Comienza a llegar maquinaria para demolición de casas del Bronx

Comienza a llegar maquinaria para demolición de casas del Bronx

La casa de pique será la primera en ser derrumbada

fg

La renovación del 'Bronx' costará 35.000 millones de pesos.

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO

10 de agosto 2016 , 06:54 a.m.

Tal como lo anunciaron ayer,  hoy, desde muy temprano, arribó toda la maquinaria necesaria para comenzar con la demolición de las casas de la ‘L’ del Bronx, durante décadas utilizadas como expendios de drogas, para albergar secuestrados, y lugares en donde delitos como la trata de personas y la tortura eran actividades diarias. Si todo sale bien, la casa se pique sería la primera en caer al suelo.

Este es uno de los propósitos que la Alcaldía de Bogotá tenía previstos luego de que el alcalde Enrique Peñalosa interviniera el lugar con un arsenal de expertos el pasado sábado 28 de mayo. Ese día, 2.500 efectivos de fuerzas combinadas entraron a la zona en un operativo de asalto coordinado por uno de los oficiales que participó en el bombardeó al campamento del guerrillero de las Farc ‘Raúl Reyes’ (en 2008).

72 horas después los resultados fueron evidentes. Lograron rescatar a 140 menores, a un secuestrado y a 595 indigentes, que los ‘ganchos’ habían convertido en farmacodependientes para ponerlos de fachada de sus negocios ilícitos. También se incautaron 30 armas de fuego, 100.000 dosis de droga y se capturaron a 13 miembros de las bandas, algunos involucrados en el asesinato de un agente de la Sijín, en mayo del 2013, y en el secuestro y tortura, dentro del ‘Bronx’, de dos agentes del CTI, en mayo del 2015.

El recorrido por las calles desocupadas fue macabro ese día y los días siguientes. El olor a pegante y a químico se extendía por todo el lugar. Botellas de alcohol etílico daban cuenta del negocio de licor adulterado que era vendido a estudiantes de colegio. Hay paredes con dibujos propios de una secta satánica, y en el piso, una cabeza de carnero untada de fluidos humanos.

Cada casa del ‘Bronx’ estaba adecuada con desniveles de madera que se alquilaban por precios irrisorios, pero se pagaban con la muerte si alguien quedaba en deuda. “No se le fiará la pieza a nadie. Todo el que no fume es sospechoso”, se escribía en las paredes.

Habitaciones con rejas y llenas de peluches infantiles daban cuenta de los actos de barbarie. “Acá había casas de pique, de golpizas, de torturas. No diferenciaban niños de ancianos. Uno tiene que hacerse el sordo, el ciego y el mudo”, dijo uno de los pocos residentes que quedan. Moscas, ratas por doquier. La gente dormía entre desechos humanos atontados por el efecto de las drogas y controlados por más de 50 ‘sayayines’, hombres violentos que pagaban a los enfermos para desaparecer los cuerpos a cambio de un plato de combinado.

En 830 máquinas tragamonedas ilegales se consumieron los ahorros de decenas de ciudadanos. En una de las casas, una edificación de tres pisos y terraza, un rastro de sangre sube por las escaleras. ¿Quién habrá sido arrastrado hasta perder el último aliento de vida y cuántas personas habrán muerto a causa de unos 60 tiros que ahuecan solo una de las paredes?

Cuchillas, huesos de perros y guantes quirúrgicos son razón suficiente para que el ‘Bronx’ dejara de existir, pero no para olvidarlo.

Hoy podría ser el comienzo del fin de uno de los sitios más macabros de la ciudad y el país.  

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA