La firma arquitectónica de Zaha Hadid en las ciudades

La firma arquitectónica de Zaha Hadid en las ciudades

Murió el año pasado pero dejó un legado que unió sus obras con los paisajes naturales. #MundoUrbano

Las marcas de Zaha Hadid en las ciudades

En Miami (EE. UU.), se erige el primer rascacielos que proyectó la arquitecta antes de morir, en el 2016.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

01 de junio 2017 , 10:12 p.m.

Fue la primera mujer en obtener el prestigioso galardón Pritzker (2004), que se entrega cada año al mejor arquitecto del mundo; algo así como un premio Nobel de esta especialidad. Es Zaha Hadid, la arquitecta británica, de origen iraquí, que mezcló como pocos las moles con los paisajes.

Por estas fechas se cumple un año de su fallecimiento, pero sus diseños aún se siguen plasmando. De hecho, en el mundial de fútbol 2022, que se realizará en Catar, uno de los estadios en los que se jugará fue concebido por ella.

El mayor riesgo de Hadid, según han analizado los expertos, es que se atrevió a intervenir y modificar los paisajes citadinos donde emplazó sus creaciones. Esto sin generar traumatismos, sino más bien dándoles más fuerza a los lugares. Y aunque recibió prestigiosos reconocimientos, como la medalla de oro del Royal Institute of British Architects, llevar a la práctica sus ideas no fue sencillo en principio. Diseñó edificaciones como el Centro Acuático Olímpico de Londres, la Casa de la Ópera de Guangzhou (China), la Evelyn Grace Academy (Londres), el puente Sheikh Zayed Bridge (Abu Dabi) y el museo Riverside (Glasgow, Escocia).

Era la década de 1980 cuando se dio a conocer. El proyecto para un club privado en Hong Kong que nunca llegó a construirse supuso, en 1983, el primer punto de inflexión de su carrera, que despegó poco después de terminar sus estudios en la londinense Architectural Association (AA), donde fue alumna del holandés Rem Koolhaas. Deslumbró al jurado de Hong Kong, con un diseño que parecía desafiar la gravedad y usaba las rocas extraídas de los cimientos para crear colinas artificiales y alterar la topografía de la zona.

Hadid

Las curvas, característica de su obra; en Bakú, capital de Azerbaiyán, hay varias edificaciones.

Foto:

Cortesía

Aquel edificio sentó las bases de su futuro trabajo, todo un rompimiento con lo que hasta entonces suponía intervenir el paisaje: siempre un paso más allá de la arquitectura tradicional y centrado en su característica noción del espacio, expresada a través de formas curvas y estructuras estratificadas. Sostuvo en su momento que las obras del ‘modernismo abstracto’ le impactaron.

En esa primera etapa su creatividad estuvo más enfocada en la conceptualización, el manifiesto, la ideología. Muchos de sus bocetos y planos nunca llegaron a cobrar forma física, pero sirvieron para que forjara su estilo y se hiciera un nombre en concursos prestigiosos, aunque en aquella época hubo polémica por el éxito de una arquitecta que apenas levantaba edificios.

“Creamos espacios transformadores culturales, corporativos, residenciales y de otro tipo que trabajan en sincronía con sus alrededores”, fue una de las premisas de la firma de Hadid, que ha desarrollado 950 proyectos en 44 países.

En la década de 1990, su situación dio un giro, pues pudo erigir sus primeros diseños relevantes, como la estación de bomberos Vitra, en Weil am Rhein (Alemania), y la Opera House de Cardiff (Gales). Con esas credenciales, Hadid recibió el encargo, en el año 2000, de levantar el pabellón temporal de la Serpentine Gallery (Londres) una estructura sinuosa en la que la angloiraquí mostraba la pericia técnica que le permitiría firmar algunos de sus espectaculares edificios en el futuro.

Hadid

La ganadora del premio Pritzker (2004) falleció en el 2016, pero dejó diseños que serán construidos.

Foto:

EFE

Cuando a los 54 años obtuvo el Pritzker, que nunca hasta entonces había reconocido el trabajo de una mujer, Hadid lo recibió como un impulso para ser más ambiciosa. En los últimos años había recogido algunos de los galardones más prestigiosos del mundo del arte. Fue distinguida como Comandante de la Orden de las Artes y las Letras de Francia. Hadid aprovechó, gracias a su resonancia, para defender el papel de la mujer en la arquitectura.

Legado

El portal Plataforma de Arquitectura, especialista en la materia, reseña la evolución de esta artista: “Hadid fue influenciada por el ambiente cosmopolita y liberal de su educación en Irak y en Europa, así como por el contacto con todo tipo de influencias culturales. Como arquitecta reconoce su afecto por el suprematismo y por el constructivismo ruso, ya desde su época de estudiante. Entiende el lugar y la cultura local pero no aplica criterios de identidad nacional. Sus construcciones asumen la cota cero, el paisaje y la relación de estos con el edificio, lo que con el tiempo ha dado lugar a la noción de ‘espacio líquido’ que, lentamente, se ha ido traduciendo al espacio construido”.

Escuelas como el minimalismo, el deconstructivismo y el cubismo también le aportaron.

Formas

Los especialistas coinciden al indicar que ‘orgánicos y con curvas’ son las obras de la maestra arquitecta. Por ejemplo, el Pabellón Puente de Zaragoza (2008), que fuera su primer puente construido lanzó 280 metros de fibra de vidrio a través del río Ebro. Su estructura tiene forma de gladiolo, está cubierta y albergó salas de exposición sobre la gestión sostenible del agua.

Hadid

El Pabellón Puente de Zaragoza (España) es reconocido entre expertos por sus curvas y contacto respetuoso con el río Ebro.

Foto:

Cortesía

Otra obra que también revela su conexión con lo natural es el Complejo Acuático de Londres, que se edificó para los Juegos Olímpicos del 2012. Tiene forma de catedral, en un espacio amplio con dos piletas de 50 metros y asientos para 2.500 espectadores. Su ola en el techo descansa sobre tres soportes de hormigón, y a los lados, imponentes ventanales dejan entrar la luz. Se inspiró en la zambullida de un nadador en la piscina.

Finalmente, una tercera reseña que bien vale la pena hacerse es la del Galaxy Soho de Pekín (China), toda vez que es una de las más espaciosa que ejecutó. Esta creación serpenteante consta de cuatro estructuras abovedadas, unidas por una mezcla de puentes y plataformas que fluyen sobre un cañón central, sí, como sierras que convergen en un caudal central.

“Pasará a la historia por su visión innovadora y revolucionaria del diseño, y su uso magistral de la línea curva”, apuntó el español Alberto López, en un artículo de El País.

Con información de archivo, AFP y Efe.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA