Movilidad y contaminación, discusión en el futuro de la calle 13

Movilidad y contaminación, discusión en el futuro de la calle 13

De 6 a 7 de la mañana circulan 7.190 vehículos, que se mueven a 15 km por hora en promedio.

Movilidad en Bogotá

El Distrito plantea un decreto para restringir el tránsito de vehículos de carga entre la av. Boyacá y el límite occidental de la ciudad, de lunes a viernes de 6 a 8 a. m.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

05 de mayo 2018 , 10:00 p.m.

La velocidad promedio en la calle 13, entre el río Bogotá y la avenida 68, es de 15 kilómetros por hora. Y en un día normal, entre las 6 y las 7 de la mañana, transitan en ambos sentidos más de 7.190 vehículos, entre camiones, buses, particulares, motocicletas y bicicletas. En toda la ciudad, el promedio es de 21,7 km/h.

Al alto tráfico vehicular se suman el mal estado de la vía en algunos tramos, el polvo, las industrias y fábricas que se ubican a lo largo del corredor, lo cual desencadena que los niveles de contaminación sobrepasen los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según datos suministrados por la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA).

Las mediciones realizadas por la Secretaría de Ambiente para este corredor indican que las partículas gruesas o PM 10 están por encima de las recomendadas por la OMS, según las cuales no deben sobrepasar los 50 microgramos por metro cúbico (mg /m³). Las estaciones de monitoreo Sevillana y Kennedy arrojaron que están en 66 mg/m³, y 55 mg /m³, respectivamente. El promedio de la ciudad estuvo en 41 en el 2017.

Para las micropartículas PM 2,5 —las más dañinas para la salud, ya que logran ingresar a los pulmones y al torrente sanguíneo—, las mediciones tampoco son positivas. En ambas, Sevillana y Kennedy, la concentración fue de 28 mg/m³, cuando lo recomendado para este parámetro, según la misma OMS, es que no se pase de 25. El promedio de la ciudad en este renglón fue de 19 mg/m³, señaló Ambiente.

Según la Subdirección de Calidad del Aire de la SDA, este comportamiento de la concentración del material particulado a lo largo de un día en toda la ciudad y para días hábiles presenta un pico marcado entre las 5 y las 11 a. m. y el más fuerte es de 6 a 8 a. m., que corresponde a la hora del pico y placa con el que se busca restringir el tránsito de vehículos de carga de dos ejes con capacidad de siete o más toneladas, de lunes a viernes, entre el límite del río Bogotá y la avenida Boyacá.

Este decreto está para la firma del alcalde mayor en los próximos días.

Juan Carlos Rodríguez, presidente de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga (Colfecar), señaló que la semana próxima se reunirán con el Distrito para concertar argumentos sobre el decreto. “Eso nos preocupa porque la restricción incrementa los costos, y al final los que van a sufrir son los usuarios”, agregó en su momento el dirigente gremial.

La pregunta que surge es: ¿qué se ha hecho para mejorar la movilidad y el aire en esta vía y el conflicto que esto ha desatado? En un recorrido por este corredor desde la 68 hasta los límites de la ciudad, EL TIEMPO pudo constatar que en muchos tramos no hay andenes y en los que sí los hay, los vehículos se han apropiado de ellos.

La vía tiene tres carriles por sentido (cuando llueve, el agua se apoza en uno de ellos y quedan solo dos en uso), pero estos no están demarcados. A esto se suman los huecos y la falta de pasos peatonales seguros, que lleva a que en cualquier punto se crucen los peatones, ciclistas y demás usuarios, poniendo en riesgo su vida.

Cifras de la Secretaría de Movilidad señalan que entre enero y abril del 2017, en esta vía fallecieron 8 personas; este número bajó con respecto al mismo periodo del 2018, cuando fueron 5 las víctimas.

No hay puentes peatonales ni semáforos, los andenes están invadidos”, asegura Antonio Díaz, comerciante del sector y quien debe cruzar esta calle todos los días.

Sobre la congestión, Víctor Beltrán, quien conduce a diario su camioneta por este corredor, explica que es muy trancada y desde el puente del río Bogotá hasta el sector de la 68 se puede gastar en tiempo hasta una hora y media. “Falta que la arreglen y den una mejor movilidad, este es un corredor que lo lleva directo al centro de la ciudad”, agregó.

Humberto Molina, experto en planeación urbana y regional, manifiesta que la calle 13 y la autopista Sur son los corredores que más tráfico pesado tienen. “La 13 siempre fue concebida como una vía de interconexión regional desde finales del siglo XIX (1895). Al crecer la ciudad hacia el occidente y no tener otro tipo de transporte y vías, esta se congestionó por el tráfico pesado, el particular y el público, que día a día se incrementó”, agregó Molina.

Plinio Alejandro Bernal, experto en movilidad, dice que desde hace años se está en mora de hacer una intervención integral a la vía. “Este corredor tiene altas posibilidades de renovación urbana. Está en el centro de la ciudad, y en el extremo occidental cuenta con conectividad con otras vías, en algunos sitios permitiría ampliaciones, tal vez cabría TransMilenio. Hay zonas con potencial para cambiar de uso, buenos proyectos de densificación que podrían ser susceptibles de ser realizados”, agrega Bernal.

EL TIEMPO conoció que el Distrito planea construir TM por ese corredor para conectarlo con el que ya existe desde el sector de Puente Aranda hasta el centro de la ciudad (ver nota anexa), pero mientras esto se concreta sigue el conflicto que genera que una de las principales vías para el transporte de carga siga en el limbo y la solución a corto plazo sea la restricción de estos carros.

Nueva troncal de TM hasta el río Bogotá

Los estudios y diseños para construir TransMilenio (TM) por la calle 13 desde la carrera 50 hasta el límite occidental de la ciudad (11,4 kilómetros) empezaron en febrero pasado y serán entregados en el primer trimestre del 2019.

Se hará en dos tramos, el primero va desde la carrera 50 hasta la Ciudad de Cali y el otro, de la Cali hasta el límite del río Bogotá. Tendrá 14 estaciones, se recuperarán 301.692 metros cuadrados de espacio público y se construirán 19 kilómetros de ciclorruta. Contará con seis carriles por sentido, dos para TM y cuatro para tráfico mixto.

Se beneficiarán un millón de habitantes de Fontibón y Puente Aranda y de los municipios de Funza, Mosquera, Madrid y Facatativá. En este paquete también se realizan los estudios y diseños de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) de 35,5 kilómetros. Incluye el ramal de la avenida Villavicencio hasta la Ciudad de Cali y las Américas hasta la Ciudad de Cali, y está a cargo de la consultoría Unión Temporal APP ALO, con una inversión de $ 25.853 millones.

JOHN CERÓN
EL TIEMPO
johcer@eltiempo.com
En Twitter: @CeronBastidas

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.