El barrio Los Puentes ahora es el mural más grande de Bogotá

El barrio Los Puentes ahora es el mural más grande de Bogotá

Más de 800 vecinos acompañados por artistas pintaron las fachadas de sus casas.

Mural en Barrio Los Puentes

El alcalde Enrique Peñalosa recorrió el barrio Los Puentes e inauguró el mural con la comunidad.

Foto:

Cortesía Alcaldía

05 de junio 2017 , 12:00 a.m.

Con el olor a pintura todavía fresco, pero con sus cuadras llenas de colores, los habitantes del barrio Los Puentes, de la localidad Rafael Uribe Uribe, recibieron el fin de semana al alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, para inaugurar el mural comunitario más grande de Bogotá.

Un poema, rostros enmascarados, un saxofón, un redoblante y varios malabaristas le mostraron la obra artística en la que elaboraron más de 235 familias del sector.

Se trata de ‘El río de la vida’, un mural que se pintó en 350 predios del barrio y que con el trabajo de los vecinos, apoyados por el Distrito y la Fundación Orbis, a través del proyecto HabitArte, le cambió la vida a un barrio que por años vivió entre los conflictos y la indiferencia y que comenzó como invasión entre la montaña y el río.

Al principio a muchos habitantes no les sonaba la idea pero al final tomaron la espátula y la brocha, como hizo Rafael Velandia, para darle un giro a la presencia de sus casas. Él junto con su familia estuvieron entre los primeros en llenar de vida su hogar y negocio llamado Donde Pachito. “Este mural representa muchas cosas para mí ya que la unión de mi familia se hizo más fuerte y la comunicación con mis vecinos mejoró bastante”, comentó Rafael, mientras atendía su tienda.

Subiendo por una de las coloridas y estrechas escaleras del barrio se encontraban abuelos compartiendo con adultos y niños. Como si fuera Navidad ofrecían al que llegaba algo para degustar. Doña Adela Pacheco, presidenta de la junta de acción comunal, vestida con un blazer blanco, un pantalón oscuro y tacones recibía a todos con orgullo. “Todos dimos nuestro grano de arena para tejer cada lazo y presentar, como lo dice el doctor Peñalosa, uno de los mejores murales en Bogotá; cada niño, preocupándose porque no haya basuras, es algo importante, ya que nos hace entender que fue mucho más que pintar una simple casa”.

El autoestima de la comunidad, la seguridad, el trabajo en equipo y las habilidades que se encontraron durante el proceso fueron la oportunidad para que las personas que no estaban trabajando tuvieran un espacio para ser escuchadas y entrenadas para el servicio de la comunidad por artistas de Ink Crew que junto con la fundación Orbis y Pintuco pudieron hacer talleres de trabajos en las alturas, mezclas de colores y el manejo de las brochas.

“Esos meses de arduo trabajo fueron compensados cada noche; ver la labor de los abuelitos y niños fue increíble, las familias unidas, mejor dicho, parecían festividades porque llegaban personas de sus rutinas diarias, se ponían sus overoles, sacaban sus pinceles y pintaban una parte que se les había dejado como referencia”, comentó Carlos, conocido como ‘Ospen’, uno de los artistas de Ink Crew.

–Don Jair, ¿cómo hizo para motivar a su familia para que todos los días salieran a pintar la casa?

–No hubo necesidad, mijo, mis hijos en un principio se asomaban y veían que varios vecinos estaban pintando desde muy temprano, y al ver esto ellos empezaban a decirme ‘papi, papi, al vecino le está quedando mejor la casa, salgamos con brochas y ganémosle’.

Jair fue uno de los habitantes que explotó al máximo sus habilidades. Tuvo la oportunidad de hacer parte del curso de alturas, de motivar a sus vecinos y liderar cuándo se pintaba bajo las indicaciones de los radioteléfonos.

Cuenta que era complicado y divertido como uno de los artistas se hacía al frente del barrio y con un monóculo y radioteléfono indicaba los pasos y el trazo para pintar y poner las cintas que marcaban el límite de cierto color. “Cuándo se empezó a formar el cuerpo de la mujer en el mural, se tomaron varios puntos al frente del barrio para ser guiados por radioteléfono, una vez nos tocó pintar una parte del cuerpo varias veces porque la línea del brazo a lo lejos no concordaba con la de la casa de la otra acera”, contó Jair.

El mural fue festejado con un bazar al frente del barrio Los Puentes. Juan Carlos Moreno director de Pintuco contó al TIEMPO que el proyecto fue mucho más allá de la pintura, el trabajo dejó un sentido de comunidad y pertenencia a los habitantes del barrio.

En los planes figura mejorar 68.000 fachadas en Bogotá, de barrios que han sido estigmatizados.

–Bueno ¿Y por qué tiene la camisa untada de pintura si hoy es la celebración?

–Estaba haciendo unos retoques para que la obra quedara perfecta (risas).

Datos clave del mural

Para hacer este mural se utilizaron 2.129 galones de pintura.

La intervención comenzó el 9 de febrero y beneficia a 844 habitantes que se unieron para pintar su barrio con el apoyo del colectivo Ink Crew.

Durante el proceso, 62 de los residentes recibieron capacitación en estuco y pintura, trabajo en alturas, manipulación de alimentos y belleza.

En los planes de hacer murales de este tipo figuran otros 10 barrios de la ciudad.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA