El furor del portacomidas se toma los parques de Bogotá

El furor del portacomidas se toma los parques de Bogotá

Estudiantes y empleados le dijeron no al corrientazo y prefieren llevar su propio almuerzo. 

El furor del portacomidas

Jonathan y Zuly son compañeros de trabajo y se reúnen en el parque para compartir el almuerzo.

Foto:

John Cerón / EL TIEMPO

13 de julio 2017 , 12:46 a.m.

Cuando el sol está en todo su esplendor se los ve llegar solos, en pareja o en grupos. Observan hacia todos los lados antes de escoger el mejor sitio del parque para sentarse.

En su maleta o morral cargan la ‘merca’, segundos después de estar acomodados sacan su ‘coca’ y un pequeño frasco. El olor a comida casera que sale del recipiente los delata. Se trata de los nuevos integrantes del ‘furor de la ‘coca’: estudiantes, empleados, profesionales y todo aquel que lleva en un portacomidas plástico o de vidrio su almuerzo. Eso sí, preparado con todo el amor desde la casa.

Entre 30 y 40 personas se reúnen a diario en el parque de la Independencia (carrera 7.ª con calle 26) para disfrutar de la merienda al aire libre, lejos del ruido.

“Trabajo como mensajero en un empresa ubicada a media cuadra de aquí. Siempre vengo a este lugar para almorzar. Se respira aire puro y la tranquilidad es lo mejor”, asegura Emiro Vargas, al instante que saca una ‘fiambrera’ envuelta en papel periódico y varias bolsas plásticas.

“La resguardo así para que conserve el calor. Mi esposa la empaca a las 7 de la mañana en la casa y la llevo conmigo siempre en la moto, hasta cuando llega la hora de comer”, agrega Vargas. Desde ese instante ya han pasado más de cinco horas y aún se mantiene tibia la comida.

La 'coca' es la reina de los almuerzosNo se trata de nada ilícito, es la eterna compañía de las personas que deciden llevar su almuerzo en ellas.
La 'coca' es la reina de los almuerzos

El portacomidas es, ahora,  el rey de los almuerzos

“No me pueden faltar el pedazo de pollo, el arroz y algo de verdura. El jugo lo traigo en un frasquito para que no se riegue”, describe el mensajero mientras muestra orgulloso el contenido. Pero no se trata de almorzar solo, pues Vargas, antes de destapar la olla, llama a su esposa y le dice que ya está presto a deleitar el alimento.

“A veces ella come a esta misma hora en la casa y eso me hace sentir acompañado y tranquilo”, asegura.

Entre 30 y 40 personas se reúnen a diario en el parque de la Independencia de Bogotá para disfrutar del almuerzo al aire libre, lejos del ruido

A pocos metros de allí, una pareja de amigos también tienen sus ‘cocas’ repletas de comida.

“Es más saludable la alimentación que se hace en el hogar. Además, el ahorro económico es notorio. Hoy un almuerzo corriente cuesta cerca de 10.000 pesos. Con ese dinero me alcanza para cocinar para todo el día y traigo. Además, este no tiene tanto condimento”, manifiesta Jonathan Velasco, al instante que se echa una cucharada de arroz a la boca y destapa una pequeña gaseosa.

“No traigo jugo porque se riega. La sopa también esta fuera del menú”, asegura. Justo a su lado está Zuly Espinosa, quien advierte que antes de sentarse en el parque pasa por un local de la carrera 7.ª con calle 24; allí, por 700 pesos le dejan calentar el almuerzo en un horno microondas.

“A pesar de que tenemos que pagar por eso, el ahorro se ve. También lo hago porque no puedo comer cualquier cosa y me cuido”, asegura la mujer, mientras destapa su ‘coca’ redonda y transparente de tapa amarilla. En ella se ve arroz, plátano, carne, mucha ensalada y verdura.

Asegura que ella misma la prepara desde la mañana para que todo sea más fresco.

“La idea no es hacerle la guerra al corrientazo, pero si se puede traer la alimentación, pues mejor”, añade sonriendo.

En grupo

En la parte alta del parque se ve un grupo de personas sentadas alrededor de un mantel a cuadros que han puesto en el pasto. Cada uno de ellos tiene su recipiente en la mano, algunos tienen forma cuadrada; otros, redondos y de múltiples colores.

Mientras disfrutan lo que horas antes han preparado en sus casas se ríen. “No solo venimos a comer, muchas veces este rato nos sirve para hacernos bullying, desestresarnos y vivir algo diferente”, manifiesta una de las personas.

“La idea no es hacerle la guerra al corrientazo, pero si se puede traer la alimentación, pues mejor”, añade sonriendo


A su lado está uno de sus amigos, que, orgulloso, muestra lo que su mamá le preparó. “Todo debe estar ordenado. El arroz a un ladito, la papa al otro, la carne en el centro y la verdura. No me gusta que se revuelvan las cosas. No traigo sopa, es difícil de transportar”, asegura el hombre, que prefiere mantener su nombre en el anonimato.

Para Sandra Martínez es más higiénico traer la comida en envases de vidrio, aunque le pese más en la maleta. “Lo importante es transportarla en lo que uno mejor se sienta. Para mí, el vidrio es lo mejor”, dice.

Agrega que como cosa curiosa tienen un compañero que ha convertido casi que en un ritual la manera como sirve su almuerzo casero. Todo lo lleva en ‘cocas’ diferentes y en un plato que tiene guardado en su escritorio sirve cada alimento de manera estratégica y luego lo mete al microondas para calentarlo.

“Eso sí, él es la envidia de la oficina, pues su mamá cocina como los dioses”, concluye la mujer, que recoge el mantel junto a sus amigos y se van para la oficina, pues el reloj marca la 1:50 de la tarde, hora de volver a sus labores vespertinas.

JOHN CERÓN
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter @CeronBastidas
Escríbanos johcer@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA