Protestan en Bogotá por asesinato de niña de 7 años

Protestan en Bogotá por asesinato de niña de 7 años

Ciudadanos se encontraron en parque de Lourdes. Usuarios se unieron con hashtag #TodosSomosYuliana.

fg

Indignación por feminicidio y violación de la niña Yuliana Andrea Samboni Muñóz, quien tenía siete años de edad. En la foto, la fachada del edificio donde fue asesinada la niña.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

14 de diciembre 2016 , 04:28 p.m.

El frío que caracteriza las noches capitalinas, esta vez se vio atenuado ante el calor de las velas encendidas y el clamor vehemente de los asistentes al parque Lourdes. Pedían justicia en el caso de Yuliana Andrea Samboni, una niña de siete años, que fue encontrada muerta y con aparentes signos de violación y tortura, luego de ser raptada en la localidad de Chapinero.

Bajo la luz de los focos intermitentes de la plazoleta, se reunieron hombres y mujeres de todas las edades. Algunos vestían camisetas blancas con el #MeDueleBogotá, otros llevaban carteles con mensajes de solidaridad, pero también de indignación ante la falta de medidas judiciales en el caso, y un grupo más llevaba flores y globos blancos como homenaje a la que dicen, “es un angelito que nos ve desde el cielo”.

“Señor, señora, no sea indiferente. Matan las mujeres en la cara de la gente”, se escucha en coro en medio del lugar. A un lado, Liliana Lombana, una asistente a la manifestación, sostiene su globo con un gesto de tristeza en su rostro. “Este globo blanco simboliza que ya se fue, que ya no está. Y me duele. Me duele porque tengo un hijo y esto que está pasando es horrible, es una niña que se fue al cielo y no recibió ayuda de nadie”, dice.

La organización llama a un minuto de silencio. En el ambiente se mezclan sentimientos de tristeza, impotencia, dolor e indignación. Nadie se mira con el otro, todos parecen avergonzados, y claro, como sociedad, tenemos que estarlo.

“Que este sea el último minuto de silencio por una mujer víctima de la violencia”, dice la voz oficial al terminar el acto.

Entre tanto una canción dedicada a la vida, interpretada por una mujer víctima de la violencia, retumba en los oídos de los cientos de asistentes al evento.16766730AUDIO-16766730-0.mp3

Unos minutos más tarde Fluencio Samboni, padre de Yuliana, interviene ante la mirada de los que al otro lado de la tarima lo observaban abrumados.“Muy buenas noches al público que me está acompañando en este dolor. Lo que pido es justicia, que el dinero no ayude a que se quede impune el crimen”, dice. Segundos después, se escucha una voz femenina que le contesta “no lo vamos a permitir” (Lea también: 'Hasta 50 años de cárcel podría pagar el autor de feminicidio de menor').

Las arengas continúan, los asistentes corean: "sin justicia, no hay paz", mensaje que, a su turno, también expresó la secretaria distrital de Educación, María Victoria Angulo. "Un país que espera reconciliarse, no es posible solamente dentro de las aulas; es en el camino a la escuela, es en la forma como todos aprendemos a vivir juntos. Si queremos transitar a la paz, ojalá no sean estos los eventos que nos reúnan, sino que nos reunamos para hablar de cómo hemos sido garantes de los derechos de los niños y las niñas".

"Mi silencio, mi culpa. Poner fin a la cultura de la violación", se oye del otro lado de la plazoleta. Allí están algunas personas que hacen parte del Grupo Comunista Revolucionario. Uno de ellos, quien se identificó como 'Don Jairo', considera que la importancia de esta manifestación está en "no quedarnos callados frente a algo que se quiere normalizar y que solamente despierta indignación cuando sucede algo tan bochornoso como lo que pasó con la niña, pero que se ve normal en las actuaciones diarias, en el transporte, en el trabajo".

E hizo un llamado a los hombres para que no se sientan superiores "por el supuesto privilegio que nos da degradar y maltratar a las mujeres".

En ese mismo sentido, el director del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal, Antonio Hernández Llamas, señaló que “el machismo es uno de los peores gérmenes de la violencia en nuestra sociedad, producto de eso es que vemos la violencia contra la mujer como algo cultural, algo que tiene que ver con nuestra forma de ser”.

Poco a poco las velas se van apagando y algunas personas abandonan el lugar, sin embargo, las que quedan siguen proclamando con la misma firmeza que al empezar la jornada, un trato digno hacia la mujer.

Cae la noche, y al fondo una imagen que retrata la dignidad de la mujer, se congela en medio de la maraña de gente congregada a unos metros de la iglesia.

Son Luz Alba Peña y Sara Mayorga, la primera es abuela y su razón para estar acá son sus dos nietas que tienen la edad de Yuliana, la segunda no ha terminado el colegio pero está acá porque siente como un deber proteger a las niñas y mujeres de cualquier acto de violencia. Están separadas por apenas unos metros, las dos gritan, las dos están dolidas, las dos quieren una explicación, las dos tienen sus ojos inundados de lágrimas que no dejan caer porque su obligación es seguir luchando. Ellas no lo saben, pero las dos, fueron una esta noche.

Así se manifestaron los usuarios en redes sociales:

DEISY ÁVILA
Escuela Multimedia de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA