Primer corte a obras del coliseo El Campín en Bogotá

Primer corte a obras del coliseo El Campín en Bogotá

La nueva estructura contará con un aforo para más de 13.000 espectadores.

fg

Se demolerá la zona actual de la cancha, para dar paso a una tribuna de platea.

Foto:

IDRD

15 de febrero 2017 , 10:03 p.m.

Luego de años de discusiones entre el Concejo de Bogotá y el Distrito por el legendario coliseo El Campín, de si se derrumbaba o se remodelaba y quién debería estar a cargo del proyecto, por fin se ven obreros trabajando y un cuatro por ciento de la obra lista.

Esta iniciativa es posible luego de una alianza público-privada (APP) entre el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) y la firma Colombiana de Escenarios que se logró después de muchas reuniones bajo la administración del alcalde Gustavo Petro y que esta alcaldía retomó pero con importantes cambios. (Lea también: Este es el cambio que tendrá el Coliseo El Campín)

La inversión es de 70.000 millones de pesos y busca una nueva imagen para la deteriorada estructura de más de 40 años de existencia. Tendrá un diseño moderno que se ajuste a eventos culturales, deportivos y artísticos de talla mundial.

Desde el pasado 10 de enero comenzó el desmonte de ventanas, sanitarios, desmantelamientos eléctricos, hidrosanitarios, demolición del cerramiento exterior de concreto y el inicio de la etapa de excavación para los pilotes, y vaciado de pilotes.

La primera meta es lograr el reforzamiento estructural y un cambio de fachada, mientras que dentro de la estructura se hará lo mismo con columnas, vigas y graderías.

Los cambios serán drásticos; por ejemplo, se demolerá la zona actual de la cancha, para dar paso a una tribuna de platea con las mejores condiciones técnicas y de servicio. Lo mismo se hará con cuatro o cinco graderías para construir el escenario, que será utilizado en conciertos.

Más canchas y parques

De acuerdo con Enrique Peñalosa, el nuevo coliseo El Campín contará con un aforo para 13.000 espectadores, pero, según explicó, esta Administración logró que dentro del proyecto se incluyeran obras adicionales, como una pista de skate, cuatro canchas de fútbol 5, una pista de trote, una ciclorruta externa y dos parques: uno para los adultos mayores y otro infantil.

Enrique Taladriz, representante de Inversiones Hiller, expresó: “El coliseo tiene unas características extraordinarias para convertirlo en un escenario de clase internacional. Actualmente administramos el Arena Chile de Santiago (que también se hizo por APP), que es muy parecido. Y aquí vimos un mercado que va creciendo, lo que nos animó a aliarnos con un socio local (Tuboleta.com), que conoce bien el mercado colombiano (desde el 2012 entraron en el proceso)”. Otra singularidad es que se construirá un nuevo edificio envolvente de cuatro pisos, con un área de 13.000 metros cuadrados, que tendrá accesos al escenario a través de ocho escaleras y cinco ascensores con capacidad para 20 personas cada uno.

La idea es posicionar este escenario, situado en uno de los sectores más estratégicos de la ciudad, entre los más importantes de América Latina. Para ello también están contemplados salones VIP, sponsor, boxes, servicio de internet por red wifi para los asistentes, áreas comerciales, cajeros automáticos, salones de eventos y espacios para venta de alimentos y bebidas, entre otros. “Esta obra es muy importante para modernizar la oferta lúdica en Bogotá. Con ella se contribuye a abrir más y mejores espacios en temas como recreación y realización de conciertos masivos. Por eso Bogotá se convierte en la capital recreativa y deportiva”, dijo el director del IDRD, Orlando Molano Pérez.

Cuando se comenzó a contemplar este proyecto en el 2015, el gerente general de Tuboleta.com, Hernando Sánchez Gil, auguró que este proyecto podría traerle a Bogotá más de 90 espectáculos anuales, con más de 500.000 espectadores, pues allí podrían presentarse shows musicales, familiares, culturales, teatrales y deportivos.

Las nostalgias

Décadas después, una estructura –que muchos asemejaban con un ovni– ‘aterrizó’ para quedarse y se convirtió no solo en un templo deportivo, sino en un lugar donde varias generaciones hicieron largas filas para disfrutar de conciertos, shows y espectáculos. El coliseo El Campín fue inaugurado en 1973 y es de vital importancia para la capital del país.

Desde 1968, cuando comenzó su construcción, se erigió como uno de los escenarios bajo techo más grandes de la ciudad, en el que podían caber hasta 14.000 personas, aunque al comienzo se pensó en hacer allí una piscina. Su diseño fue tan innovador que dos años después de su inauguración fue Premio Nacional de Ingeniería, según lo consigna el libro Historia de los parques bogotanos, de César A. Prieto. (Además: Adiós, viejo amigo)

Al comienzo, su movimiento era muy deportivo. “Cuando niño, mi papá me llevaba y había juegos de baloncesto y otros deportes, pero como aquí no los apoyan, todo se fue deteriorando. Que lo tumben y hagan algo moderno y limpio”, dijo Alfredo Sánchez. Aunque el lugar no se construyó para ser un espacio de conciertos, pues muchos le criticaron su acústica, no hay generación que no se acuerde de cómo se gozaron las presentaciones que allí tuvieron lugar.

*Escríbanos a carmal@eltiempo.com
BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA