Patricia cambió las porcelanas por figuras de terror en su hogar

Patricia cambió las porcelanas por figuras de terror en su hogar

La casa-museo ubicada en el barrio Palo Blanco, de Engativá, guarda 3.000 piezas del cine de terror.

Patricia cambió las porcelanas por figuras de terror en su hogar
Foto:

EL TIEMPO

02 de julio 2018 , 09:57 a.m.

¿Se imagina ser observado por Chucky, Freddy Krueger o Jasón de Viernes 13, mientras duerme? Así le ocurre todos los días y noches a Patricia Parra Venturoli, la coleccionista de figuras de terror del cine más reconocida en Colombia.

Con casi 3.000 piezas traídas de Estados Unidos y Japón, Patricia es referente internacional entre otros coleccionistas.

Desde pequeña, ella ha sido amante del cine; sin embargo, su pasión por la colección la heredó de su familia.

“Yo empecé coleccionando películas; soy una amante del cine, tengo 15.000 cintas, la mayoría de terror”, compartió la coleccionista, quien un día se levantó y se dijo así misma: “Voy a cambiar las porcelanas de mi casa por figuras de terror, quiero traer a todos los personajes de la pantalla grande a mi casa”.

Y así fue como hace 15 años vive haciendo lo que más le gusta.

“Como cinéfila que soy, veo películas de acción, ficción y hasta de superhéroes, pero el terror me atrae por la adrenalina”, contó la coleccionista de origen italiano, quien primero adquirió al Padrino –y su carro–, interpretado por Marlon Brando.

Sus dos pasiones son el cine y la música: “Todo lo que es arte tiene que ver conmigo”, exclama Patricia, quien, a pesar de coleccionar figuras de terror, en su sala tiene un rincón dedicado a las bandas clásicas de rock. Incluso, su figura favorita en ese lugar de la casa es el busto de Elvis Presley.

A propósito, esta es una de las más importantes para ella, pues le costó bastante conseguirla, ya que solo hay dos en el mundo; la otra en Japón.

Voy a cambiar las porcelanas de mi casa por figuras de terror, quiero traer a todos los personajes de la pantalla grande a mi casa

La casa museo

Así le llama Patricia a su hogar, ubicado en el barrio Palo Blanco, en el noroccidente de Bogotá.

“En la parte social encuentras las cosas agradables. El terror ya es aparte”, explicó Patricia mientras me enseñaba la sala de su casa, que es la primera sección del museo.


“La exhibición se divide en tres; aquí también tengo lo mejor de la música de los años 70 y 80”, comparte orgullosa, mientras señala otras figuras de películas como 300, Volver al Futuro, Harry Potter, Charly y La Fábrica de Chocolates y El Llanero Solitario, entre muchas otras.

Su sala también está decorada con los protagonistas de las mejores series de televisión, como Juego de Tronos, Lost, Los Cazafantasmas y La familia Monster.
En cuanto a su pasión, sus dos colecciones favoritas son las de Chucky y Living Dead Dolls, una serie de muñecas que vienen dentro de sus ataúdes y con acta de defunción; cada una cuenta una historia.

“Esas son mis colecciones más consentidas, y quiero conseguir todas sus piezas, aunque el espacio se me está acabando”, se lamenta la coleccionista.

En su habitación está la colección más grande, de la que solo tiene personajes de terror que alcanzan hasta 18 pulgadas, todos con su propio sonido y que cuentan parte de su historia con la misma voz que se les escucha en el cine.

“A Chuky lo tengo en todos sus tamaños y formas, también tengo a Caperucita Roja versión terror; también, de Masacre en Texas, Candyman, Hostal, Scream, Juegos Macabros, Stranger Things, Psicosis –la mamá, Norman Bass– y la mano de Freddy Krueger, entre otros”, comenta la coleccionista mientras enseña las escenografías que ella misma les construye a los personajes con la intención de que todos los visitantes los vean tal cual como aparecen en el cine.

La tercera parte de su colección está en el altillo de su casa; ella misma adaptó ese espacio para acomodar más figuras. Mientras uno sube las escaleras se ven cuadros de Aliens y Viernes 13, como también de Krueger y Robocop.

Algunas de las figuras de allí son la caja de música de El Conjuro, el verdadero muñeco en el que se inspiraron para crear a Chuky, la versión original de Anabelle y unas muñecas que ella misma hace en versión terror con ojos de botones.

Una familia coleccionista

“Desde que conozco a mi esposo le han gustado los Legos. Cuando él vio que yo me tomé la casa, también quiso exhibir sus legos en el estudio”, añade Patricia, quien también es una mamá poco común, pues en vez de ropa o tecnología, ella prefiere regalarles figuras a sus hijos.

“A mis hijos les he ido pegando ese gusto. Por ejemplo, yo me di cuenta de que a mi hija Jimena le gustaba Star Wars y Harry Potter, entonces empecé a regalarle esas figuras y hoy en día tiene su colección”.

La casa-museo está abierta a todo el público. Quienes quieran visitarla deben seguir su página en Facebook: Mundo Coleccionista y escribirle un mensaje.

Por Youtube también pueden conocer tanto su colección como otros contenidos curiosos: el nombre de su canal es Mundo Coleccionista.

SARA DANIELA CAICEDO NIÑO
Redacción EL TIEMPO ZONA@sara_caicedo

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.