¿Por qué están bravos los vecinos del embalse San Rafael?

¿Por qué están bravos los vecinos del embalse San Rafael?

La Alcaldía está dispuesta a hacer en el entorno un parque público que no gusta a residentes.

Embalse de San Rafael

Desde 1994, cuando se abrió el embalse de San Rafael, el Acueducto se comprometió con un parque ecológico en compensación a la población de La Calera.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

02 de julio 2017 , 11:10 a.m.

Una nueva polémica ha surgido entre el alcalde Enrique Peñalosa y sectores de estrato alto. Esta vez no son los socios del Country Club, a quienes en su primer mandato expropió terrenos para hacer un parque público, sino habitantes de La Calera, que manifestaron su inconformismo por el parque El Rocío, de 1.200 hectáreas, que la Empresa de Acueducto (EAB) proyecta hacer en alrededores del embalse de San Rafael, a 12 kilómetros del casco urbano de la capital.

“En los senderos que hay en este lugar se hicieron adecuaciones que han generado que especies de los cerros, como los tigrillos y las aves, no volvieran; tampoco se nos mostró una operación adecuada para las basuras y desechos. Otra cosa es la movilidad: en menos de nada se construyó un parqueadero. ¿Qué quiere decir esto? Que a la comunidad no nos están consultando estas medidas”, expresó un representante de los 18 sectores afectados por el parque.

Sin embargo, según la EAB, con este proyecto se busca, entre otras cosas, crear un nuevo espacio público y de recreación contemplativa para Bogotá y compensar al municipio vecino por el embalse, que funciona allí desde 1994. Se espera que el parque abra al público este año y que las adecuaciones que requiera se vayan realizando en el próximo trienio. Sería entregado en su totalidad en el 2020.

Cabe señalar que, de conformidad con la Ley 56 de 1991, del Ministerio de Minas y Energía, los municipios en donde se adelantaron obras como la de San Rafael deben recibir algún tipo de beneficio; por esta razón se decidió ampliar el parque, en principio proyectado para un área de solo 40 hectáreas. “Es una deuda que tiene el Distrito con la comunidad de La Calera, en el que se invertirán 200.000 millones de pesos”, explicó el gerente de la EAB, Germán González.

Sin embargo, el proyecto, socializado en un cabildo abierto en la Alcaldía de La Calera el pasado 9 de mayo, según algunos asistentes, los dejó con dudas: “La construcción del parque y la intervención de la reserva forestal, como se presentó hace un mes, no representa beneficios para los calerunos. Ahora, esa tierra, que es del municipio, va a beneficiar a Bogotá, ¿y a nosotros qué?”, expresó Jorge Guevara, residente de La Calera.

Habrá seguridad privada, y existe un plan de manejo ambiental realizado por la CAR en el 2004

El arquitecto encargado del proyecto, Fernando Montenegro, afirmó que nunca se ha construido un parqueadero en el lugar y que únicamente se hizo una plazoleta con gravilla en la que se han efectuado campamentos lúdicos con niños de colegios distritales, para que conozcan la reserva forestal.

Por otra parte, Montenegro explicó que se cuenta con un estudio de movilidad, seguridad y ambiente, elaborado por la firma Ingetec, en el cual se estableció que las visitas diarias al parque serán, en promedio, de 1.200 personas.

“Se espera que en el futuro, la entrada sea por metrocable; mientras tanto, será por la vía norte del casco urbano de La Calera; habrá seguridad privada, y existe un plan de manejo ambiental realizado por la CAR en el 2004, el cual se está respetando. El parque se puede abrir mientras se hacen las adecuaciones, porque no serán de impacto”, dijo Montenegro.

El gerente de la EAB señaló que los diseños presentados en el cabildo abierto son apenas un boceto de lo que será el proyecto. “Estamos dispuestos a escuchar a la comunidad, sus apreciaciones”, concluyó González.

Finalmente, otra voz que se sumó a  esta polémica fue la de Luisa Fernanda Camacho, concejal de la La Calera por Alianza Verde. Advirtió que más que la construcción del parque, le preocupa la visión que tiene el Distrito respecto a los Cerros Orientales.

"El proyecto que se socializó hace un mes en La Calera no solo comprendía las más de 40 hectáreas que el Acueducto debe construir como resultado de la inundación del embalse de San Rafael, sino que también las adecuaciones que se realizan en el cerro la Aguadora y la reserva forestal el Sapo, que constituyen casi 1.200 hectáreas de montaña", sostuvo la cabildante. 

Estudiantes acamparon en San Rafael
Embalse de San Rafael

Unos 400 alumnos de colegios públicos de Bogotá acamparon en el embalse durante tres días.

Foto:

IDRD

En los alrededores del embalse no se veía un alma, salvo unos pocos habitantes del conjunto cerrado Arboretto que recorrían los senderos demarcados. Sin embargo, desde el pasado 20 de junio, 400 jóvenes, alumnos de colegios distritales bogotanos, han visitado San Rafael como parte de un proyecto conjunto entre la EAB, la Secretaría de Educación y el IDRD llamado ‘La ciudad de los sueños’.

El objetivo es acercar a los niños y jóvenes a escenarios adonde antes no podían acceder, con la idea de que aprovechen mejor su tiempo libre y aprendan, por ejemplo, sobre la protección de los recursos hídricos. Con esta actividad conocieron una de las principales estructuras de suministro de agua de la capital. La segunda jornada se hará a finales de julio.

VANESSA PEREA BONILLA
Redacción EL TIEMPO ZONA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA