Los bogotanos prefieren leer libros técnicos y literatura infantil

Los bogotanos prefieren leer libros técnicos y literatura infantil

Anualmente, cada capitalino consulta 6,6 textos. Pero, ¿cuáles son sus lecturas preferidas?

Feria del Libro

Los libros técnicos y la literatura infantil son los más buscados en bibliotecas y librerías. 

Foto:

EFE/Mauricio Dueñas

20 de abril 2018 , 08:55 p.m.

Este mes, la Encuesta Nacional de Lectura del Dane dio luces sobre los hábitos de lectura y escritura de los colombianos. Entre esos datos, indicó que Bogotá es la segunda ciudad más lectora del país con 6,6 libros por ciudadano.

EL TIEMPO habló con bibliotecas, libreros y autoridades para saber cuáles son las temáticas selectas por los bogotanos para completar su cupo anual de lectura.

Según registros de la Red Distrital de Bibliotecas Públicas (Biblored), los materiales literarios más revisados son los cuentos (55.237 consultas), seguidos de libros álbum infantiles (30.572) y las novelas (24.911). Las colecciones para la primera infancia dominan el ranking. Por ejemplo, los más pedidos para consulta en sala de este primer trimestre fueron 'Titón, el murciélago' y 'En mi habitación', dos libros infantiles en tela de María Teresa de la Vega Gómez. Y, para préstamos externos, en la lista puntean las sagas de 'Harry Potter' y 'Las crónicas de Narnia'.

En la Biblioteca Luis Arango, los impresos más solicitados son los técnicos. Entre ellos están materiales sobre derecho, ciencias puras y aplicadas y artes. Pero, como es el caso de Biblored, los libros infantiles son una competencia fuerte.

Además, los datos indican que en las vacaciones de mitad y fin de año los bogotanos invierten el comportamiento: quieren más literatura y menos material técnico.

En el caso de la Biblioteca Nacional, lo más buscado son los archivos del Fondo Antiguo, por la naturaleza archivística de esta entidad. Uno de los más frecuentados es el Fondo Osorio José Antonio Lizarazo, compuesto por correspondencia privada, escritos inéditos, recortes de periódicos y fotografías.

Cada vez leen más

Si se comparan los resultados de esta encuesta con los de estudios anteriores, se concluye que el panorama mejora. Por ejemplo, el informe del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe indica que, para 2015, los ciudadanos leían 4,9 libros al año.

Para Diana Rey, directora de Fundalectura, un centro de documentación especializado en la lectura y la literatura infantil y juvenil, los promedios son positivos. “Los 6,6 libros al año son un índice bastante alentador. Esto tiene que ver con el esfuerzo que hace el gobierno distrital por fortalecer y crear un sistema bibliográfico para la ciudad”, explica.

Esto se materializa en el crecimiento de Biblored que este mes, por ejemplo, inauguró la Biblioteca La Marichuela en la localidad de Usme. Además, estrategias como Leer es Mi Cuento han traído títulos de la literatura a colegios públicos del Distrito.
Muchas de estas actividades se hacen en alianza con el Ministerio de Cultura.

Ana Roda, directora de Lecturas y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura y una de las personas que más ha trabajado en políticas públicas de lectura, el impacto ha sido especialmente satisfactorio en la población infantil. "Las estrategias distritales han acertado en la primera infancia. Esto muestra la necesidad de darles continuidad a estas políticas. Según la encuesta, en Bogotá al 48, 5 de niños menores de 5 años leyó o le leyeron", explica Roda.

Sin embargo, estos estudios también plantean retos: “Esta encuesta es un llamado a revisar el cubrimiento de la ciudad rural”, apunta Diana Rey. Y, al respecto, Roda plantea que es necesario replantear cómo llegar a estas zonas: "cuando proponemos los proyectos y organizamos las bibliotecas, la población y los colectivos se involucran. Y tienen saberes y características que deben ser tenidos en cuenta: ellos se empoderan y nos dan insumos interesantes. Hay que contar con la gente de la ruralidad, no sencillamente llegar a trabajar".

Otro elemento por trabajar serán los textos en plataformas digitales porque según la encuesta, 81,2 % de los lectores ya se han integrado a esta nueva forma de consumo.

¿Dónde están leyendo?

El estudio del Dane reveló que, al momento de elegir su biblioteca, el 35,4 % de los bogotanos prefiere las de carácter público y comunitario.

En la capital, además de las 22 sedes que tiene Biblored, la Luis Ángel Arango y la Biblioteca Nacional, hay más de 100 espacios comunitarios de lectura.

Incluso, aparecen entornos no convencionales con material bibliográfico. En la ciudad hay 71 Paraderos Paralibros Paraparques en el espacio público, ocho biblioestaciones en el sistema transporte y siete puntos de lectura en plazas de mercado. “Así se logra que el libro se vuelva un elemento cotidiano”, opina Rey. “Las bibliotecas se han convertido en patrimonio de la ciudad. Son escenarios de prácticas artísticas y así la gente se vincula más”, agrega.

Por su parte, Ana Roda asegura que uno de los focos del trabajo distrital ha poner los libros al alcance de la mano de los ciudadanos. "En 2012, la asistencia a bibliotecas públicas era del 26%. Hoy sube casi 10 puntos, eso es un logro impresionante. La gente percibe que en las bibliotecas se puede aprender, participar y crear", asegura. 

Se mueve en la calle

“Siga: los libros, los libros”, dice Cristina, una vendedora informal de la calle 16 con carrera 8.ª, una de las zonas comerciales más populares de esta industria. “Tengo el último libro de Mario Mendoza. A 10.000 pesos”. Y exhibe una versión pirata del 'Diario del fin mundo', la más buscada por estos días en el centro de la ciudad.

Afuera, los libreros dan sus estadísticas. “Lo que más buscan aquí son los textos del colegio, el plan lector, aunque también vienen por Mario Mendoza”, explica Myriam, de la Librería Orión, ubicada en el mismo sector. “Los clásicos de la literatura siempre se venden. Pero lo que más se maneja son los libros técnicos”, agrega Fabio García, de Libros El Búho, uno de los locales del Centro Cultural del Libro.

Los ciudadanos se agolpan sobre las vitrinas y otros más se dirigen hacia la Luis Ángel Arango, con maletas que se vuelven cuadradas y voluminosas. Habrá muchos que lean más de 6,6 libros al año.

ANA PUENTES
Escuela de Periodismo Multimedia de El Tiempo@soypuentes

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.