Investigan agresión a Betsy Bermúdez, joven que denunció ataque sexual

Investigan agresión a Betsy Bermúdez, joven que denunció ataque sexual

Bermúdez tenía marcas de violencia y rastros de escopolamina. Se recupera en el hospital de Kennedy.

Betsy Bermúdez Lanchero

Betsy Bermúdez Lanchero quiere que las mujeres sepan que si denuncian, pueden recobrar la libertad.

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO

06 de junio 2017 , 11:24 a.m.

Casi cuatro días estuvo perdido el rastro de Betsy Bermúdez Lanchero, la joven de 27 años que le contó a EL TIEMPO cómo había sido víctima de abuso sexual por parte de su padre.

En la madrugada de este lunes, la muchacha fue ingresada a la sala de observación del hospital de Kennedy.

Según confirmaron familiares de Bermúdez, a ella la condujeron hasta el centro asistencial, pues fue encontrada con hematomas en varias partes del cuerpo y los análisis iniciales informaron que fue intoxicada con escopolamina.

“Le reportan al cuadrante de la Policía que una joven ingresó al centro hospitalario, al parecer escopolaminada”, había señalado antes el coronel Ludwin Jaimes, oficial de inspección de la Policía Metropolitana.

Los médicos nos informaron que se encuentra estable y está reunida con la hermana. Está consciente y ya ha recibido alimentos. Sin embargo, no reconoce a nadie. Nos dijeron que no quiere que ningún hombre se le acerque, solo permite que la atienda el personal femenino del hospital”, indicó José Caballero, cuñado de la víctima.

Nos dijeron que no quiere que ningún hombre se le acerque, solo permite que la atienda el personal femenino del hospital

Tras notificarse la situación, miembros del Cuerpo Técnico de Investigación acudieron al lugar para recaudar pistas de los responsables de la intoxicación y del señalado ataque del que habría sido víctima la joven Betsy. Hasta el momento se desconoce si la joven sufrió alguna agresión sexual.

Antecedente

Bermúdez Lanchero había sido visto por última vez en un barrio de la localidad de Bosa. Ella, que vive con su hija de 6 años y se gana la vida trabajando en un taller de soldadura de hierro, le contó a EL TIEMPO que espera terminar el bachillerato y sacar adelante a su chiquita, toda vez que abandonó sus estudios cuando cursaba noveno grado. Esto, tras las marcas psicológicas que le dejó su padre, a quien le cuesta llamar así, luego de que este abusara sexualmente de ella desde que tenía 7 años.

“Llegaba borracho y se metía a mi cuarto. Me decía que si yo le decía a mi mamá, no me iba a creer”, narró en su momento. De hecho, cuando la madre lo sorprendía en el cuarto de su hija, él le decía que se estaba despidiendo. “¡Y salía como si nada!”, cuenta la joven, al recordar el cinismo del que siempre hizo gala el agresor.

En el 2005 falleció la madre de Betsy, que cuatro meses atrás había cumplido 15 años, sin saber lo que era una infancia feliz. Entonces su papá la convirtió en su mujer. Le tenía que cocinar y la accedía a la fuerza a su antojo. “Él abusó de mí cuando mi mamá falleció. Desde ahí fue la pesadilla más grande de mi vida”, dijo. Comenzó a vivir bajo amenaza. “Yo no le podía decir nada porque me pegaba. Él llegaba borracho con mi hermano, lo acostaba a dormir y decía que lo iba a matar”.

Así, bajo amenazas y abuso, continuó la vida de Betsy. Hasta que el 27 de noviembre del 2013 finalmente tuvo el valor para denunciar formalmente a su violador y maltratador; el 20 de noviembre del 2014 lo capturaron; y en mayo del 2016 lo condenaron a siete años de prisión por violencia intrafamiliar y a 20 años por abuso sexual.

En adelante, la joven ha tratado de dejar su pasado atrás y recuperarse de sus marcas.

Según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en Bogotá, entre los meses de enero y abril de este año se registraron en total 876 casos de mujeres menores de edad que fueron presuntamente víctimas de abuso sexual, y 145 casos de mujeres mayores de 18 años que denunciaron este tipo de violencia.

Las edades en las que las mujeres son más vulnerables a las agresiones sexuales son entre los 10 y los 14 años; en los primeros cuatro meses del año se registraron 410 casos que afectaron a ese segmento.

Según el informe, las localidades de Bosa, Ciudad Bolívar, San Cristóbal y Kennedy, todas ubicadas en el sur y oriente de la capital, son las que concentran el mayor número de casos de violencia sexual en menores de edad.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA