La encrucijada de los 3.200 trabajadores de Aguas de Bogotá

La encrucijada de los 3.200 trabajadores de Aguas de Bogotá

Sindicatos no dejan levantar ‘habeas data’ para que hojas de vida se den a nuevos concesionarios.

Trabajadores de Aguas de Bogotá

Trabajadores de Aguas de Bogotá en una de las protestas en la Procuraduría.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

11 de enero 2018 , 08:59 p.m.

A un mes de que se inicie la operación del nuevo esquema de aseo con los cinco concesionarios responsables de la limpieza urbana y rural, la ciudad está en una encrucijada por cuenta de la dolorosa herencia de los 3.200 trabajadores de Aguas de Bogotá (AB) a quienes se les acaba el contrato de trabajo el próximo 11 de febrero.

Lo paradójico de la situación es que mientras los operadores están buscando hojas de vida para contratar personal con experiencia, líderes de los sindicatos de AB les dieron la orden a los trabajadores de no autorizar el habeas data, es decir, que no se entreguen las hojas de vida para que los puedan contactar e iniciar el proceso de vinculación laboral en las nuevas empresas de aseo.

La situación quedó sobre el tapete este jueves durante la mesa de trabajo que lidera la Personería Distrital con la Procuraduría General, organismos que abrieron este espacio para analizar la situación de cara a que “nos interesa la estabilidad laboral, su mínimo vital y unas condiciones dignas y decentes como trabajadores”, dijo Carmen Teresa Castañeda Villamizar, personera distrital.

Sin embargo, después de tres horas de debate en esta segunda mesa de trabajo, la reunión fue suspendida porque los sindicalistas insistieron en hablar de su convención colectiva, en querellas laborales y en acuerdos de formalización más que de la situación de los trabajadores del aseo, algunos de ellos apostados en las afueras de la Personería, sobre la carrera 7.ª entre 21 y 22, a la espera de una buena nueva.

El gerente de la empresa Aguas de Bogotá, Juan Manuel García, dijo a EL TIEMPO que ya los cinco adjudicatarios del aseo expresaron su interés de ingresar a sus compañías “la mayor cantidad posible de (trabajadores) expertos” de esa empresa, pero que él no les ha podido pasar el grueso de las hojas de vida porque no le han dado el permiso de hacerlo.

Personería

Esta fue la segunda mesa de trabajo en la Personería que se levantó por falta de claridad entre sindicalistas.

Foto:

Hugo Parra / EL TIEMPO

Se les ha difundido a los trabajadores por parte de las organizaciones sindicales que al dar permiso del habeas data están renunciando a sus derechos laborales. Y esa información es equivocada y (por tanto) no ha permitido que podamos de una manera más masiva llevar (a los que ganaron la licitación) la información de las hojas de vida. El tema, al final del día, es que todos aquellos que resultaron adjudicatarios tienen que comenzar a prestar el servicio el 12 de febrero, entonces los tiempos se acortan, y es muy importante que los empleados de Aguas de Bogotá nos permitan acercarles las hojas de vida a estos operadores”, precisó García.

Sobre el tema salarial, el gerente dijo que la diferencia con el mercado laboral es mínima y que además, en los pliegos de la licitación que se adjudicó el pasado 3 de enero, se garantiza que los operarios deben ser contratados de forma directa por los operadores y no tercerizados, es decir, que no sean contratados por terceros.

Al parecer lo que hay detrás de esto son intereses de un grupo de sindicalistas que quieren mantener su fuero con el fin de no perder gabelas o beneficios, una situación que se suma a intereses políticos que operan al interior de la Empresa de Acueducto y que no quieren dejar escapar esos votos.

Uno de los operadores nuevos que solicitó no revelar su nombre, ya alertó que lo más difícil en el arranque de esta licitación es, precisamente, el proceso de transición del modelo anterior al nuevo esquema. Y en este camino, la vinculación de trabajadores con experiencia es pieza clave para el engranaje y el éxito de la operación.

Por ahora se sabe que hay unos 217 trabajadores de Aguas de Bogotá que van a continuar porque tienen protección por ser personas en vulnerabilidad o en situación de discapacidad, y ya se abrió una convocatoria laboral en la EAB para 60 puestos nuevos más las 462 hojas de vida de los que autorizaron.

Con el nuevo esquema de aseo, hay tres empresas nuevas que requieren personal. A esto se suma que una de las otras dos que repiten creció su zona.

De ahí que el gerente García insista en que “la ciudad no cambia, lo que cambia es quien la opera. Y necesitan mucha mano de obra”. Según sus cálculos, la fuerza laboral que se requiere para operar la ciudad es similar a la que hoy tiene Aguas de Bogotá. Por eso dijo que “se necesitaría a la gente que tengo y más para atender la ciudad. Con los que tenemos hoy atendíamos la mitad. Y la ciudad sigue necesitando esta mano de obra, sin duda”.

Pero como si fuera poco, en agosto pasado el Tribunal de Cundinamarca dejó sin piso el movimiento que hizo el exalcalde Gustavo Petro, quien mediante un acta de la junta directiva de la EAB llevó a esta empresa a prestar el servicio de aseo a través de la filial Aguas de Bogotá. Fue en ese momento en que se comenzó a contratar al personal para Aguas de Bogotá, en una jugada que fue catalogada en su momento como ideológica más que técnica.

Pero fue el Tribunal el que dijo que la potestad para modificar la estructura de la EAAB era del Concejo de Bogotá, por lo que el tema del aseo quedó en la cuerda floja y en un proceso de transición a tal punto que no se descartan las acciones legales del caso por decisión que tomó en su momento el exmandatario.

El pasado 7 de abril del 2016, en declaraciones a EL TIEMPO, el exgerente de la EAAB Alberto Merlano respondió a unas afirmaciones del alcalde Enrique Peñalosa sobre la convención colectiva donde se habría pactado una cláusula que obliga a la entidad a asumir a los trabajadores del aseo en caso de que se liquide Aguas de Bogotá.

A esto, Merlano respondió: “No existe ninguna cláusula de estabilidad para el personal de aseo de la empresa Aguas de Bogotá firmada en ninguna de las dos convenciones del Acueducto, ni tampoco en la convención colectiva de trabajo de la empresa Aguas de Bogotá”. Y afirmó, en ese momento, que en caso de que Aguas de Bogotá sea liquidada o de que se presente a la licitación del aseo y pierda, “el Acueducto no está obligado a asumir a los cerca de 3.000 trabajadores vinculados para el aseo”.

La Personera Distrital convocó para las 2 de la tarde del lunes 15 de enero la tercera mesa de trabajo por el asunto de los trabajadores de Aguas de Bogotá y les pidió a las partes que presenten propuestas concretas pero relacionadas con la estabilidad laboral de los 3.200 trabajadores, que es la mayor preocupación de ese organismo de control.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.