el cine con este informe: "No sabe cantar. No sabe actuar. Apenas sabe bailar un poco". Pero recibió el Oscar honorario en 1949 por su contribución al cine y en 1974 ganó otro, Mejor actor de reparto por Infierno en la torre.

Oprah Winfrey: la millonaria presentadora y empresaria creció en medio de la pobreza, a los 9 años sufrió abusos sexuales, a los 12 pasó por una correccional y a los 14 fue madre de un bebé que murió al poco tiempo. Su dolor le sirvió para contagiar esperanza y valor. Es la mentora de un programa de liderazgo para niñas pobres en África.

Cómo crear confianza

Cultive el valor de las pequeñas metas. La primera, desaprender miedos. Observe cuáles son los suyos, sus limitaciones y sus pensamientos negativos y castradores.

Trabaje en su integridad. Elimine las mentiras de su lista de tareas diarias. Además de que dañan la imagen propia y las de los demás, ¿no le parece que fingir o mantener una 'verdad acomodada' quita energía de manera impresionante?

No sea esclavo de las habladurías. Aléjese de los rumores o conjeturas que solo hacen parte del paradigma del miedo. Y pase por un filtro los comentarios que hacen otros de usted. No son hechos ni verdades irrefutables, sino opiniones.

Destierre expresiones de sufrimiento como "es que me toca ir a clase", "tengo que terminar mi trabajo". Diga en cambio: "Quiero...". No use palabras que hagan dudar al cerebro como "voy a tratar". Prefiera "voy a hacer todo lo posible".

Celebre los pequeños logros. Antes de ir a dormir escriba en un 'cuaderno de logros' las cinco cosas por las que está feliz o agradecido ese día.

Estimule ciclos de renovación diaria. Recargue su mente, cuerpo, emociones y espíritu con algo que lo apasione: haga ejercicio, lea un buen libro. Deseche la idea de todo lo que "no es trabajo es una pérdida de tiempo".

Mantenga contacto con sus emociones. No viva en función de complacer a los demás ni sea esclavo de comentarios sobre su talento o desempeño.

Flor Nadyne Millán M.

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.