El ejemplo de paz que da el barrio Santa Rosa en Bogotá

El ejemplo de paz que da el barrio Santa Rosa en Bogotá

Allí viven más de 130 familias de desmovilizados. Su lema: dejar atrás el pasado y seguir adelante.

fg

Con actividades culturales y deportivas, los que eran antiguos enemigos en la guerra, lograron convivir en el barrio.

Foto:

Archivo particular

05 de agosto 2016 , 07:06 p.m.

Contiguo a los cerros orientales de la localidad de San Cristóbal, en el suroriente de Bogotá, está la urbanización Santa Rosa, donde ahora son vecinos y amigos desmovilizados de la guerrilla y de los paramilitares, otrora enemigos a muerte.

“Dejar atrás el pasado y seguir adelante”, ese es el lema que tienen estas familias de reinsertados, que viven desde el 2007 en este barrio, luego del proceso de paz con las Autodefensas Unidas de Colombia y las desmovilizaciones masivas de subversivos que ocurrieron en el 2005. “Salimos de la guerra y necesitábamos encontrar un sitio para vivir en Bogotá. Sabíamos de los remates de casas de gente que se colgaba con los bancos, buscamos y encontramos vivienda en la urbanización con el apoyo del Ministerio de Defensa”, contó Wilson Rivera*, quien era comandante de una de milicia de las Farc en Boyacá.

Así como en el caso de Rivera, llegaron unas 80 familias de desmovilizados a la urbanización, todos con la expectativa de comenzar una nueva vida, alejada de todo el sufrimiento que les produjo la guerra. “Sabíamos que éramos desmovilizados, pero no de qué grupos, supimos después de que nos empezamos a conocer y a contar sobre nuestras vidas. Luchábamos por la circunstancias, y cuando llegamos acá, nos dimos cuenta que nos parecíamos mucho, que estábamos en una guerra en la que otros eran los que nos mandaban”, señaló Rivera.

Por esta circunstancia, comenzaron a realizar actividades deportivas y culturales en el barrio, para integrarse y convivir, no solo entre los mismos reinsertados, sino también con las personas que ya vivían en ese sector.

En esas actividades, Rivera se conoció con Gerardo Ávila, un ‘expara’ que provenía de los Llanos Orientales. “Él dejó un aviso; decía que buscaba a un guitarrista de música norteña en una cartelera publicada en el sitio en el que nos atendía el Ministerio de Defensa. Lo llamé y organizamos un grupo musical con el que hacemos presentaciones en el barrio”, contó Ávila, quien ahora es un gran amigo de Rivera.

La integración, producto de las actividades lúdicas, permitió que se ganaran el respeto y aprecio de la comunidad. Para el año 2009, algunos de los reinsertados lideraron la Junta de Acción Comunal del barrio.

Con el paso del tiempo, llegaron más familias de desmovilizados y hoy en día suman 130, y esperan ser un ejemplo para los que llegaran una vez termine el proceso de paz con las Farc. “Entendemos el temor de la gente con los desmovilizados que vendrán, porque pertenecieron a un grupo armado, pero nuestra experiencia permite demostrar que los reinsertados aportan mucho a la sociedad. Por ejemplo, ellos se destacan por ser excelentes trabajadores en las empresas donde les dan empleo”, dijo Rivera.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.