La disposición de basuras en Bogotá requiere una solución regional

La disposición de basuras en Bogotá requiere una solución regional

Producción de residuos es un problema que le corresponde también a los municipios de la sabana.

Doña Juana

Los problemas en Doña Juana afectan a toda la región.

Foto:

Citytv

11 de septiembre 2017 , 07:50 p.m.

La crisis sanitaria que ocurrió en las poblaciones aledañas a Doña Juana, el relleno más grande de la sabana de Bogotá, de nuevo evidenció el problema de la disposición de basuras, la cual, de acuerdo con expertos consultados por EL TIEMPO, debe hacerse en conjunto entre la capital y los municipios vecinos, porque de lo contrario podría ocurrir una emergencia a mediano plazo que afectaría a toda la región. 

En el territorio se producen al año 2’500.000 toneladas de residuos, que equivalen al 27 por ciento de la basura del país, y los dos principales rellenos sanitarios, Mondoñedo y Doña Juana, serán útiles por dos décadas, o menos, como señala el estudio Somos un Solo Territorio*.

Reducir la generación de basura, crear nuevos rellenos o tecnificar los existentes son las soluciones que se proponen al problema, pero ni el Distrito ni el departamento se ponen de acuerdo para implementarlas.

Y aún no hay pactos, pese a la inquietud de la Gobernación sobre el futuro de Doña Juana, luego de las protestas de los residentes en las poblaciones aledañas al relleno, que son afectados por la proliferación de moscas y roedores. Según la CAR (Corporación Autónoma Regional) de Cundinamarca, tras un derrumbe que ocurrió allí en el 2015, las basuras las dispone el operador en áreas no acondicionadas para ese fin. Por esta razón, la CAR inició un proceso sancionatorio al Distrito.

“Esperamos que Bogotá pueda recobrar la seguridad en la prestación de ese servicio, con modificaciones tanto en las tarifas y en la adquisición de predios; si no, la región sufriría los coletazos de un mal funcionamiento de ese relleno”, manifestó Efraín Eduardo Contreras, secretario de Ambiente de Cundinamarca.

Sin embargo, el alcalde Enrique Peñalosa señaló, en un debate de control político en el Congreso de la República, que Doña Juana tiene capacidad hasta el 2040, y que si se compraban o expropiaban predios aledaños su utilidad podría ir hasta el 2070. Incluso afirmó que con la CAR se estudia ampliar la capacidad del de Mondoñedo como alternativa.

Entre tanto, en la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) señalan que con la Gobernación hay acercamientos para el tema del manejo de las basuras, pero aún no se concreta nada.

El profesor William Alfonso Piña, docente del programa de Gestión y Desarrollo Urbano de la Universidad del Rosario, afirma que es necesario llegar a un pacto: “La disposición de basura debe ser metropolitana porque a la capital llegan personas de los municipios de la sabana a trabajar y producen basura, y viceversa. Además, si cada población lo maneja por aparte, se tendrían focos de contaminación en toda la región”.

Por otro lado, Bogotá no cuenta con zonas en las que se pueda implementar un nuevo relleno, según un estudio de la Universidad Nacional, que se realizó en el 2016 para la Uaesp.

El análisis indica que en una zona de la sabana en la que confluyen los municipios de Cota, Tenjo, Madrid y Mosquera, al noroccidente de Bogotá; y en otra en inmediaciones de Granada, al sur-occidente de la capital, hay potencial para poner en funcionamiento un nuevo relleno, pero se requiere ajustar los esquemas territoriales.

El secretario Contreras reconoce que plantear esa solución tiene una gran dificultad: “Es complejo encontrar un municipio dispuesto a generar polígonos para esa actividad”.

Aunque el funcionario sostiene que es necesario que la disposición de los residuos se haga a nivel metropolitano: “Este servicio es uno de los argumentos para que el ordenamiento territorial rompa los límites locales y se haga con planificación regional”.

Reducción de la basura

La alternativa a los rellenos sanitarios es la reducción de residuos, y el reciclaje y la reutilización son claves. Por eso, en la capital y en el departamento se trabaja para que a los recicladores se les facilite su trabajo.

“En el 2016 incluimos a 30 asociaciones, y en lo corrido de este año llegamos a las 40 para que mejoren sus procesos. Sin embargo, esos volúmenes de recolección son mínimos frente al bruto de residuos que produce Cundinamarca, y más en la sabana, donde las tasas de crecimiento de población son bastante altas”, afirmó Contreras.

En Bogotá, la Uaesp también trabaja en este sentido. “Se les está garantizando a los recicladores que estén debidamente organizados y formalizados. Les hacemos un llamado a los que faltan”, indicó Beatriz Cárdenas, directora de la Uaesp.

El profesor Piña señala que el reciclaje en la región no es efectivo. “Hay campañas que duran muy poco, dan bolsitas para separar y ya. Ni siquiera los camiones asignados para recoger el material reciclable funcionan en toda la ciudad”, explicó.

Por eso, el experto afirmó que se debe recurrir a los rellenos para disponer las basuras, pero se deben tecnificar para poder ampliar su tiempo de utilidad: “Se necesita tener separadores de los materiales en los ingresos de los rellenos, que reducirían su volumen final. Hay que incinerar los desechos, pero técnicamente, lo que podría servir para producir energía”.

La experiencia chilena

Uno de los beneficios que obtuvieron con la integración de la región metropolitana
de Santiago de Chile, que está conformada por la capital del país austral y sus municipios vecinos, fue la organización para disponer sus residuos.

El proceso se dio a finales de la década de 1990, se crearon nuevos rellenos con tecnologías de punta, que les permiten a operadores privados obtener ingresos, aparte de la recolección, con la producción de gas que genera la basura.

Fernando Soto Castillo, secretario regional ministerial de Obras Públicas de ese territorio, explicó que cuentan con instrumentos de ordenamiento territorial de escala seccional, comunal (municipal) y metropolitana.

A través de este último se estableció suelo para rellenos. “Antes, cada municipio tenía sus camiones y llevaban la basura a sitios donde no les daban ningún tratamiento. Con la planeación se proyectaron los sitios que tomaron los privados”, dijo.

CUNDINAMARCA
* Documento realizado por la Cámara de Comercio de Bogotá, la Universidad de La Sabana y la Alcaldía de Bogotá.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA