Médicos de la Santa Fe cuidarán del sumo pontífice en Colombia

Médicos de la Santa Fe cuidarán del sumo pontífice en Colombia

Dos doctores acompañarán al Papa durante todo su recorrido por el país, las 24 horas.

Médicos del Papa

El equipo de doctores que estarán a cargo de la visita estarán distribuidos, dos harán acompañamiento 24 horas y otros dos desde la clínica.

Foto:

Tatiana Ortiz / EL TIEMPO ZONA

05 de septiembre 2017 , 10:34 p.m.

Dos fotos con el Papa Juan Pablo II, durante su visita a Colombia en 1986, le traen recuerdos al doctor Francisco Holguín –de la Fundación Santa Fe– de lo que en su momento fue una misión médica inigualable: estar al tanto del santo padre y cuidarlo del más mínimo resfriado.

Hoy su recuerdo vuelve a ser realidad pues, con la llegada del papa Francisco a nuestro país, un nuevo retrato enmarcará que Holguín –junto con el doctor Édgar Celis– serán el equipo de guardianes que asistirán al sumo pontífice ante cualquier golpe, molestia o dolor.

Hace unos meses, Holguín recibió el llamado del coordinador eclesiástico de la visita del Papa en Colombia, para darle la buena noticia de que él, y la Fundación Santa Fe, ubicada en la localidad de Usaquén, eran los asignados de prestarle atención médica.

En las manos de este médico, que trabaja hace 35 años en la Santa Fe, está la labor de cuidar al papa Francisco las 24 horas del día durante todo su recorrido por Colombia; en este trabajo lo acompañará el doctor Celis, jefe de medicina crítica y del cuidado intensivo de la Fundación, con aproximadamente 30 años de trayectoria.

“Se diseñó un plan en el que se estipula que dos médicos de aquí de la Fundación Santa Fe lo vamos a acompañar durante todo el recorrido para cubrir cualquier necesidad de salud que se presente, en coordinación con los médicos que trae. El Papa viene con dos doctores personales”, explicó Holguín.

La estrategia durante el paso del santo padre consiste en que una ambulancia medicalizada, que tiene todos los requerimientos para atender una emergencia, lo acompañará las 24 horas.

Ante alguna eventualidad en Bogotá, el Papa se desplazaría a la Fundación Santa Fe en ambulancia o helicóptero –todo medicalizado–, según se requiera, y tendría la atención en la clínica en manos de un equipo de especialistas pendientes de cualquier imprevisto que suceda.

“Se tiene un plan de atención prioritaria en urgencias, dos habitaciones reservadas para él y sus médicos privados, en la parte nueva ampliada de la Fundación; y unidad de cuidados intensivos, entre otros servicios que necesite el santo padre para su atención. Todo está dispuesto desde el 6 de septiembre que llega, hasta cuando se vaya”, sostuvo el doctor Holguín.

Estos dos médicos también harán acompañamiento a las distintas ciudades que visitará el Papa, donde ya hicieron una revisión previa y asignaron algunos centros hospitalarios para el cuidado local ante cualquier emergencia y, si es necesario, el traslado del Papa a la Fundación Santa Fe, en Bogotá.

“En Villavicencio se atendería en el Hospital Departamental, o en la Clínica Cardio vascular; en Medellín, en la Clínica de las Américas o el Hospital Pablo Tobón Uribe; y en Cartagena, en el Hospital Navarra. Este plan de salud ya lo conoce el Vaticano”.

Los riesgos

De acuerdo con el doctor Holguín, la visita del Papa es maratónica, por lo que las largas jornadas y la variación del clima podrían ser determinantes en la salud del sumo pontífice.

“El 7 de septiembre empieza esa labor intensa, durante todo el día en medio de multitudes. Los otros días sale y vuelve a Bogotá; es una agenda de agotamiento, entonces, siempre hay un riesgo, sobre todo por la altura de Bogotá, y el frío y el calor de Villavicencio y Cartagena. Sin embargo, es una persona que ha mostrado una fortaleza tremenda, por lo que confiamos y esperamos que no pase nada, pero si toca, estamos muy preparados para atenderlo”, destacó.

Médicos del Papa

Los doctores Edgar Celis (izquierda) y Francisco Holguín acompañarán al Papa las 24 horas.

Foto:

Tatiana Ortiz / EL TIEMPO ZONA

La labor se repite

Pero ante cualquier temor de que algo suceda, en Holguín y Celis sobresale la emoción de ser los escogidos para esta misión, la misma que hace 31 años Holguín tuvo el placer de disfrutar con Juan Pablo II.

“Hay mucha emoción. Es un sentimiento de humildad porque es un evento grande y sobre todo con una persona tan universal; es en verdad un sentimiento muy bonito. El contacto permanente con él, estar en sus intervenciones, en todo su andar, es muy emocionante, hasta indescriptible”, dijo Holguín.

Hoy, estos dos médicos esperan con ansiedad la llegada del Papa, para enmarcar un recuerdo que los acompañará toda la vida y que estará junto con las fotos de sus títulos profesionales. Rezan a Dios y le encomiendan esta santa labor médica.

Escríbanos a zona@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA