La lección que un policía veterano le dio a otro más joven

La lección que un policía veterano le dio a otro más joven

Agente iba a dejar de imponer un comparendo, pero su compañero le explicó por qué debía sancionar.

Comparendo por estacionar mal en Bogotá

Un camión parqueó sobre el andén y dañó una tapa. Policía sancionó al infractor, que debe responder.

Foto:

Felipe Motoa Franco. EL TIEMPO

17 de abril 2018 , 09:24 a.m.

El conductor de un camión estacionó su vehículo sobre el andén de la calle 127 con carrera 70 D. El vehículo no solo impidió el libre desplazamiento de los peatones sino que su peso generó que se rompiera una tapa de alcantarillado.

Al percatarse del hecho, el periodista que escribe esta historia buscó a un agente de la Policía de Tránsito para que tomara los correctivos del caso. Lo que siguió a continuación fue toda una escena en la que el uniformado pretendió dejar ir al infractor sin sanción alguna, pero otro policía, más veterano, les dio una lección a su compañero y al conductor.

Periodista (se presenta como un ciudadano común): agente, buena tarde. Vengo a pedirle que por favor haga algo con el camión que está allá en frente (cruzando la avenida calle 127, costado sur). Se estacionó sobre todo el andén para cargar una mercancía, no deja pasar a los peatones y el peso hizo que reventara una tapa del alcantarillado. No quisiera que dejen el daño ahí y luego nadie responda. 

Agente (de unos 28 años): ¿Y usted vio que dañaron la tapa? 

Periodista: sí, iba pasando y los vi, la tapa se reventó y se hundió. Además están ocupando un espacio que es para caminar, no para parquear.

Agente: entonces acompáñeme y hablamos con ellos, para que usted les diga que es testigo del daño que hicieron.

Periodista: uy, agente, la verdad es que me da susto que reaccionen mal, son varios tipos los que están cargando, de pronto me pegan.

Agente: a mí no me hacen nada, vamos.

Periodista: porque usted está uniformado y así lo respetan.

Agente: y así no esté uniformado, también. Yo sí soy hombre.

Ambos cruzan la calle y llegan hasta el automotor. El policía les pide a los tres hombres que cargan cajas que por favor llamen al dueño del vehículo. El sujeto aparece.

Agente: caballero, usted estaciona en lugar prohibido y aquí el señor (periodista) me dijo que reventaron esa tapa. Tráigame sus papeles por favor.

Infracciones de tránsito

Con vehículos que parquean en la acera, los perjudicados son los peatones, que pierden su espacio.

Foto:

EL TIEMPO

Del local que han estado sacando cajas para cargar sale una mujer, la administradora del negocio. Trata de interceder por el infractor.

Administradora: agente, qué pena, la verdad es que sí se hizo el daño de la tapa, fue sin querer. Pero antes ya la habíamos dañado y nosotros mismos la arreglamos. Esta vez también la volvemos a arreglar, me comprometo

El periodista escucha la excusa que la mujer le da al uniformado, que a su vez parece asumir que no habrá necesidad ni de comparendo ni de llamado de atención. Pasan un par de minutos sin que se proceda. Sin embargo, el comunicador permanece cruzado de brazos, a la espera de que se imponga la sanción: "No es la primera vez que dañan el espacio público, además quién y cómo garantiza que sí va a arreglar el daño; por el hueco que quedó se puede causar un accidente a los peatones", reflexiona para sus adentros.

Agente (al periodista): vea, ella dice que se compromete a arreglar el andén.

Periodista: sí, ya escuché. Pero es que están impidiendo el paso de los peatones, los andenes son para caminar no para los carros.

Administradora (al periodista): yo entiendo su molestia como ciudadano, pero entonces qué hacemos nosotros para cargar y descargar.

Agente: yo la entiendo, señora. 

Periodista: pero agente, es que los andenes son para los que caminamos, no para los vehículos.

Agente: pues uno en este caso preferiría que no haya trancón en la vía, aunque esté parqueado en el andén.

Periodista: no estoy de acuerdo.

Administradora: Agente, uno qué hace en estos casos, no hay manera.

Agente: la verdad, usted tendría que pedir un permiso en Secretaría de Movilidad, para que le den una hora y unos días exactos para que puedan parquear en la vía mientras cargan o descargan. 

El agente ya le ha recibido los documentos al conductor, que habla poco. Pero el policía no saca su libreta ni parece interesado en multar. Con sus palabras intenta pedirle al periodista que dé el beneplácito para dejar la cosa así, y creer en la palabra de la mujer. Pero el comunicador no se siente quién para decir sí o no, solo espera que el agente cumpla su función. 

Administradora (al periodista): venga, entienda por favor. 

Periodista: señora, yo no soy la autoridad, a mí no me tiene que decir nada. Lo que me preocupa (dirigiéndose al uniformado) es que el andén se quede así y luego los que pagamos el daño somos los ciudadanos, con plata de todos. Además del peligro para los que caminan.

Agente (frunciendo el ceño, amenazante, al periodista): entonces usted también me va a tener que dar su documento de identidad. Miren (a la administradora y el conductor) que es el señor quien pide que les haga el comparendo, ya me tocaría. Acompáñenme.

Los tres hombres cruzan la calle y se acercan a una cafetería donde otro policía, veterano, está sentado, con varios papeles y carpetas. El agente joven le cuenta lo ocurrido, y agrega con disgusto: "El señor aquí insiste en que hay que ponerle multa al dueño del camión".

Periodista: agente, yo solo le he pedido que haga lo que debe hacer o que me garanticen de una manera fija que van arreglar el andén, con algún papel o de alguna forma.

Agente veterano (sentado y recibiendo los documentos de identidad del conductor y el periodista: el ciudadano tiene toda la razón. Su acción es la de un veedor de la ciudad que se preocupa por el patrimonio de todos, lo mismo que uno como agente es un veedor, para que las cosas funcionen bien y la gente respete las vías y el espacio público.

El mayor comienza a escribir lo que será el comparendo. El joven se sienta y espera, lo mismo que el chofer.

Agente veterano: lo público tiene que tener dolientes y la gente se debe apropiar. En este caso usted no solo impedía que la gente circulara a pie, de manera tranquila, sino que dañó el espacio público. Ya me dijo mi compañero que su jefe dijo que iban a arreglar, pero usted tiene que entender que en estos casos debe haber un doliente, alguien que en documentos conste que hizo el daño y que es el responsable de arreglar. Entonces usted es el que tiene que insistirle a la señora para que cuadre ese daño, porque si no, le tocaría pagar a usted. Voy a enviar informe a la Alcaldía Local de Suba para que le hagan seguimiento a este caso, hasta que el daño de la tapa quede arreglado. Y además, le tengo que poner el comparendo, ya vamos a hacer las fotos de evidencia. A usted, señor (periodista), gracias por ayudarnos a hacer cumplir las normas.

Periodista: a usted las gracias por hacer su trabajo.

Este hecho ocurrió el martes 10 de abril del 2018, entre las 5:15 y las 5:40 de la tarde.

BOGOTÁ

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.