‘Hay que bajar los hurtos a personas en Bogotá’: Jairo García

‘Hay que bajar los hurtos a personas en Bogotá’: Jairo García

El recién posesionado secretario de Seguridad dijo que no han maquillado las cifras de hurtos. 

Secretario de seguridad

Jairo García, el nuevo secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia, asumió el cargo tras la renuncia de Daniel Mejía.

Foto:

Cortesía Secretaría de Seguridad

16 de mayo 2018 , 10:00 p.m.

Hace poco más de una semana, Jairo García Guerrero estaba en Cali para asumir uno de los retos más importantes de su carrera. El alcalde de la capital del Valle, Maurice Armitage, tenía listo el decreto con el que lo posesionaría como el nuevo secretario de Seguridad de esa ciudad, y él, caleño, no podía estar más entusiasmado.

Desde la creación de la Secretaría de Seguridad de Bogotá, en octubre del 2016, García se venía desempeñando como subsecretario de la entidad, pero la oferta de Armitage lo sedujo y así se lo hizo saber a Daniel Mejía, su jefe, y al alcalde Enrique Peñalosa, quienes lo apoyaron.

Sin embargo, cuando se disponía a firmar su nuevo contrato recibió una llamada: era el alcalde Peñalosa quien le informaba que Daniel Mejía había presentado su renuncia y que él era el indicado para reemplazarlo.

¿Usted no sabía que Daniel Mejía iba a retirarse?

No, nos tomó a todos por sorpresa. El alcalde me dijo lo importante que era Bogotá, y por eso tomé la decisión de volver y asumir la Secretaría de Seguridad de la capital del país.

¿En qué le pidió Peñalosa que se enfocara?

La línea es clara: tenemos que trabajar muy duro en reducir el efecto que tiene el hurto a personas, y entendemos que pasa por una serie de vías principales en donde hay puntos calientes y que TransMilenio es fundamental para nosotros porque es el sistema circulatorio de la ciudad. Queremos enviar un mensaje de que vamos a cuidar el sistema con mejores resultados, con más presencia.

Por otro lado, Bogotá es la única ciudad que se ha puesto como meta bajar la percepción de seguridad, no solo los indicadores del crimen. Yo diría que en el tema de percepción de seguridad en los barrios vamos bien; empezamos bajito, con el 26 por ciento, y ya vamos como en el 48 por ciento, eso refleja que se ha avanzado en lo micro local, con un trabajo de participación cercano a los cuadrantes de la Policía, con los frentes de seguridad y con otras entidades en asuntos como entornos escolares y parques, que están teniendo buenos resultados, pero que pueden ser más profundos.

¿Su gestión va a ser una continuidad o va habrá un giro?

Nosotros construimos un plan integral de seguridad, convivencia y justicia, es uno de los planes más completos y está basado en la evidencia que se haya visto en Bogotá; como en toda política, hay espacio para el fortalecimiento.

¿En qué aspectos se puede mejorar?

Armas blancas. No me puedo adelantar, pero sobre los atracos con estas armas necesitamos profundizar en las acciones; en TransMilenio, si bien se han hecho cosas, son susceptibles de profundizarse. En estas semanas hemos cambiado la metodología, hemos hecho tomas por estaciones y portales.

Es necesario hacer mayor presencia territorial, mayor diálogo con los ciudadanos, y todo se puede dar en el marco de seguridad ciudadana que hemos propuesto; lo que tenemos claro es que debemos tener mejores condiciones de seguridad, pensando no solo en que la gente esté segura, sino en que se sienta segura.

Mejía tuvo poco contacto con la gente, ¿esa fue una debilidad?

No diría que una debilidad, empezamos teniendo retos muy complejos. En el primer año trabajamos el ‘Bronx’ y seguimos en el sostenimiento, que es una tarea muy difícil. Creo que en toda política hay momentos para aumentar ciertos tonos, y la presencia ha sido muy fuerte en los últimos años, pero hay espacios para ampliar el trabajo comunitario, ese es un complemento.

Además, una cosa bonita es que nada se contrapone, no se contraponen la vigilancia y el control, tenemos en la Secretaría unos paquetes de control muy interesantes, prevención, y el acceso a la justicia es clave; el alcalde ha sido claro en fortalecer la presencia institucional en la resolución de conflictos.

¿Qué sucede con el crimen? Se desarticulan bandas, pero vuelven a surgir...

Lo que estudiamos son las cadenas delictivas, hay diferentes roles. Cuando hablamos de robo de bicicletas, no es que el que la roba tenga la capacidad de venderla, hablamos de una estrategia que toca distintos roles. Una primera acción es la presencia en el territorio, en puntos calientes.

Otro aspecto clave es la receptación, eso tiene mucho que ver con el rol del ciudadano en esas cadenas criminales. Lo que es una realidad es que hay una serie de objetos que se venden, y su origen no es claro, como las autopartes y los celulares. Tenemos que trabajar en estrategias de investigación de esa receptación con la Fiscalía, por ejemplo con la extinción de dominio.

Secretario, ¿ustedes, como dicen algunos, maquillaron las cifras de hurtos?

Esa afirmación no tiene ningún sustento. El cambio metodológico no es nuestra responsabilidad, somos usuarios de la información, no generadores de la información. Lo que no se ha dicho es que hace tres años, ¿en dónde se encontraban las cifras de hurto? No se publicaban. ¿Qué fue lo primero que se hizo? Transparencia en la información, publicamos las cifras.

En los debates de la Cámara de Representantes y en el Concejo Distrital nos decían ‘es que miren las cifras’, pero es que esos datos los decidimos publicar mes a mes para hacer seguimiento de la criminalidad.

Ahora, la decisión que se toma de quitarlas es porque ya no se pueden explicar fácilmente los cambios publicados de esa manera. ¿Cuál fue nuestra decisión? Que vayan a la fuente, que son la Policía y la Fiscalía, ellos deben explicar cuáles fueron esos cambios metodológicos.

¿Quién es el Secretario de Seguridad?

Jairo García Guerrero se graduó de bachiller en el Liceo Francés de Cali y con 18 años llegó a Bogotá, en donde estudió Ciencias Políticas y Antropología en la Universidad de los Andes. Su primer trabajo fue como gestor de seguridad en la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), luego se convirtió en el coordinador del programa Zonas Seguras de la misma entidad para, finalmente, ser nombrado director de Seguridad de la CCB, puesto que ocupó por diez años.

Después cambió de entidad, pero no de cargo: en el 2016 se convirtió en director de Seguridad de la Secretaría Distrital de Gobierno. En octubre de ese año, con la creación de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia, fue nombrado subsecretario de Seguridad y Convivencia de Bogotá, cargo que ejerció hasta la semana pasada.

Trabajo territorial, la clave

La primera prueba de fuego que enfrentó el nuevo secretario fue el Día de la Madre, que es tradicionalmente la fecha más violenta. En homicidios, por ejemplo, se pasó de 16 casos en el 2017 a 6 este año, y las lesiones personales se redujeron en 86 por ciento.

García atribuyó el hecho a un esquema de trabajo en el territorio que incluyó acciones de prevención de varias semanas antes en los puntos más críticos.
Según él, fueron claves el trabajo articulado de Policía y Fiscalía y el acompañamiento conjunto y coordinado de las secretarías de Integración Social, de la Mujer y de Salud, que también recibieron apoyo en las calles de gestores de convivencia.

“Lo que demuestra lo del Día de la Madre es una capacidad institucional inmensa en Bogotá. Se activaron la Policía y la Administración Distrital y se comprobó con resultados que el trabajo articulado territorial funciona”, dijo.

Óscar Murillo Mojica
En twitter: @OSCARMURILLOM

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.