TransMilenio cambiará pisos de lámina para combatir el exceso de ruido

TransMilenio cambiará pisos de lámina para combatir el exceso de ruido

La Empresa revela plan para enfrentar los altos niveles sonoros en el sistema.

fg

Los niveles sonoros en el sistema, en algunos casos, están más de 10 decibeles por encima de lo permitido.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

05 de octubre 2016 , 02:15 a.m.

Miles de ciudadanos están expuestos todos los días a altos niveles de ruido en las estaciones de TransMilenio. Incluso, algunas están muy por encima de lo permitido por ley. Esto, por lo tanto, se está convirtiendo, prácticamente, en un problema de salud pública por las afectaciones que produce a los constantes viajeros del sistema de transporte de Bogotá.

Solo las estaciones Escuela Militar, el ruido puede alcanzar los 93,4 decibeles en una hora pico; en la Marly, 88,2; la del Restrepo, 83.5 decibeles, y La Despensa, 81,1 decibeles, según un estudio de la Universidad Manuela Beltrán.

Todos los días, estos niveles están infringiendo la normativa reglamentada por la Resolución 627 del 2006 del Ministerio de Ambiente, que establece que la cantidad de decibeles en zonas residenciales debe ser de 65 decibeles en el día, 55 decibeles en la noche y en zonas industriales, de 75 decibeles como máximo.

Médicos consultados por este diario aseguraron que una persona que esté diariamente expuesta a sonidos reiterativos de por lo menos 85 decibles puede causar, a largo plazo, pérdida auditiva.

(Lea también 'Estos son los efectos de la exposición al ruido en la salud')

Ante este panorama, TransMilenio le dijo a ELTIEMPO.COM que admite que sí hay problemas de ruido en las estaciones y que tiene un plan para intentar disminuir los altos registros de ruido en el sistema.

La empresa de transporte anunció que se ha ordenado el cambio de 12.000 metros cuadrados de de lámina de aluminio por piso en concreto reforzado con fibra, que tiene mayor durabilidad y genera menos ruido.

TransMilenio también se comprometió a instalar más puertas robustas, las cuales en principio se pensaron con el fin de restringir el acceso ilegal a las estaciones, pero que, en criterio de la empresa, ayudan a aislar el ruido.

Los encargados del sistema agregaron que la Secretaría Distrital de Ambiente y el Instituto de Desarrollo Urbano han generado una normativa para incorporar un porcentaje de caucho en los asfaltos de las vías de la ciudad, lo que, según TransMilenio, contribuye con la mitigación de los altos niveles de ruido que se generan producto del paso de los buses por la calzada, pues esta ha sido identificada a nivel nacional e internacional como una de las principales fuentes aportantes de ruido en la infraestructura vial.

‘Hay un vacío legal’: TransMilenio

A pesar de que considera que los niveles de ruido son altos en algunas estaciones, TransMilenio señala que, pese a que en el país existen normas que regulan los estándares máximos de ruido permitidos, no hay en el país un marco normativo específico que establezca los límites de presión sonora en sistemas de transporte y que oriente sobre los lineamientos, requisitos o restricciones asociados a su infraestructura.

La empresa asegura que las normas existentes que hacen alusión a niveles de exposición de ruido muestran tres factores a tener en cuenta: intensidad, frecuencia y tiempo de exposición. Teniendo en cuenta que las estaciones son sitios de paso, habría que revisar si hay incidencia y se cumplen todos los parámetros que demuestren la exposición.

El estudio de autopercepción de ruido de la Universidad Manuela Beltrán indica que el 58 por ciento de los pasajeros de TransMilenio está de una a tres horas dentro del sistema, mientras que el 22 por ciento supera las tres horas, tiempo que puede representar riesgos para la salud de usuarios y trabajadores que diariamente deben soportar emisiones por encima de los 80 y 90 decibeles.

Entre las dificultades que según la empresa dificultan el tratamiento de esta problemática, está el alto volumen de pasajeros que tiene TransMilenio principalmente en horas pico y que representa una de de las principales fuentes aportantes de ruido, por lo que la empresa planea separar aún más la distancia entre vagón y vagón, y la ampliación de estaciones del sistema.

Además señala que existe una contribución adicional de ruido que se genera por las actividades comerciales e industriales alrededor de las estaciones y troncales y por el incremento del parque automotor en la ciudad, particularmente de motocicletas y vehículos de carga, que TransMilenio no puede controlar.

ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA