¿Qué hay en el terreno escogido como patio taller para el metro?

¿Qué hay en el terreno escogido como patio taller para el metro?

Aunque Alcaldía encontró un predio, hay muchos desafíos para adaptarlo como punto clave para obra. 

Metro de Bogotá

Este medio de transporte será totalmente elevado.

Foto:

Alcaldía de Bogotá

18 de julio 2017 , 12:08 a.m.

El viento helado golpea el rostro de Nubys Arrieta Piñeres. Son pasadas la 3 de la mañana, y la mujer ya está de pie, lista para el ordeño de las vacas que pastorean en inmediaciones de El Corzo, en Bosa, sur de Bogotá, donde se planea construir el patio taller para el metro elevado de la capital.

A esa misma hora, a lo lejos, se escuchan el pedaleo de una bicicleta y un radioteléfono que se activa. Hay movimiento en la zona. Es Santos Guzmán, el guardabosques de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAB) responsable de proteger, desde hace 12 años, los terrenos de propiedad del Distrito, los mismos que pronto van a pasar a manos de la empresa Metro.

El guarda va apurado: cuenta que fue alertado de una posible invasión, al parecer, por las mismas personas que en ocasiones anteriores han intentado entrar a unos terrenos vecinos y que, como sucede en la mayoría de estos casos, utilizan como escudo a personas vulnerables a quienes les venden lotes de 6 por 12 metros, a un millón de pesos. A los pocos minutos llega la patrulla del CAI Brasilia para desalojar a los invasores.

Para nadie es un secreto que esos terrenos, poco más de 77,6 hectáreas de extensión, son todo un 'bocatto di cardinale' para ‘los Tierreros’, quienes, a punta de intimidación, amenazas y engaños a los más pobres, tratan de hacerse dueños de predios públicos y privados. Pero esta vez, como las anteriores, la artimaña no les funcionó.

Estas son solo algunas de las cosas que pasan en el lugar, en esos predios que colindan con las ciudadelas El Porvenir, El Recreo y los barrios Santa Fe por el oriente, el río Bogotá y Mosquera por el occidente, y al norte con la localidad de Kennedy.

Hasta brujería se ha encontrado en ese sitio. Cuando este reportero hacia el recorrido junto con varios funcionarios, fotógrafos y miembros de la Policía, se encontró un cambuche con tabacos, limones partidos por la mitad y enlazados con los nombres de personas, tijeras y entierros, el cual fue desmantelado por los uniformados que nos acompañaron en el recorrido.

La zona es solitaria. Apenas si se ven pasar, de forma continua, volquetas dobletroques que transportan lodos provenientes de la planta de tratamiento de aguas residuales de El Salitre y los depositan en un terreno aledaño de 57 hectáreas que se utiliza para esos biosólidos.

Los jarillones

Precisamente, el tema ambiental es otra de las preocupaciones de los vecinos. Muchos de ellos, reunidos en las 13 juntas de acción comunal que componen la Mesa Local de Bosa, se preguntan si las obras del patio taller del metro no van a afectar los jarillones que se construyeron para amortiguar las crecientes del río Bogotá.

Sobre este asunto, el director de la Corporación Autónoma Regional (CAR), Néstor Franco, dijo a EL TIEMPO que las obras de infraestructura que se hagan en esos terrenos deben reunir las condiciones de compatibilidad con el río.

Esto, a la luz de los trabajos que hizo la CAR en la cuenca media para amortiguar y evitar el desbordamiento del afluente, como sucedió en el 2011, cuando miles de personas de los barrios aledaños resultaron afectados por la creciente.

Hasta este momento, la CAR no ha recibido ningún proyecto con relación al tema, y lo que se sabe es que van a exigir las medidas necesarias para que las obras del metro no generen ningún riesgo.Sin embargo, Franco dijo que El Corzo sí tiene un tamaño suficiente para los patios taller y que se alcanza a respetar la ronda del río.

Las obras de infraestructura que se hagan en esos terrenos deben reunir las condiciones de compatibilidad con el río

El directivo aclaró que, por haberse rellenado los terrenos aledaños con lodos de la planta de tratamiento de aguas residuales de El Salitre, la Empresa Meto deberá verificar las condiciones e instalación de la obra con el pilotaje necesario para la estabilidad.

“El propósito –de la CAR– es acompañar estas iniciativas, amarradas a la razonabilidad ambiental y voluntad de la Administración Distrital para que tome medidas que garanticen el proyecto metro y la finalidad de recuperar el río Bogotá”, precisó el funcionario responsable del tema ambiental en la región.

En ese sentido, la empresa Metro respondió que se trabaja en la estructuración técnica, que incluye en una de sus fases el estudio de impacto ambiental.

A la Mesa Local también le preocupan cuestiones como movilidad, seguridad, desarrollo urbano y reubicación de vendedores ambulantes, para evitar la invasión del espacio público.

Ante estas expectativas e inquietudes ciudadanas, la empresa Metro dijo que hay una cláusula de confidencialidad que no le permite responder hasta que los estudios no estén aprobados, lo cual sucederá antes de finales de año.

Se calcula que se van a movilizar un millón de pasajeros diarios, que se ahorrarán 310.000 horas de viaje al día, y se construirá con elementos prefabricados

La ALO tendrá su estación

La Empresa Metro informó a EL TIEMPO que en la implantación del nuevo patio taller en el predio El Corzo quedará prevista y diseñada la futura estación de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO). Esto quiere decir que cuando la vía esté terminada y en servicio, se articulará con el metro.

De otro lado, según la información oficial, desde el patio taller se hará una conexión con la estación del portal Las Américas.

La empresa dijo además que en esta zona se va a ejecutar el desarrollo de la
infraestructura, equipos y sistemas del patio taller del metro. También incluye la adecuación y habilitación del suelo, la gestión ambiental, social y predial, así como la conexión vehicular y peatonal con vías existentes o proyectadas. Habrá trabajos preliminares de topografía, exploración geotécnica y tareas de inspección ambiental y arqueológica. A todo esto se le suma la construcción de un tramo de conexión férrea.

Se calcula que se van a movilizar un millón de pasajeros diarios, que se ahorrarán 310.000 horas de viaje al día, y se construirá con elementos prefabricados. Los 33 kilómetros de troncales alimentadoras son para conectar a Bosa, Ciudad Bolívar, Kennedy y Soacha.

HUGO PARRA
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA