Nobeles hablaron de paz con 'Iván Márquez' en el cierre de la Cumbre

Nobeles hablaron de paz con 'Iván Márquez' en el cierre de la Cumbre

El jefe de las Farc aprovechó para decir que 'no se han visto las excarcelaciones esperadas'.

fg

'Iván Márquez', jefe de las Farc (de espaldas) saludó a José Ramos (Timor Oriental, nobel 1996), a David Trimble (izquierda) y a Humberto de la Calle.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

04 de febrero 2017 , 07:20 p.m.

El inicio de la jornada de los nobeles de paz este sábado contó con la presencia de ‘Iván Márquez’, jefe de la guerrilla de las Farc. Al dirigirse al público, durante el panel que abordó las negociaciones entre el grupo revolucionario y el Gobierno colombiano, fue enfático en que la logística para instalar las zonas de normalización para la insurgencia (donde se agruparán antes de dejar las armas) ha funcionado a marcha lenta, igual que las amnistías prometidas a los guerrilleros.

Por lo anterior, ‘Márquez’ se mostró preocupado, y aprovechó los micrófonos para dejar sentada su inquietud: “La amnistía se debió tramitar con prontitud en el Congreso. Esto, en vez de traer la alegría de la libertad, ha llenado de incertidumbre a la insurgencia; no se han visto las excarcelaciones esperadas”.

Antes de finalizar su intervención, el líder guerrillero reclamó el cumplimiento de lo pactado y que “las buenas intenciones que ha demostrado el Gobierno se materialicen, y se solucionen los inconvenientes. Al final derrotaremos la pobreza, la desigualdad, la exclusión, la guerra sucia y la desidia. Aspiramos a que las generaciones digan ‘gracias al acuerdo de paz de La Habana (Cuba), tenemos vida digna’ ”.

(También: Cerca de 1.800 guerrilleras de las Farc irán a sitios de desarme)

Lord David Trimble (Irlanda, nobel de 1998) y José Ramos Horta (Timor Oriental, nobel de 1996) escucharon con atención, lo mismo que Humberto de la Calle, jefe de la delegación del Gobierno que estuvo en Cuba.

“El país tiene que aprender que no existe una sola verdad del conflicto, sino que existen muchas, y que no se trata de conocer solo la historia del conflicto, sino también de las responsabilidades que tenemos con él”, expresó De la Calle, quien aprovechó para destacar la labor del comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, quien diseñó todo el modelo de negociación.

Ramos Horta aplaudió los acuerdos que llevan a finalizar una guerra que duró más de cinco décadas, y así mismo advirtió que estos deben implementarse con orden y consistencia, “involucrando también a las Fuerzas Militares y al resto del país, hasta lo local. Esa es la manera de resolver los pequeños y grandes problemas”.

Sergio Jaramillo se tomó la palabra para llamar a todos los colombianos y pedirles que, de cara a las elecciones presidenciales del 2018, no entreguen su voto para derrotar la paz que se está construyendo. “Me preocupa que los candidatos presidenciales no vayan a respetar los acuerdos alcanzados en La Habana, porque el interés por el poder a veces tiende a derrotar el interés por la paz. Hay que exigir respeto por el proceso realizado”.

David Trimble, finalmente, recordó que el diálogo siempre será la mejor opción para conciliar.

(Además: Presidente Santos organiza su equipo para el posconflicto)

La paz del mundo en cuatro ideas de los expertos

1. Empresas deben reinventarse

El rol de las empresas, igual que una sociedad que busca la paz, debe modificarse. Además de hacer buenos productos, deben contribuir en temas de investigación y tecnología, para ayudar a completar las acciones del Gobierno. Economías que crezcan menos del 5 % no tendrán suficiente para invertir en la paz.

2. Mujeres en el posconflicto

Deben ser ciudadanas activas, que creen oportunidades, como económicas y sociales, en esta nueva etapa del país. El género femenino es necesario para comunicar sobre la paz, porque son educadoras por naturaleza. El enfoque de género en el acuerdo de paz colombiano se logró gracias a su lucha.

3. La educación es el motor más fuerte

El día que los 1,8 trillones de dólares que el mundo invierte en guerra y defensa se equilibren con el gasto en educación y atención a la infancia, ese día el mundo estará muy cerca de vivir en paz. Túnez, que hizo obligatorio el estudio hasta los 16 años, demostró que educar es progreso.

4. La reconciliación toma su tiempo

La reconciliación es un proceso personal, de ‘tú a tú’, y en ella no interviene la política. En Irlanda del Norte, el desarme dependió del diálogo entre individuos, que muchas veces rindió frutos y otras no. Sin embargo, no se perdió nunca la paciencia, y a este ritmo, lento pero seguro, se aseguró la paz tan esperada.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA