La reforma de fondo del SITP y de TransMilenio sigue pendiente

La reforma de fondo del SITP y de TransMilenio sigue pendiente

La renuncia de la gerente de la entidad muestra que sigue siendo tema difícil de la administración.

Hacinamiento en TransMilenio

Uno de los mayores problemas de los usuarios de TransMilenio es el hacinamiento.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

21 de enero 2018 , 10:00 p.m.

Aunque la Alcaldía aseguró en un comunicado que la dimisión de Alexandra Rojas, gerente de TransMilenio, estaba pactada desde inicios del gobierno –hace dos años–, al alcalde Enrique Peñalosa le sorprendió la salida intempestiva de la funcionaria, en particular porque las grandes transformaciones que anunció para TransMilenio y el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) aún están por llegar.

Sin duda, Rojas tuvo que lidiar con el que es quizás el problema más crítico de Bogotá en los actuales momentos: el desprestigio del SITP, producto de la provisionalidad; el hacinamiento, el desorden de vendedores ambulantes y la sinsalida de los colados y la inseguridad en TransMilenio.

“Agradezco a Alexandra Rojas la gran gestión que hizo como gerente de TransMilenio: avanzamos en las grandes transformaciones que tendrá el sistema”, dijo el alcalde Peñalosa en su cuenta de Twitter.

Según la Administración, durante los dos años de gerencia de Rojas se aplicaron 731 cambios para mejorar el funcionamiento del SITP y TransMilenio para garantizar el servicio a los usuarios. A la fecha no se ha entregado ninguna evaluación del impacto de estas medidas, pero el Distrito asegura que se crearon nuevas rutas, se ampliaron horarios, se hicieron mejoras en estaciones y se instalaron cerramientos perimetrales en puntos críticos para controlar a los colados.

Siguen pendientes la eliminación del SITP provisional (del cual depende el 30 por ciento de las rutas zonales de la ciudad), la integración definitiva del SITP, la renovación de la flota de buses de las fases I y II de TransMilenio, la ampliación de troncales y la construcción de otras nuevas y un estudio para medir el problema de colados que se anunció desde el 2016.

Durante la gestión de Rojas se aplicaron dos aumentos de tarifas del transporte, de 200 pesos en cada caso, y uno más quedó en un proyecto de decreto que está para firma del alcalde.

El primero fue comenzando el 2016, y dejó el costo del pasaje en los articulados en 2.000 pesos y el de los buses zonales, en 1.700. En ese momento, TransMilenio dijo que el aumento buscaba cubrir parte del déficit del Fondo de Estabilización Tarifaria, que en ese momento tasó en 751.369 millones de pesos al año.

Entre el 2010 y el 2015, dijo entonces la empresa, la Secretaría de Hacienda giró 1,9 billones de pesos para sostener el sistema.

En marzo del 2017 se aplicó el segundo aumento, también de 200 pesos, para reducir el déficit del sistema, que en el 2016 llegó a 661.000 millones de pesos.

El decreto para el tercer aumento de este gobierno está listo. Esta vez es por 100 pesos. Según la Administración, el déficit del sistema se mantiene, aunque el año pasado bajó a 594.000 millones de pesos.

La Administración ha insistido desde el comienzo del gobierno en que recibió el SITP a punto del colapso y que las decisiones de fondo son demoradas. De hecho, no se han entregado informes de las múltiples reuniones que han sostenido con los operadores y de las decisiones que estarían por tomar.

Los que sí se pueden dar por bien servidos con la gestión de Rojas son los pequeños propietarios que entregaron sus buses para los operadores Coobús y Ecobús, que nunca lograron superar problemas financieros y se quebraron. A ellos les empezaron a pagar los buses y se espera que el proceso continúe a lo largo de este año.

Durante la gestión de Rojas tampoco se logró renovar la flota de buses de las fases I y II de TransMilenio.


En diciembre pasado, la hoy exfuncionaria anunció que quedaron listos los prepliegos para reemplazar los 1.450 buses que cumplieron 15 años de vida útil, con una inversión cercana a los 500 millones de dólares. Según el anuncio hecho en su momento, el proceso de licitación debe arrancar este año para que los buses, con tecnologías de combustible limpias, lleguen en el 2019.

Expertos: TM necesita una cirugía integral

El director del programa Bogotá Cómo Vamos (BCV), Ómar Oróstegui, dijo que la gerencia de TransMilenio es compleja y necesita un trabajo integral en cuatro puntos: “Reingeniería de rutas, frecuencia, pedagogía y seguridad”.

El experto afirmó que entre 2015 y 2016 se redujo en 4 por ciento la cantidad de pasajeros que se movilizaban en TM, y, según la última encuesta de percepción de BCV, el porcentaje de satisfacción de los usuarios del sistema es tan solo del 19 por ciento –el más bajo de todas las modalidades de transporte–. Además, dice el estudio, el 60 por ciento de los ciudadanos sienten que el servicio ha empeorado.

“Estas cifras revelan que TransMilenio necesita un plan de choque, esto es, repensar el sistema para que responda a las necesidades de los bogotanos y el crecimiento de la ciudad en un futuro inmediato”, señaló.

Entre tanto, el director del Observatorio de Movilidad y Logística de la Universal Nacional, José Stalin Rojas, expresó que la gestión no fue satisfactoria dado el deterioro en los indicadores de calidad del servicio. Para el experto, la exgerente no logró mejorar la calidad de la malla vial del sistema, los cambios operacionales no optimizaron las frecuencias y tampoco solucionó el asunto del SITP provisional.

“El SITP provisional todavía es una vena rota del sistema, y en estos dos años no se hizo una cirugía a fondo para mejorar la situación, sino que se puso una curita”, manifestó.

Por ahora, para Stalin, los retos más grandes tienen que ver con la reestructuración del modelo financiero, la revisión de los costos operacionales, crear una política clara para los aumentos del costo del sistema, la malla vial y garantizar la seguridad de los usuarios.

Los desafíos para quien llegue al cargo

SITP provisional. A finales de 2017, TM volvió a prorrogar el plazo para la salida de 4.500 buses colectivos.

Renovación de la flota. Para mayo está prevista la licitación para reemplazar 1.450 buses de las fases I y II con más de 15 años.

Los colados. Después de dos años no hay datos precisos del número de colados.

Troncales. Siguen en diseño y estudios los proyectos de ampliación y conexión de troncales actuales y la construcción de nuevas como la carrera Séptima y la avenida 68.

La reingeniería. En dos años, el Distrito no ha explicado cómo se realizaría.

BOGOTÁ
En Twitter:

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.