Estudio demuestra la inequidad para acceder a ciclorrutas

Estudio demuestra la inequidad para acceder a ciclorrutas

Universidad de Washington plantea necesidad de mejorar infraestructura en estratos populares.

fg

Los estratos 1 y 2 de Bogotá son los que más limitaciones encuentran para acceder a la red de infraestructura para bicicletas.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

14 de agosto 2016 , 07:58 p.m.

Los estratos 1 y 2 de Bogotá suman el 51,7 % de la población, pero son los que más limitaciones encuentran para acceder a la red de infraestructura para bicicletas. Igual tendencia se observa con relación a estaciones y paraderos del sistema de transporte público. Los datos se establecen al medir las distancias que los separan de esas instalaciones.

Así lo muestran las conclusiones del estudio ‘Las ciclorrutas y su distribución por estrato socioeconómico en Bogotá: ¿Existe equidad?’, el cual financió el Instituto de Salud Pública de la Universidad de Washington en Saint Louis (Estados Unidos), que se presentó en el XII Congreso Colombiano de Obesidad, celebrado entre el jueves y sábado pasados. (Lea también: 'En Bogotá se ve una inversión alta en transporte público')

Como contexto inicial, los investigadores en temas de salud pública Diana Parra (Universidad de Washington), Luis Fernando Gómez (Universidad Javeriana) y José David Pinzón (Universidad Jorge Tadeo Lozano) resaltaron los cerca de 400 kilómetros de “la red de ciclorrutas (CR) de Bogotá, que es una de las más grandes de Latinoamérica y ha contribuido a la utilización de la bicicleta como medio de transporte activo. Alrededor del 5 por ciento de los bogotanos usan este medio”.

Pero los analistas fueron más allá. Obtuvieron datos de la Oficina Distrital de Catastro (con base en 44.534 manzanas de la zona urbana) y los analizaron con un software especializado, para determinar la distribución espacial de la red de CR y su accesibilidad.

Al revisar la ciudad como si fuera un conjunto homogéneo, sin estratos, se observa que la media para llegar hasta una CR es de 590 metros. Pero la diferencia se revela al discriminar por estratos: los pobladores del estrato 1 deben movilizarse 1.531 metros (o 1,5 kilómetros) para llegar hasta la CR más próxima, mientras que los de estrato 6 deben recorrer 373 metros, es decir, cuatro veces menos.

En esta escala, el estrato 5 es el que goza de la infraestructura más próxima para la bicicleta, al tener que recorrer una media de 349 metros para alcanzar una CR, seguido de los estratos 6, 4, 3, 2 y 1. Conviene recordar que la red de infraestructura de bicicleta incluye CR, bicicarriles y carriles compartidos.

¿En qué se traduce este desequilibrio? El estudio plantea que la bici es una opción que por razones económicas podría tener mayor acogida entre los estratos populares (1, 2 y 3), pero la lejanía de CR desincentiva esta opción y también les incrementa la posibilidad de sufrir accidentes de tráfico en caso de movilizarse en los caballitos de acero, toda vez que deben circular por las vías vehiculares. A propósito, el informe Bogotá, Cómo Vamos demuestra que el número de fallecidos en accidentes de bicicleta va en aumento: en 2013 fueron 47 personas, en el 2014, 56, y en el 2015, 60.

Estaciones y paraderos

Un capítulo especial se ocupa de la cercanía de las manzanas frente a las estaciones de TransMilenio. La media que la ciudad debe recorrer para llegar a una de estas es de 1.956 metros (casi dos kilómetros). Con seguridad, el lector se preguntará de dónde sale esa distancia tan notable. La respuesta es que la media que deben recorrer los de del estrato 1 es de 4.025 metros (poco más de 4 kilómetros), en tanto que los del estrato 2 (41,3 % de la población total) se ven obligados a moverse 2.185 metros.

En contraste, el estrato 4 es el que se encuentra más próximo a las estaciones de TM, con una media de 1.164, seguido de los estratos 5, 6 y 3, todos con una medida cercana. Cabe aclarar que el sistema complementario (alimentadores, zonales y SITP) suple parte de esas distancias. Pero no en todos los casos

Al medir la cercanía del estrato 1 con las estaciones del SITP, se ve que la distancia media es de 1.061 metros, mientras que los demás estratos van de los 386 a los 245 metros. Otro apunte revelador expone que mientras un ciudadano del estrato 1 cuenta con una sola posibilidad de tener un paradero del SITP a menos de 500 m, el de estrato 2 llega a 5,8 posibilidades, el de estrato 5 alcanza 23,5 y el del 6 tiene 15,3.

Como se puede notar, el mayor salto de desigualdad (en todo el informe) se halla entre los estratos 1 y 2 frente a los estratos 4, 5 y 6.

“El estrato 1 parece ser un universo aparte. Teniendo en cuenta que más del 50 % de la población se ubica en los estratos 1 y 2, se deben mejorar las ofertas de transporte público”, plantea el estudio, que además analizó la cercanía frente a las ciclovías que ofrece la ciudad cada fin de semana. En ese punto, la tendencia fue similar.

“La ciclovía es un orgullo para los bogotanos. Sin embargo, no se comporta como un parque lineal en el sentido que no suple la carencia de espacio libre para esparcimiento en las poblaciones más necesitadas”, finalizaron los investigadores, que dejaron la invitación a la ciudad para generar mayor equidad en los renglones analizados.

FELIPE MOTOA FRANCO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter @felipemotoa

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA