El millonario elefante blanco que heredó la ETB

El millonario elefante blanco que heredó la ETB

Pretendía ser un centro de datos, pero se volvió una pesadilla de 15.000 millones de pesos.

Centro de datos de ETB

Así luce hoy el que pretendía ser un centro de datos de alta tecnología de la ETB.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

27 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

En manos de la Fiscalía General y de la Contraloría Distrital terminó un proyecto estratégico de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) con el que la compañía pretendía fortalecerse, ofrecer mejores servicios a sus clientes y competir a alto nivel.

Se trata de la construcción e implementación de un centro de datos llamado Data Center Alma, cuyo costo, en el 2013, fue estimado en 60.000 millones de pesos y para el cual la ETB destinó un predio de 6.870 metros cuadrados, en la carrera 33 con calle 12, localidad de Puente Aranda.

EL TIEMPO conoció que la construcción del centro comenzó sin licencia, quedó en obra negra un año después de contratado (ver foto) y los equipos tecnológicos que debían entregarse en funcionamiento, terminaron almacenados en una bodega y hoy siguen sin prestar ningún servicio.

La actual administración de la ETB se percató de la existencia de este proyecto el 4 de abril del 2016, cuando le llegó un aviso de interventoría en el cual se informaba que en los últimos cuatro días no había maquinaria ni hombres trabajando en Puente Aranda.

En ese momento, la entidad supo que el 28 de mayo del 2015, la ETB contrató a la firma brasileña Aceco TI S. A. para implementar el nuevo Data Center, que implicaba hacer la obra civil, suministrar bienes y servicios de instalación, configuración, pruebas, estabilización y puesta en funcionamiento. El valor fue por alrededor de 31.000 millones de pesos y el plazo de entrega, de 33 meses por etapas, la primera de las cuales era de seis meses para entregar la obra civil, el suministro de equipos, la instalación y puesta en marcha del centro.

Cuando EL TIEMPO consultó a fuentes de la ETB sobre el particular, estas le aseguraron que se tiene documentado el abandono de obra por la firma brasileña, que en su momento tuvo que registrar una sucursal en Colombia para ejecutar el contrato.

Un informe de auditoría de la Contraloría Distrital, de julio pasado, documentó que el contrato se comenzó a ejecutar el 11 de junio del 2015 (seis meses antes de que terminara la administración Petro), sin licencia de urbanismo. Por la obra, que desde abril del 2016 está paralizada, se alcanzaron a pagar 5.787 millones de pesos.

Consultada por EL TIEMPO, Aceco TI dijo que los pagos los recibió por trabajos ejecutados y negó que haya abandonado la obra. En un comunicado afirmó que “fue la misma ETB la que no autorizó el ingreso del personal de Aceco TI al proyecto”, pero, por ahora, no ha precisado nombres, fechas ni funcionarios.

Cambiaron el contrato

A tres meses de vencerse el plazo de seis que tenía Aceco para entregar la primera fase de la obra, el 2 de septiembre del 2015, la ETB firmó un segundo contrato con la firma colombiana Compufácil, por alrededor de 27.000 millones de pesos.

Esta empresa debía entregar en funcionamiento y estabilizado el Data Center, pero su trabajo dependía de que Aceco cumpliera.

Sin embargo, el 7 de diciembre del 2015 se modificó el contrato y, en lugar de entregar los servicios funcionando y estabilizados, se acordó que dejara los bienes en bodega. Después de este cambio, el contratista recibió pagos por alrededor de 8.290 millones de pesos, según la Contraloría.

La auditoría verificó que aunque los equipos se recibieron en diciembre del 2015, los manifiestos de aduana tienen fechas del 28 y el 29 de enero del 2016, lo cual indica que se entregaron después de certificar que habían sido recibidos.

Centro de datos de ETB

Foto de los equipos que siguen en bodega y son parte del expediente con el que la Contraloría documentó posible detrimento fiscal.

Foto:

Cortesía Contraloría Distrital

Juez y parte

Uno de los hallazgos de este frustrado proyecto está relacionado con un contrato del 13 de febrero del 2015, con la firma costarricense Data Center Consultores Sociedad Anónima (DCC). A esta compañía, la ETB le encargó el diseño e ingeniería detallada, la elaboración de los términos de referencia técnicos y la evaluación de las ofertas para construir el Data Center.

La Contraloría cuestionó que, en contra de las normas que lo prohíben, en el mismo contrato la ETB le encargó a DCC la interventoría del proyecto que ella misma había diseñado.

Un certificado del Registro Nacional de Costa Rica, que figura entre los documentos entregados para el contrato, señala que el objeto social de DCC es “compra y venta de bienes inmuebles en general, importación y exportación de equipo médico, inversiones, agricultura y ganadería, comercio en general”.

Lo que espera ahora la Administración es que la Fiscalía establezca quiénes son los responsables de un millonario proyecto que frustró a los bogotanos, no modernizó a la ETB y hoy es otro elefante blanco que se exhibe en el centro de Bogotá.

Expresidente de ETB

“A la fecha no conozco de esta investigación ni las circunstancias del mismo”, respondió a una consulta de EL TIEMPO Saúl Kattan, presidente de la ETB para la época en que se declaró como proyecto estratégico, se diseñó y contrató el nuevo Data Center.

A la pregunta de si tuvo conocimiento del asunto del Data Center y de los problemas que representó su ejecución, respondió que ha tratado de no intervenir con la nueva administración y, por ende, no está enterado de lo que está sucediendo. Kattan no firmó ninguno de los contratos.

Lo que se ha pagado

(DCC) Data Center Consultores Sociedad Anónima

Diseñar la ingeniería detallada, elaborar los términos de referencia técnicos, evaluar las ofertas en el proceso de selección para implementar el centro de datos, hacer la interventoría del proyecto y garantizar la certificación Tier III (Tier es un sistema que permite evaluar la infraestructura de los centros de datos).

Pago: 217.500 dólares.

Por la ETB, el contrato lo firmó Pablo Antonio Gómez Mora, en calidad de vicepresidente de Estrategia y Desarrollo de Negocios.

Aceco TI S. A.

Implementar el nuevo Data Center: obra civil, el suministro de bienes, servicios de instalación, configuración, pruebas, estabilización y puesta en funcionamiento.

Por la ETB firmó Daniel Federico Vásquez Labady, vicepresidente de Infraestructura de ETB, y por Aceco, Jhon Edward Dávalos, apoderado especial de Aceco en Colombia.

Se hicieron dos pagos por 2.893’461.355 pesos cada uno, el 30 de noviembre del 2015 y en febrero del 2016 (certificado en diciembre). En total: $ 5.786’922.710.

Compufácil


Suministrar los bienes, el licenciamiento del uso del ‘software’, el servicio de instalación, configuración, implementación, pruebas, puesta en producción, estabilización y capacitación. También quedó a cargo del diseño, la implementación y el aseguramiento de calidad del modelo operativo, tanto del nuevo Data Center como de los demás ‘data centers’ de la ETB.

Pagos por $ 8.290’494.480.

Por la ETB firmó Daniel Federico Vásquez Labady, vicepresidente de Infraestructura, y por Compufácil, Héctor Fernando Montealegre Perea.

Actual ETB envió el caso a la Contraloría y a la Fiscalía

El 27 de mayo del 2016, la actual presidencia de la ETB le solicitó a la Contraloría Distrital investigar la contratación, ejecución e interventoría del Data Center, mientras intentó concretar con Aceco TI la terminación del proyecto.

Al tiempo que la ETB supo de la parálisis de la obra, también empezaron a llegar reclamos de algunos subcontratistas que decían que Aceco no les pagaba.

Después de fracasar en las conversaciones con Aceco, ninguna propuesta se concretó por escrito, y finalmente la ETB notificó el 12 de agosto que desde el 16 de septiembre del 2016 se terminaría –por incumplimiento– el contrato del Data Center.

Lo siguiente que hizo ETB fue contratar con Aciem (la Asociación Colombiana de Ingenieros) un estudio pericial sobre la calidad del Data Center, hasta donde se construyó. Según documentó la Contraloría, el dictamen recomendó no seguir con la obra, porque Aciem encontró fallas en la estructura y la cimentación y conceptuó que esa obra no se podía ejecutar en seis meses. Además, estimó que se necesitarían 18 meses para hacer los ajustes.

El 17 de febrero pasado, una vez reunidas todas las piezas del frustrado Data Center, en el caso del contrato con Aceco TI, la ETB denunció penalmente ante la Dirección Nacional de la Fiscalía especializada contra la corrupción.

El 11 de julio pasado, luego de evidenciar fallas también en el contrato con Compufácil, el cual fue modificado para que los equipos no se entregaran funcionando, como se contrató inicialmente, sino para embodegarlos, amplió la denuncia penal en la Unidad Seccional Anticorrupción.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA