Un café para consentir a los más necesitados

Un café para consentir a los más necesitados

Por medio de Let it Be Café, Mauricio lleva esta bebida desde el  norte a quienes más lo necesitan.

Let it Be

A través de su negocio, y del café pago que dejan los clientes, Mauricio lleva esta bebida a poblaciones vulnerables, como adultos mayores.

Foto:

Mauricio Parada

05 de julio 2017 , 10:21 a.m.

A pesar de que no eran ni las diez de la mañana, el ambiente parecía pura fiesta. No eran jóvenes quienes cantaban y bailaban, mucho menos reguetón la música que sonaba de fondo. Por el contrario, fue el fragmento: “De prisa como el viento van pasando, los días y la noche de la infancia”, de una canción de Los Visconti, el que puso a brindar a un grupo de adultos mayores.

Claro está que tampoco era con una copa de vino o una botella de pola con la que brindaban, sino con una taza de café de origen, que el emprendedor Mauricio Parada llevó desde Toberín hasta el barrio Samper Mendoza, en el centro de la ciudad. El objetivo: consentir a 42 abuelitos que, tras ser abandonados, encontraron refugio en la Fundación Señor de Los Milagros.

“Hace más de cuatro meses decidí crear, junto con mi esposa, un café llamado Let it Be (166 n.° 17–59). Sin embargo, más allá de tener un local con estilo vintage, en el que se escuche música de la década de los 80, queríamos aportar algo a la sociedad. Fue así que surgió la campaña #UnCaféConSentido”, dijo Mauricio.

Lo que se hace es decirles a los clientes que visitan el lugar que ellos pueden dejar pago un café de origen, que posteriormente será entregado a un grupo de personas en condición de vulnerabilidad. El trato es que la bebida que se deja paga deja de costar 2.500, es decir, lo que Mauricio cobra en Let it Be, sino que queda en 1.000 pesos.

Let it Be

Desde hace casi cinco meses, Mauricio, junto con su familia, comenzó a trabajar en este proyecto. El café se ubica en Toberín.

Foto:

Tatiana Ortiz

Más allá de tener un local con estilo vintage, queríamos aportar algo a la sociedad

“De esta manera, tomamos los nombres de quienes dejan pago los cafés, y digo ‘los’ porque hay clientes que dejan pagas hasta diez bebidas. Luego buscamos, por medio de fundaciones, llevárselas a personas en condición de discapacidad, adultos mayores o habitantes de calle”, comentó el emprendedor.

Un dato curioso es que la iniciativa del “café pendiente”, como se conoce en otras partes del mundo, surgió en Nápoles, Italia, y de allí se trasladó a otras partes. El ideal, originalmente, era dejar paga una bebida para que quien no tuviera acceso económico a ella pasara a reclamarla.

Sin embargo, lo que hace Mauricio es llevarla el café directamente a la población vulnerable.

De hecho, más de uno de los adultos mayores que cantaba a grito herido los boleros del siglo XX, interpretados por la cantante Nayath –quien es abogada de profesión y quien, por cuenta propia, decidió contagiar con mú- sica a los abuelos– era habitante de calle antes de llegar a la Fundación Señor de Los Milagros.

También se encontraban en el lugar aquellos que brindaron todo a sus hijos y que, por circunstancias de la vida, o ‘falta de corazón’ de sus familias, fueron abandonados.

Nada me llenó tanto de satisfacción como la frase: ‘Gracias, Dios los bendiga, esperamos que vuelvan’

Let it Be

La primera entrega de café 'consentido' se realizó en el barrio Samper Mendoza, en el centro de Bogotá. Los beneficiados fueron adultos mayores

Foto:

Mauricio Parada

Por ejemplo, uno de los señores que más disfrutó del café y de la voz de Nayath, quien lo hizo recordar sus años mozos, fue un uruguayo que llegó junto con su familia al país para operarse los ojos y que, luego de la cirugía, no encontró a nadie en la sala de espera.

“Nada me llenó tanto de satisfacción como la frase: ‘Gracias, Dios los bendiga, esperamos que vuelvan’, que pronunciaron los adultos mayores luego de disfrutar no solo del café, sino del croissant que les llevamos”, dijo Mauricio, quien, además de brindar capuchino, como buen barista que es, explicó a los adultos mayores el proceso de producción y preparación del café.

En la actualidad, Mauricio y su familia están buscando alianzas con nuevas fundaciones, y hasta otros cafés, con el fin de llegar a más personas con esta bebida. “Se trata de consentirlas con pequeños detalles, como una taza del producto más reconocido de Colombia en el planeta”, dijo.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA