La gripa, la más bogotana de las enfermedades

La gripa, la más bogotana de las enfermedades

Con la llegada de los españoles, este virus encontró un acogedor hogar en la ciudad.

Gripa, estornudo

El Distrito reportó que en el 2016, alrededor de 506.000 personas sufrieron de enfermedades respiratorias agudas (ERA).

Foto:

123RF.

02 de agosto 2017 , 10:59 a.m.

Contraer gripa en Bogotá es tan típico como tomarse un buen ajiaco y sencillo como asistir a Rock al Parque.

Por lo menos, así lo considera el doctor Luis Jorge Hernández, salubrista y epidemiólogo de la Universidad de los Andes, quien ha dedicado parte de su carrera a estudiar la evolución de este virus en la ciudad.

“Bogotá es muy susceptible de alojar virus respiratorios: por su altura, el flujo de los vientos y las temporadas de lluvias. Desde la llegada de los españoles, la gripa encontró un acogedor hogar en la capital”, explica el doctor Hernández.

Y es que, contra lo que se cree, el virus de la influenza, como se conoce científicamente a la gripa, no es una enfermedad tropical, sino que, junto con la sífilis y el gonococo, son herencia de la madre patria.

De hecho, se dice que Cristóbal Colón fue uno de los primeros portadores del virus en el Nuevo Mundo.

Según los historiadores George Lovell y Noble David Cook, en 1493, el almirante resultó ‘apestado’ durante una epidemia en La Española (hoy Haití y República Dominicana).

Casi 80 años después, el virus ya se había expandido desde las islas del Caribe hasta el altiplano cundiboyacense.


El sacerdote franciscano Pedro Aguado registró en 1568 –cual cronista– la aparición de una enfermedad no identificada, con síntomas similares a los de la influenza.

“Dio en los naturales (indígenas) y españoles (...) en muchas maneras: en romadizo (mocos), en dolor de costado y de oído”, escribe Aguado. Y agrega en su particular descripción que murieron muchos en Santafé de Bogotá, entre ellos el oidor –juez durante la Colonia– Diego Villafañe.

“En ese entonces, poco se sabía sobre las causas de la gripa. Desde la Antigüedad se la relacionaba con la influencia de los astros en las personas; por eso ganó el nombre influenza”, dice el doctor Hernández.

El AH1N1, en el 2009, casi que alcanzó estas proporciones, pero no sabemos cuándo sea el siguiente episodio

La gripa de 1918

Aunque la influenza, de acuerdo con Lovell y Cook, cobró casi que el 20 por ciento de la vida de indígenas (muchos de Bogotá), no sería su última aparición en América.
En 1918, cuando el mundo pensaba que no podía existir algo peor que la Primera Guerra Mundial, apareció una ‘dama’ para nada agradable a la vista.

Fue una epidemia de grandes proporciones que cruzó el Atlántico y cobró la vida de unos 40 millones de personas, en menos de un año. Se llamó: ‘dama’ o ‘gripe española’ porque, al estar al margen de la guerra, el virus –el cual, al parecer, portaban soldados estadounidenses que viajaron a Europa– se hizo más visible en el país ibérico.

Y si en el Viejo Continente las consecuencias de la influenza fueron devastadoras, por no decir la mayor catástrofe demográfica de la historia, ¿qué decir en Bogotá?
“Se manifestó en zonas urbanas, en lugares con hacinamiento, mala salubridad y falta de agua potable: la capital, a principio de siglo, no dejaba de parecer un caserío”, señala el epidemiólogo.

Para esa época, al igual que en la prensa mundial, EL TIEMPO también hablaba sobre los estragos de la gripa española: “La epidemia de la gripe que hay en Bogotá es algo verdaderamente fabuloso. Más del 20 por 100 de la población se encuentra atacado por esta enfermedad, sin que baños ni remedios sean capaces de librarla de ella; y aunque parece que no es grave, sí es en alto grado desagradable”. Incluso, hasta caricatura se le sacó a la enfermedad.

Se manifestó en zonas urbanas, en lugares con hacinamiento, mala salubridad y falta de agua potable

Por supuesto, esta publicación se hizo antes de que la influenza, que había llegado a mediados de octubre de 1918, cobrara la vida de 1.500 capitalinos en menos de un año.
Sin embargo, para finales 1919, con la construcción del hospital de La Hortúa por el Estado y con recursos de los privados, como la Junta de Socorro, Bogotá logró controlar la influenza.

Desde entonces, la gripa permanece latente en la ciudad, casi que es un patrimonio, y hoy la transmiten 15 tipos distintos de virus.

“Cada 20 o 30 años se dan epidemias de gripa del nivel de la española. El AH1N1, en el 2009, casi que alcanzó estas proporciones, pero no sabemos cuándo sea el siguiente episodio”, explica Hernández.

Gripa

Aunque la influenza, de acuerdo con Lovell y Cook, cobró casi que el 20 por ciento de la vida de indígenas (muchos de Bogotá), no sería su última aparición en América.

Foto:

El Tiempo

Es más contagiosa en agosto por el frío

Tanto el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) como el doctor Luis Hernández coinciden en que agosto es un mes propicio para aumentar los casos de gripa.

“Aunque no se presentan fuertes lluvias este año, los vientos alisios del sureste causan una baja de temperatura en la ciudad, de entre 9 a 10 grados centígrados; escenario propio para las enfermedades respiratorias”, señaló Cristian Uscátegui, jefe de pronósticos del Ideam. El doctor Hernández también advierte que este clima frío, en las mañanas, hace que niños y personas de la tercera edad respiren por la boca y se contagien con más facilidad. “El frío también hace que nos aglomeremos más, y así la influenza se hace más contagiosa”.

La batalla contra la influenza

Erradicar la gripa en Bogotá –y en cualquier lugar del mundo– es casi imposible. Según el doctor Hernández, el virus tiene la capacidad de mutar (cambiar sus propiedades genéticas) tan rápido que, solas, las vacunas no dan la ‘talla’ para combatirlo.

Por esta razón, los salubristas prefieren promover hábitos como usar tapabocas y lavarse las manos, para evitar los contagios, y que así la influenza no se vuelva epidémica.

Ahora, la gripa en Bogotá es endémica, o sea, la enfermedad forma y formará parte de la ciudad, y nosotros debemos aprender a vivir con ella, como en tierra caliente toca aprender a vivir con el zika”, dice el doctor Hernández.

Es más, la Secretaría de Salud reporta que, ahora mismo, en el aire bogotano rondan unos 15 virus que causan infecciones respiratorias; los más comunes son el adenovirus y virus sincitial respiratorio, que afectan los pulmones de niños menores de 5 años, y la parainfluenza, o sea, la gripa corriente.

Contagiarse, tan fácil como andar en TM

Otra de las propiedades de la gripa, de acuerdo con el doctor Hernández, es que puede sobrevivir más de seis horas por fuera del cuerpo humano. “La influenza puede vivir en manijas y pasamanos como los de TransMilenio. Es más, un solo contagiado puede transmitir el virus hasta a ocho personas, que estén a menos de dos metros”, dice el epidemiólogo.

En Bogotá, según Salud, se registran, al año, dos temporadas de infecciones respiratorias agudas (IRA) causadas por virus como la influenza.
Estos picos, tal como determinan los científicos, se presentan entre mayo y junio y entre agosto y septiembre. El número de infectados, en mayo de 2016, llegó a los 50.000.

Por otra parte, la contaminación atmosférica y la falta de condiciones higiénicas hacen de la capital un espacio ideal para la gripa. “El virus se pega al material particulado (emisiones contaminantes) y viaja más rápido. Además, cruza la barrera de especies, entre humanos y otros animales, con facilidad”, concluye Hernández.

Gripa

Fue una epidemia de grandes proporciones que cruzó el Atlántico y cobró la vida de unos 40 millones de personas, en menos de un año.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Niños, los más vulnerables

El Distrito reportó que en el 2016, alrededor de 506.000 personas sufrieron de enfermedades respiratorias agudas (ERA) causadas por virus como la influenza.

De ellas, 212.000 fueron niños menores de 5 años. Es decir, el blanco de los virus respiratorios son los menores de edad. En ese mismo año, 23 menores murieron por infecciones respiratorias como neumonías. “Esto no debe suceder en ningún país del mundo. La gente ya no puede morir de gripa. Y la ciudad debe volcar sus esfuerzos para que esto no pase”, explica el doctor Hernández.

Recuento de la gripa, de la Colonia a la actualidad

1493 Se presenta la primera epidemia de gripa registrada en Latinoamérica. Ocurrió en La Española. Se dice que Cristóbal Colón fue uno de los contagiados.

1568 Fray Pedro Aguado escribe sobreuna enfermedad con síntomas parecidos a la influenza. Según él, “murieron indí- genas y españoles en la sabana”.

1918 A mediados de octubre de 1918 se reportan los primeros casos de gripe española en Bogotá. El virus mató a 1.500 personas en la ciudad.

1933 La farmacéutica Burroughs/Wellcome aísla el bacilo de Pfeiffer, causante de la influenza. Este fue el primer paso en la lucha contra la gripa.

2009 En mayo de este año se registra el primer caso de la AH1N1, también conocida como gripa porcina, en Bogotá. El virus cobra más de 8.500 vidas en América.

CARLOS ANDRÉS CUEVAS
PABLO ARCINIEGAS
Redacción EL TIEMPO ZONA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA