El barrio 20 de Julio de Bogotá ruega por su espacio público

El barrio 20 de Julio de Bogotá ruega por su espacio público

Andenes invadidos, venta de carnes sin medidas de salubridad y hasta pavos reales a 600.000 pesos.

Plaza 20 de julio

Peatones, comerciantes y vecinos de la zona, los más afectados con la ocupación del espacio público. Apenas dejan pasar.

Foto:

Hugo Parra / EL TIEMPO

23 de junio 2017 , 06:18 p.m.

A la venta de carne, pescado y gallina crudos al lado de la fritanga, la mazorca, los pinchos y la avena con buñuelo, sin las más mínimas condiciones de salubridad, se le suman a la explotación de niños que son utilizados los fines de semana en una faena de ocupación de espacio público, en donde los más afectados son los comerciantes, peatones y feligreses que pasan o a comprar mercado o a misa hacia la iglesia del 20 de Julio.

Hoy, los andenes, a lado y lado de la carrera 6.ª, entre calles 27 Sur y la avenida Primero de Mayo, son un caos. Durante varios fines de semana, EL TIEMPO recorrió el sector y encontró que allí la autoridad brilla por su ausencia.

Esta situación es una verdadera ‘papa caliente’ que, desde hace más de 30 años, se cocina sin que se dé una solución definitiva pero que además se multiplica. Además, porque hay fallos que, tal y como lo expresó el alcalde de la localidad, José Ignacio Gutiérrez, reconoce derechos a por lo menos unos 3.500 vendedores.

Hoy, el deterioro es evidente: en un solo costado se contaron mas de 80 mercaderes. Todos ellos interrumpen el paso peatonal donde se presentan choques y riñas y hasta les lanzan pepas o cáscaras a las mujeres. Todo este show facilita también la acción de los amigos de lo ajeno para esculcar a los transeúntes y quitarles las pertenencias.
Estuvimos con María Paula*, vecina del sector, recorriendo la zona y ella nos contó las sospechas que tiene de la venta de droga.

El alcalde Gutiérrez dice que es una situación muy compleja porque hay un fallo que obliga a reubicar a 3.500 personas.

Sin embargo, agregó que las autoridades distritales trabajan en la caracterización de los vendedores y en el cruce de información, pues, al parecer, se ha detectado que muchos de ellos no son personas vulnerables, tienen propiedades, pensión y manejan las ofertas distritales en otros espacios públicos.

Por lo general, se sabe que en todos los sitios de aglomeración, además de quienes sí necesitan trabajo por su estado de vulnerabilidad como los discapacidad o madres cabeza de familia, para nadie es un secreto que muchos delincuentes se camuflan para explotarlos, venderles o alquilarles el espacio público, para la venta de drogas o la acción de la delincuencia, como se ha evidenciado en operativos realizados en otros sitios.

Ruido y tráfico

Andrea*, una vendedora de un almacén de la zona, dice que el ruido y la ocupación del espacio público también los afecta, porque los compradores no entran a su almacén o muchas vences le compran al que está en la calle y no a ellos que trabajan de forma oficial.

Pero el problema no es solo en el exterior. En el interior de la plaza de mercado del 20 de Julio, por ejemplo, en uno de los puestos donde hay varios animales enjaulados, el hombre que se identifica como el dueño, nos ofreció toda suerte de mascotas pero, lo que más sorprendió, fue ver lo que al parecer era una pareja: pavo real y pava, a la cual le logramos tomar una foto cuando estaba sobre otra jaula.

El alcalde local señala que, aunque se hacen las tareas de inspección, control y vigilancia es evidente que hace falta más personal.

Distrito le sigue el paso al tema

Ante esta situación que afecta a la zona comercial más importante de la localidad de San Cristóbal, EL TIEMPO consultó a las fuentes oficiales que señalaron que “en la actual Administración se ha hecho seguimiento a la Sentencia 0317- 2001 del Concejo de Estado, en la cual se caracterizaron 1.099 vendedores informales, quienes,
actualmente, se encuentran ubicados en la carrera 6.ª entre calles 27 sur y avenida Primero de Mayo y la calle 27 sur entre carrera 10.ª y carrera 4.ª”.

El documento que fue elaborado por el Instituto para la Economía Social (Ipes) advierte que también se han caracterizado 109 vendedores de la carrera 10.ª entre calles 31 sur hasta la avenida Primero de Mayo. De estos, 104 ya aceptaron las ofertas institucionales con esa entidad, señala la fuente.

Además, se adjudicaron seis cocinas de la plazoleta de comidas en el 20 de Julio y se realizó la feria de servicios de formación y empleabilidad a 54 vendedores beneficiarios.

En esta Administración se han realizado cuatro intervenciones de las cuales dos son seguimiento a la decisión del Consejo de Estado, una rueda de servicios y la intervención del espacio público sobre la carrera 10.ª, de la calle 31 sur a la avenida Primero de Mayo.

BOGOTÁ
*Nombres cambiados por solicitud de las fuentes

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA