Debate por bogotano capturado 61 veces y llevado a prisión 21 de ellas

Debate por bogotano capturado 61 veces y llevado a prisión 21 de ellas

Hasta hace poco una persona solamente era considerada reincidente en un delito si era condenada.

Atraco ilustración

En Bogotá,  entre 2013 y mayo del año pasado, 26.865 personas fueron capturadas reincidiendo en la comisión de delitos y hay casos de delincuentes que cada 20 días son detenidos por el mismo motivo.

Foto:

Ilustración / Archivo EL TIEMPO

08 de febrero 2018 , 09:46 p.m.

A los 18 años, alias el Flaco* fue capturado cuando salía del Carrefour de Soacha (Cundinamarca) sin pagar una camiseta. Él creyó que si llevaba la prenda puesta iba a engañar a los vigilantes del establecimiento comercial. Esa fue la primera vez que este joven fue llevado a una URI. Y aunque debió enfrentar un proceso, no tardó mucho para volver a la calle.

No obstante, la carrera delictiva de este bogotano continuó, y desde ese diciembre de 2010 fue sumando nuevos ingresos a la URI y de allí a la cárcel –en 21 ocasiones ha estado en prisión, según la Fiscalía–, y luego regresaba a la calle como si nada hubiera pasado.

De esa manera, según la Policía, siete años después del primer ingreso a una URI, el ‘Flaco’ completó 61 capturas por los delitos de hurto, en la mayoría de los casos; lesiones personales, daño en bien ajeno y violencia intrafamiliar –por los cuales tiene aún 14 procesos activos– y se convierte en el delincuente que más veces ha reincidido en Bogotá y la Sabana.

La última ocasión en la que este hombre fue capturado fue a principios de octubre de 2017. Acababa de robar un celular y amedrentar a la víctima con una navaja. Después de cuatro meses, permanece en un centro carcelario a la espera del juicio oral, tras el cual podría, por enésima vez, quedar libre.

Como el caso del ‘Flaco’ hay varios en Colombia, y aunque 207 fueron capturados por la Fiscalía entre noviembre y diciembre pasados, tras demostrar ante un juez que por sus antecedentes representaban un peligro para la sociedad, muchos más aún continúan en las calles impactando la seguridad ciudadana.

Entre 2016 y 2017, de acuerdo con la Fiscalía, se registraron 28.754 hurtos en el país, causados por personas en condición de reincidencia, y 9.983 colombianos estuvieron vinculados en dos o más hurtos. Sin embargo, llama la atención que 57 fueron detenidos once o más veces cometiendo un delito.

¿De quién es la culpa?

El tema de los reincidentes no es menor y preocupa a las autoridades bogotanas y nacionales. De hecho, recientemente el presidente Juan Manuel Santos hizo un llamado a los jueces para que no dejen en libertad a los delincuentes capturados en flagrancia y mucho menos a los reincidentes y dijo que hay “unos casos increíbles de reincidencias”.

El secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia de Bogotá, Daniel Mejía, señaló que este es un grave problema del sistema judicial. “Lo que pedimos es que las decisiones judiciales se alineen con los objetivos de seguridad ciudadana que tienen las administraciones locales”, dice el funcionario, que exige “mano dura” con los delincuentes reincidentes y protesta porque están primando los derechos de los delincuentes por encima de los de los ciudadanos.

En Bogotá, según cifras de la Secretaría, entre 2013 y mayo del año pasado, 26.865 personas fueron capturadas reincidiendo en la comisión de delitos y hay casos de delincuentes que cada 20 días son detenidos por el mismo motivo.

El director de Seguridad Ciudadana de la Fiscalía, Luis González, reconoce el impacto negativo que tienen los reincidentes en la seguridad de las ciudades, no solo por el aumento de las cifras de delitos como el hurto, el más representativo en los casos de reincidencia, sino también por el efecto en los ciudadanos. González considera que en el proceso intervienen el juez, el fiscal y el investigador y que “se está trabajando en los tres flancos”. No obstante, aclara que “hay dos actores que no dependen del ente investigador: el policía y el juez”.

Pero para el juez coordinador 28 de Ejecución de Penas de Bogotá, Mario Narváez, los jueces están aplicando la tendencia hacia “el derecho penal de acto y no de autor, es decir, la persona se castiga por lo que hizo, mas no por lo que es, lo que piensa o los antecedentes”.

El director de Seguridad Ciudadana, igualmente, dice que hasta hace poco no se podía considerar reincidente a la persona que no estuviera condenada. “Pero esto empezó a subsanarse con la Ley 1862, que permite tener en cuenta los antecedentes penales en los últimos tres años. Sin embargo, algunos jueces tienen diferentes interpretaciones de la norma”, afirma González, quien destaca que cada vez son más los jueces que están aceptando los antecedentes como argumento para declarar la peligrosidad de un delincuente.

En cumplimiento de la misma ley, la Fiscalía decidió hacerles seguimiento a los delincuentes que más reincidencia presentan, para pedir ante un juez las órdenes de captura. Con esta estrategia, logró capturar a 207 personas entre el 20 y 24 de noviembre, 40 de ellas en Bogotá y 28 en Huila.

“Nos fuimos a buscar a 583 reincidentes y logramos en los últimos dos meses de 2017, 370 órdenes de captura y materializar 207 capturas. El 79 por ciento de esas personas quedaron, por primera vez, con medidas privativas de la libertad”, contó González.

Pero, pese a los esfuerzos, el fiscal González estima que entre el 20 y el 25 por ciento de los que recaen en la comisión de un delito y son capturados siguen regresando a la calle, donde casi de inmediato vuelven a delinquir. “Y eso manda un mensaje afuera”.

Se necesita una política de resocialización

Andrés Nieto, experto en Seguridad y profesor de la Universidad Central, dice que mientras la carrera criminal sea una opción de vida y no se trabaje en la prevención del delito y la resocialización difícilmente se va a reducir la reincidencia.

“Las redes de hurto de celulares, por ejemplo, en muchos casos son redes familiares. Los menores de edad de esas familias miran estas dinámicas como si fueran normales, como una opción de vida. Ahí es donde tenemos que pensar que el tema no es solo de cárceles sino de prevención”.

Agrega que se necesita “una política de seguridad y convivencia que, en relación con la carcelaria y penitenciaria, permita que haya menos delincuentes y que los pocos delincuentes que existan tengan un proceso real de resocialización y reinserción social”.

*Solo se publica el alias porque, a pesar de tener varias capturas, no ha sido juzgado por un juez.

GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
Editor EL TIEMPO
Twitter: @guirei24

Panorama en las principales ciudadesEl 80 % queda en libertad en Medellín

En Medellín y su área metropolitana, la Policía y la Fiscalía capturaron a unas 18.000 personas en el 2017, de las cuales el 80 por ciento quedó en libertad, lo que representa que ocho de cada 10 personas capturadas luego vuelven a la calle.

El alcalde Federico Gutiérrez asegura que una de las metas para este año es que las personas capturadas por hurtos y otros delitos no queden en libertad, sino que sean judicializadas, pues, según él, hay muchos que han sido capturados hasta 20 veces y están en libertad.

Un caso emblemático es el de un habitante de calle del centro de Medellín que ha sido capturado y dejado en libertad 17 veces por llevar dosis de droga más altas que la personal y por hurtos, pero queda libre por malos procedimientos en su captura o porque el juez considera que no es un peligro para la sociedad.

Otro caso es el de miembros de la banda ‘los Cocuelos’, que se dedican al hurto en Medellín. Varios de sus integrantes han tenido múltiples entradas a prisión y salen libres. A mediados del año pasado, la Policía anunció un fuerte golpe a esta banda con la captura de 25 de sus delincuentes y la aprehensión de tres menores de edad que se dedicaban al atraco en el centro.

Según las investigaciones de la Policía, esta banda delincuencial sería responsable del hurto diario de al menos 25 celulares de alta gama, lo que les dejarían más de 300 millones de pesos mensuales.

Sin embargo, la mayoría quedó en libertad y en su momento el alcalde de Medellín expresó su preocupación por que son capturados y regresan a la calle para seguir delinquiendo. “Algunos fueron capturados hasta ocho veces y volvían a las calles”, agregó Gutiérrez.

La Fiscalía de Medellín indicó que el total de los capturados es reincidente y ha tenido investigaciones por otros delitos.

Polémica por libertad de delincuentes

El año pasado en Medellín hubo choques entre la Alcaldía, la Fiscalía y el Tribunal Superior de Medellín por la libertad de supuestos delincuentes.

La Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín respondió a las críticas del alcalde de Medellín sobre la libertad que jueces les otorgan a presuntos delincuentes. La razón radica en que Gutiérrez dijo que la justicia va en contravía con la política de seguridad que propone su administración, pues deja en libertad o concede casa por cárcel a peligrosos delincuentes.

En su momento, Leonardo Efraín Cerón Eraso, presidente de la Sala Penal, explicó que la mayoría de los capturados nada tienen que ver con la acusación y que cuando los jueces analizan, encuentran que hubo abuso de la Policía. “La Policía no hace bien el procedimiento, la Fiscalía no realiza bien planteamientos en las audiencias y las leyes están mal diseñadas, nos dejan sin herramientas para judicializar a una persona que ha cometido delitos. Por último, también hay errores de algunos jueces, pero tenemos una segunda instancia para corregirlos", agregó el presidente.

Cerón aseguró que los jueces de control de garantías desarrollan 5.000 audiencias al mes y que la mayoría de las decisiones frente a los acusados son bien tomadas.

"Si una persona se captura con violación de garantías fundamentales y se le afectan sus derechos de manera irregular, para eso está el juez, para reestablecerlos. Ese procedimiento indebido tiene que ser restituido a través de la libertad de esa persona", recalcó.

Ante las críticas, la Fiscalía de Medellín respondió que hay responsabilidades compartidas y que en todas las intervenciones hay falencias, se puede equivocar la Policía, la Fiscalía o la Judicatura, y que todo el tiempo buscan mejores argumentaciones por parte de los fiscales, por ello los capacitan en torno a la forma cómo deben dirigirse a los jueces y argumentar la necesidad de una medida de aseguramiento.

REDACCIÓN MEDELLÍN

Justicia por cuenta propia en Barranquilla

El año pasado fueron capturados en Barranquilla 7.481 delincuentes, de estos 619 fueron capturados reincidiendo en delitos como hurto a personas, porte ilegal de armas, tráfico de estupefacientes, hurto a comercio y homicidio.

Entre las capturas de estos reincidentes se encuentran 522, capturados 2 veces; 74 capturados tres veces; 12, cuatro veces; cinco, ocho veces; dos, 6 veces, y 1, siete veces. Muchos de estos se encuentran en sus casas cobijados con detención domiciliaria.

La Sijín de la Policía Metropolitana muestra a un joven atracador de 20 años de edad fue capturado 5 veces el año pasado, y llevaba 6 capturas en años anteriores. Este hombre fue dejado en libertad en enero pasado y hoy goza del beneficio de detención domiciliaria.

Para los investigadores de la Sijín una de las cosas que más los desmotiva es que para judicializar a un delincuente se requieren en promedio 12 horas, lo que obliga a la patrulla que lo capturó a salir de su cuadrante para hacer la diligencia ante el fiscal o juez, y a los pocos días ya están en la calle.

Como consecuencia de esta situación, cuando la policía captura a un delincuente en flagrancia se presentan hay personas que quiere arrebatárselos a los uniformados y tomarse la ley por sus manos.

Sobre este tema el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, reconoció que en la lucha contra la delincuencia no es una tarea solo de la Policía, sino que también se necesita de la justicia para enjuiciar y condenar al delincuente.

En diciembre del 2016 fueron dejados en libertad 200 delincuentes, lo que se reflejó en un aumento de los índices de atraco callejero. Desde ese momento se implementó la prohibición del parrillero hombre en motos en el norte de la ciudad.

El prontuario del ‘Calvo’

Un alacrán tatuado en la cabeza y un extenso prontuario delictivo hablan de alias el Calvo, un hombre de 39 años de edad conocido considerado uno de los atracadores más peligrosos de Barranquilla. Pese haber sido capturado y llevado a prisión en seis ocasiones, en estos momentos goza del beneficio de casa por cárcel.

Según el reporte de la Policía Metropolitana este hombre también es señalado de pertenecer a la banda delincuencial ‘los Megaplay’ y ha estado tras las rejas por delitos como robo de carros, atraco y violencia intrafamiliar.

Lo que más preocupa a las autoridades es que la última captura fue el 9 de enero del presente año, luego de una cinematográfica persecución. El ‘Calvo’ había hurtado un carro en el norte de la ciudad y una semana más tarde un juez ordenó que se le diera casa por cárcel.

La primera captura del ‘Calvo’ fue el 16 de marzo de 2008 en el centro de la ciudad por el hurto de una motocicleta a mano armada. Pero cuatro meses después ya estaba en la calle atracando. Después fue capturado tras participar en el robo a una compra y venta, en compañía de seis delincuentes más.

REDACCIÓN BARRANQUILLA

Reincidentes vinculados a bandas, en Cali

Con tan solo 21 años, alias ‘Chinga Harry’ se había convertido en el temor del barrio Petecuy I, por su accionar criminal a la hora de controlar la distribución y venta de droga en el oriente de Cali.

Según la Policía, este joven comenzó a delinquir desde los 12 años y fue señalado por participar en por lo menos 50 homicidios, fama que le servía para intimidar a varios habitantes de barrios como Floralia y Atanasio Girardot.

El 11 de julio de 2016 fue capturado y presentado por los delitos de homicidio, tentativa de homicidio y porte ilegal de armas por la Fiscalía 27 de la Unidad Seccional de Vida, sin embargo realizó un preacuerdo con un fiscal especializado y luego un juzgado de conocimiento lo dejó en libertad condicional. ‘Chinga Harry’ había estado recluido en un centro de menores durante dos años.

A pesar de la reincidencia del joven, las autoridades necesitaron un agente en cubierto durante cuatro meses para lograr recopilar las pruebas suficientes y así lograr convencer a los jueces de no dejarlo en libertad.
Fue recapturado a mediados de diciembre de 2017.

Según el coronel Henry Jiménez, subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali, la investigación ha sido clave para evitar la salida de delincuentes.

Según la Secretaría de Seguridad y Justicia de Cali, en la ciudad hay más de 360 bandas delincuenciales que operan en las 22 comunas. De esas bandas, 92 ya han sido desmanteladas. La última banda desmantelada fue la de los ‘Chayanes’, que extorsionaban a los comerciantes del oriente de Cali, tras un seguimiento de seis meses. Algunos de los capturados registraban antecedentes por homicidio, hurto y microtráfico; uno de ellos tenía con detención domiciliaria y a otro más le pesa una orden de captura vigente por los delitos de tráfico, fabricación y porte de armas de fuego y fuga de presos.

Piden nuevo sistema judicial

María Ximena Román, secretaria de Seguridad y Justicia, explicó que “el delito de alto impacto que más nos afecta es el homicidio, pero también los hurtos callejeros, a residencias y de vehículos.

Para la doctora Román también señala que por más que haya capturas, es necesario implementar un nuevo sistema judicial en el país. “La sociedad exige que no se dejen los delincuentes en la calle, pero las cárceles están llenas y los jueces sacan a los sindicados. Aquí hay cosas que están en crisis: la política carcelaria y penitenciaria, la congestión en las cárceles y la aplicación de las normas por parte de los jueces”, dice.

Agregó además que es importante el mejoramiento, la adecuación y la construcción de nuevas cárceles desde una política nacional.

Entre tanto, María Isabel Gutiérrez, directora del Instituto de Investigación y Desarrollo en Prevención de la Violencia y Promoción de la Convivencia Social, CISALVA, proyecto operado desde la Universidad del Valle en una alianza con la Policía y financiado por la Alcaldía de Cali, dice que es necesario el cambio desde las sociedades.

“Para evitar la reincidencia se debe buscar el foco de problema. En este momento trabajamos con 1.600 muchachos de 62 grupos de pandillas de Cali en 8 comunas donde buscamos que no delincan y si ya delinquen sacarlos de allí”, dice Gutiérrez.

Según Gutiérrez, esto ha ayudado a que los homicidios entre pandillas bajaran un 43 por ciento en el 2016 y un 35 por ciento en el 2017.

“Los muchachos han ido haciendo una transición y transformación hacia la integración social y las oportunidades que ellos no tuvieron durante su vida y no han tenido hasta ahora”, concluyó.

REDACCIÓN CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.