Los versos nadaístas que llegaron a la cárcel Modelo

Los versos nadaístas que llegaron a la cárcel Modelo

Más de 5.000 reclusos escucharon recitar poesía a Jotamario Arbeláez, a través de Modelo Estéreo.

fg

Félix Locarno, Óscar Bello (izquierda) Jotamario Arbeláez y Gloria Luz Gutiérrez (derecha) fueron las voces que los 5.000 reclusos de la cárcel La Modelo escucharon durante esta semana.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

05 de agosto 2016 , 07:33 p.m.

El aviso de ‘Al aire’ se enciende. Félix Locarno, locutor de Modelo Estéreo saluda a los más de 5.000 reclusos que lo escuchan desde los 12 patios del Centro Penitenciario La Modelo, ubicado al suroccidente de Bogotá.
“Compañeros, son las 10 de la mañana, y hoy es un día muy especial. Nos acompaña el poeta nadaísta Jotamario Arbeláez. Maestro, ¿qué lo trae a la cárcel?”.

De fondo, suena Que le den candela, de Celia Cruz. El poeta caleño, nacido en 1.940, responde: “Pues verás... les vine a traer algo de poesía, a recitársela y a mostrarles cómo se hace la paz con ella”.

Días atrás, mientras escribía religiosamente –de 8 de la mañana a 5 de la tarde en su estudio–, Arbeláez ignoraba que pronto estaría declamando versos en una prisión, lugar del que él –como apóstol autodeclarado de Gonzalo Arango*– había logrado evitar en el pasado, “porque corrí más que los que me persiguieron”, dice.

Sin embargo, el pasado miércoles, Gloria Luz Gutiérrez, líder de la Maleta Viajera* (proyecto que hace parte de la Tertulia Literaria que desde hace 16 años se realiza en Bogotá) y el Ministerio de Cultura, lograron que el poeta fuera a dar ‘tras las rejas’.

“Queremos llevar la poesía y la literatura a lugares donde muchas veces no llega. Nuestra primera estación es La Modelo, aquí quisimos aprovechar su estación de radio, para que todos los reclusos tuvieran la oportunidad de sentirse libres con los versos de Jotamario”, dice Gloria Luz, quien también asistió a la transmisión radial.

Óscar Bello, uno de los reclusos que también maneja el ‘master’ de la emisora, agrega: “Con toda razón, señora. Estamos seguros de que quien escucha o lee un verso o un libro no vuelve a ser el mismo”.

Palabras por armas

El turno para hablar vuelve a ser de Jotamario. El nadaísta aclara la garganta y advierte a la audiencia: “este poema es sobre la paz y la guerra: si hay guerra, si después de la guerra hay un día, te tomaré en mis brazos, un día después de la guerra”.

Cuando acaba de recitar, Félix y Óscar llenan la diminuta cabina de radio (de dos por cuatro metros), ubicada a un costado de la capilla del Centro Penitenciario, con aplausos.

“Estar preso es entregarse a la espera. Los versos que nos trae el maestro nos aclaran lo que durante años ya hemos aprendido en esta situación, que no se puede forzar ni a la paz ni a la libertad, sino que llegan por si solas, pero debemos estar preparados para recibirlas”, comenta Félix a sus oyentes reclusos, antes de que Arbeláez continuara recitando a otros poetas seguidores de Arango.

Entre estos, a Eduardo Salazar y Darío Lemus, cuyas obras hacen parte de una antología de poesía nadaísta que Gloria Luz hace entrega, también como parte de la Maleta Viajera.

“De ahí recibe su nombre. No solo nos quedamos en el recital o el taller de poesía, sino que esparcimos literatura a dónde vamos. Esta antología del nadaísmo ahora entrará a hacer parte de la biblioteca del Centro Penitenciario”, dice la artista.

Artistas presos

El recital de poesía radial tan solo dura una hora, por orden de la seguridad de la prisión. “Es nuestro mayor momento de libertad. Aquí, cuando encendemos las consolas, nos olvidamos de los más de diez años que tenemos que pagar de condena”, afirma Óscar, quien reproduce Te busco, de Celia Cruz, mientras despide con su compañero la transmisión de Modelo Estéreo, a las doce del mediodía.

No obstante, la charla sobre literatura y poseía no termina aquí. La compañía de teatro de la cárcel, que se presentó durante el Festival Iberoamericano de este año, también recibe a Jotamario. Ellos piden que les hable sobre su vida con Gonzalo Arango.

“Apenas tenía 18 años, cuando él (Gonzalo Arango) apareció. Era un profeta que nos hablaba de amor y revolución. Sus palabras fueron tan conmovedoras, que no tuve otra opción que seguirlo”, cuenta Jotamario.

Los demás reclusos, entusiasmados también tienen la oportunidad de leer algo de lo que han escrito durante su condena. Félix, quien espera dedicarse al periodismo al conseguir su libertad, acude a sus notas sobre Nelson Mandela, líder sudafricano, que durante más de 15 años permaneció preso por cargos políticos.

“Dicen que Mandela leía esto mientras estaba preso: No importa cuán estrecho sea el portal, cuán cargada de castigos la sentencia, soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma”.

Para dónde va la Maleta

De acuerdo con Gloria Luz los siguientes destinos de esta iniciativa serán colegios públicos y privados de Suba, Chapinero y Usaquén. Allí asistirán escritores de todo género y la ‘Maleta’ dejará en ellos desde novelas hasta poesía.

PABLO ARCINIEGAS
Redacción EL TIEMPO ZONA
* Gonzalo Arango, fundador del nadaísmo. *información www.latertulialiteraria.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA