80 % de la flota de TM matriculada en Bogotá tiene más de 10 años

80 % de la flota de TM matriculada en Bogotá tiene más de 10 años

Además, el 92 por ciento de los buses del SITP provisional están entre los modelos 1997 y 2011.

Los buses de la fase 1 de TransMilenio ya tienen más de 1'000.000 de kilómetros

De estos, 2’158.289 son particulares y el 76 por ciento está entre los modelos 2001 y 2018 (1’647.313).

Foto:

Néstor Gómez / archivo EL TIEMPO

30 de octubre 2017 , 08:56 p.m.

Datos de la Secretaría de Salud señalan que entre enero y septiembre del 2017, 1’415.607 personas acudieron por casos de infección respiratoria aguda (IRA). Una de las causas es la mala calidad del aire, y entre las mayores fuentes de contaminación en Bogotá están los vehículos automotores.

De acuerdo con la evidencia científica, el diésel tiene más impacto que la gasolina, debido a que emite mucho más material particulado. Las fuentes más importantes de material particulado son los camiones de carga, los buses (SITP provisional, SITP, TransMilenio –TM–, servicio especial) y las motocicletas, estas últimas de gasolina.

De los 2’290.817 vehículos matriculados en Bogotá (no todos activos), 1.061 solo usan combustibles amigables con el medioambiente (etanol, hidrógeno, gas natural, electricidad); 2’157.783 gasolina, 95.600 diésel y el resto combinan los combustibles.

De estos, 2’158.289 son particulares y el 76 por ciento está entre los modelos 2001 y 2018 (1’647.313). De acuerdo a los datos, de los 1.326 buses de TM registrados en Bogotá, el 80 por ciento tiene más de 10 años (1.072), mientras que el 92 por ciento de los buses del SITP provisional están entre los modelos 1997 y 2011.

La cifra es un poco más alentadora cuando hablamos del SITP zonal, en donde hay registrados 8.672 buses: las estadísticas muestran que el 51 por ciento están entre los modelos 2014 y 2017 (4.457).

Para el parque automotor de taxis (50.592), las cifras dejan ver que el 47,7 por ciento (24.151) está entre los modelos 2000 y 2010 aproximadamente y, el 51 % del 2011 a 2018.

Esta es la realidad que encontró EL TIEMPO luego de analizar las cifras entregadas por la Secretaría de Movilidad, en las que se relacionan en algunos casos los modelos y el tipo de combustible que usan los vehículos que tienen placa de Bogotá o de Santa Fe de Bogotá, dejando la salvedad que algunos pueden estar inactivos o en otras ciudades y que se excluyen los vehículos matriculados en otras ciudades que circulan en la capital del país.

Enrique Rojas, ingeniero químico, experto en calidad de aire, de la Universidad Manuela Beltrán, dijo que el poco uso de combustibles amigables con el medioambiente se ve reflejado en la calidad del aire que tenemos en la ciudad. “Los que más contaminan en este momento son los vehículos que funcionan con diésel, pero el problema de los de gasolina es la edad del parque automotor”, aseguró.

Con respecto al diésel se debe tener en cuenta que el contenido de azufre –el que mayor material particulado aporta– ha mejorado: se pasó de 3.000 partes por millón a menos de 50 en los últimos 20 años, en Bogotá, pero esto no es suficiente, pues no se cumple con el estándar de ultrabajo contenido (menos de 15 partes por millón), que es lo recomendado para tecnología euro VI.

Al revisar las cifras, Darío Hidalgo, experto en el tema, fue enfático en decir que tenemos una proporción muy alta de vehículos viejos y muy alta ineficiencia. “Esto se traduce en congestión, contaminación y accidentalidad”.

Esto se traduce en congestión, contaminación y accidentalidad

Hay que tener en cuenta con respecto a los buses de TM que en la fase 1 se han dado dos prórrogas a los contratos, lo que ha hecho que estos vehículos que tenían una vida útil de 700.000 kilómetros hoy estén cercanos al 1’500.000. Por eso, en algunos puntos cuando estos carros arrancan su marcha se ven esas bocanadas de humo que sueltan al aire.

Sobre la flota de taxis, Hidalgo asegura que hay que ser claro en decir que aunque no tienen un límite en su vida útil, esta debería ser de 500.000 kilómetros, que se completan en 5 o 7 años.

La ley los deja circular hasta por 20 años y pueden seguir trabajando mientras pasen la revisión técnico-mecánica, y dado que esta no es muy estricta y existen prácticas corruptas, seguimos con algunos vehículos viejos circulando”, asegura Hidalgo.

Para los vehículos que usan gasolina, Rojas manifiesta que utilizan unos catalizadores (convertidor catalítico) para disminuir las emisiones... “pero después de cierto tiempo estos se desactivan y no funcionan de forma correcta, por lo tanto, los vehículos viejos también afectan de forma importante la calidad del aire de la ciudad”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que una ciudad no debe tener más de 20 miligramos por metro cúbico promedio anual de material particulado con diámetro inferior a diez micras (PM 10), para así disminuir los riesgos para la salud humana. Bogotá está en una media anual de 44; y aunque es una ciudad mucho menos contaminada que Ciudad de México (52 PM10) o que Santiago de Chile y Lima (71 y 78 respectivamente), está aún lejos de la recomendación de la OMS. Sin embargo, estas medidas promedio no necesariamente reflejan los episodios y los sectores críticos, y solo pueden usarse como referencias generales.

Entre las propuestas que exponen los expertos para lograr que la flota vehicular de la ciudad sea un poco más moderna y así generar beneficios ambientales y sociales, las autoridades pueden considerar impuestos asociados a la contaminación y accidentalidad por tipo de vehículo.

“Esto se aplica en Inglaterra, donde el impuesto de vehículos no está atado al valor del vehículo, sino a las emisiones. Los automotores más contaminantes pagan mayores impuestos, generando un incentivo a la renovación del parque automotor”, aseguró uno de los expertos.

Para TransMilenio y SITP provisional es urgente renovar la flota, pues la mayor parte de la existente tiene tecnología vieja y muy contaminante

Néstor Rojas, profesor asociado de la Universidad Nacional, afirma que los datos demuestran que los carros livianos son de gasolina y los buses, de diésel, pero la proporción en realidad no es lo más importante. Lo que más debe importar es la tecnología en cada tipo de vehículo, y la edad; por eso es deseable conocer los datos de los vehículos de menos de 10 años, que son los que mejor tecnología tienen.

Para TransMilenio y SITP provisional es urgente renovar la flota, pues la mayor parte de la existente tiene tecnología vieja y muy contaminante. También se observa que no ha habido un verdadero interés por promover los vehículos híbridos y eléctricos”.

JOHN CERÓN
EL TIEMPO@ceronbastidas

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA