Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Sigue la polémica por el sacrificio de 40 peces exóticos en Bogotá

Sábado 25 de febrero de 2017
Bogotá

Sigue la polémica por el sacrificio de 40 peces exóticos en Bogotá

Las especies habían sido incautadas en el centro comercial Atlantis Plaza.

Por:  JULIANA MATEUS TÉLLEZ | 

Dentro de los animales sacrificados había varios ejemplares de peces como el Cirujano, el Payaso, el Mandarín, el Real y el Dragón, que proviene de Indonesia, en el sudeste asiático.

Foto: Secretaría Distrital de Ambiente

Dentro de los animales sacrificados había varios ejemplares de peces como el Cirujano, el Payaso, el Mandarín, el Real y el Dragón, que proviene de Indonesia, en el sudeste asiático.

0

compartidos

Para la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) de Bogotá el año empezó con una fuerte controversia, esto debido al comunicado en el que afirman que los 40 animales que habían sido incautados en el centro comercial Atlantis Plaza fueron sacrificados. (Lea más aquí: Sacrifican a animales incautados en centro comercial Atlantis)

La primera medida que tomó la SDA estuvo fundamentada en que “la tenencia de estos animales sin permiso vulnera el Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica”. Así lo afirma el comunicado publicado por la Secretaría.

Sin embargo, la decisión de aplicar la eutanasia a estas especies ha generado polémica ya que algunas partes han calificado de “improvisada” la medida de la Secretaría Distrital de Ambiente, mientras que otras la califican de “correcta”.

En un principio se podría decir que la decisión fue la correcta. Al ser estas especies foráneas no es bueno liberar organismos de donde no son originarios. Esto puede traer bacterias o enfermedades que pueden atacar a otros organismos”, afirmó para EL TIEMPO Jorge Jácome, director de la carrera de Biología de la Universidad Javeriana.

Por su parte, Conservación Internacional Colombia, emitió un comunicado en el que afirma que estas especies introducidas, que posteriormente se convierten en invasoras, representan una de las mayores amenazas a la biodiversidad. Además, advierten que emplear la eutanasia es, por definición, un acto humanitario y da algunas justificaciones para su uso como una de las opciones menos costosa.

Pero frente a estos argumentos, académicos y organizaciones han manifestado su voz en contra.

“Nuestra percepción es de preocupación porque el manejo de la Secretaría evidencia que no tienen capacidad para atender temas de fauna marina. Esto demuestra improvisación”, dijo Andrea Padilla, vocera de AnimaNaturalis Internacional.

En opinión de Padilla, la principal queja que se podría hacer sobre estos hechos es que la Secretaría hizo el proceso de incautación sin tener claridad sobre lo que iban a hacer con las especies, ya que, según el seguimiento que ella le ha hecho al caso, no se siguieron protocolos básicos de protección.

“En el caso de una de las estrellas de mar se pasó del acuario en que la tenían a una bolsa como si fuera un paquete, sin tener consideración alguna con el clima del agua. Se llevaron las especies a un lugar en donde los peces no tenían el ambiente adecuado”, expresó.

Por otro lado el biólogo Javier González, profesor de la Universidad Javeriana, coincidió en que la decisión de la eutanasia no fue la mejor y que hay otras opciones, que además existen dentro de la normatividad colombiana, como lo es tenerlos en cautiverio.

La Fundación Museo del Mar en Santa Marta, por ejemplo, se ofreció a recibir a estos peces y adecuarles un hábitat para el buen desarrollo de estos.

La opción del cautiverio hubiera sido la opción más adecuada, es decir, tenerlos vivos y en buenas condiciones, pero en otro lado con espacios suficientes para nadar, donde además no se encuentren hacinados y que el agua no tenga algún tipo de parásitos” afirmó González.

La inquietud de los opositores a esta decisión está en que solo se tenga en cuenta la preocupación ambiental, y se deje de lado la preservación de la vida de los animales, ya que estos son los principales afectados.

JULIANA MATEUS TÉLLEZ
ELTIEMPO.COM

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

La Nación aprobó plata para metro de Bogotá y Regiotram

Siguiente

Nación aprobó 15 billones para el metro, regiotram y TM para Soacha

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad