Formalizar minas, el reto de Cundinamarca tras las tragedias recientes

Formalizar minas, el reto de Cundinamarca tras las tragedias recientes

Subida de los precios del carbón provoca el aumento de socavones ilegales, propensos a accidentes.

Tragedia en Cucunubá

Durante dos días, los organismos de rescate trabajaron para poder sacar a los mineros muertos en Cucunubá.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

27 de junio 2017 , 10:11 a.m.

Todo indica, por las investigaciones de las autoridades, que las tragedias en las minas de Cucunubá y Lenguazaque (Cundinamarca), ocurridas en el puente festivo y que dejaron 15 muertos, se dieron porque funcionaban de forma irregular. Por eso, la formalización de estas es un reto para las autoridades.

Los dos accidentes convirtieron a Cundinamarca, este año, en el departamento que tiene más víctimas fatales por desarrollar esta actividad en el país, de acuerdo con datos de la Agencia Nacional de Minería (ANM).

Hasta mayo 31, solo se registraban 3 trabajadores muertos, ahora tiene 18. Mientras que Boyacá y Antioquia reportaron 7 y 5 fallecidos realizando dicha actividad en lo corrido de este año, según la ANM.

Pero además, el departamento es el tercero en el número de emergencias ocurridas por accidentes con minas en el país, con un registro de 6, incluidas las del puente festivo.

GHráfico sobre accidentes con mineros en Cundinamarca

La informalidad en las minas es una de las causas que aumenten los accidentes en esta actividad.

Foto:

Infografía EL TIEMPO

La tragedia

“Estaba en la casa y escuché la explosión. Vivo a kilómetro y medio de la mina; así de fuerte fue. Pensé que había sido un tiro de dinamita, cuando llegó mi hermano a contarme que había explotado un socavón. Subimos y ahí estaba la Policía”, así fue como Rigoberto Bello se enteró del accidente en la mina La Guasca de Cucunubá, en el que falleció su sobrino José Antonio Bello. Junto con él perecieron 7 mineros más en ese socavón, cuyo estallido afectó a la mina vecina, El Cerezo, donde quedaron atrapados otros 5 trabajadores, que también murieron. En total, 13 víctimas fatales en la vereda Pueblo Viejo, en donde está el yacimiento subterráneo de carbón.

No había pasado un día de este hecho, cuando en Lenguazaque, municipio aledaño, ocurrió otro derrumbe que dejó dos muertos.

Por estos hechos, la ANM abrió una investigación, cuyos resultados se entregarán a las autoridades. “Una de ellas (en Cucunubá) no tenía título minero, por lo cual no tenía autorización para ninguna actividad. La otra tenía título, pero no contaba con autorización ambiental”, explicó Silvana Habib, presidenta de la entidad. Una situación similar habría ocurrido en Lenguazaque.

El viceministro de Minas y Energía, Carlos Cante, señaló que la subida en los precios del carbón también genera que las minas ilegales se multipliquen: “El problema es el alto nivel de informalidad, el cual se incrementa en las épocas de ciclos altos de precios (como el actual), ya que la gente está dispuesta a arriesgar su vida abriendo una bocamina sin ningún tipo de prevención”.

De hecho, según estimaciones de la ANM, por cada mina con título, hay dos ilegales. “Es de público conocimiento la ilegalidad que hay en Cundinamarca, Boyacá y Antioquia. En Cucunubá, hay 43 minas con título, puede haber el doble en ilegalidad”, indicó Habib.

Incluso la Policía apoya la lucha contra este flagelo en la región. “En los últimos dos años se ha logrado la intervención de 525 minas en Cundinamarca con la incautación de 45 retroexcavadoras y 16 motobombas. También se inmovilizaron 50 volquetas”, informó el general Rodrigo González Herrera, director de Carabineros y Seguridad Rural.

En Cucunubá, en ese periodo, los uniformados intervinieron 140 minas ilegales e incautaron 42 toneladas de carbón.

Para las autoridades mineras, formalizar la explotación de los predios es un reto, y hacen un llamado a los trabajadores de ese sector. “La legalidad vale oro porque evita este tipo de accidentes. La minería bien hecha no solamente es la que explota el recurso y genera ingresos, sino la que también tiene altos estándares en seguridad, porque son vidas las que están involucradas”, afirmó la presidenta de la ANM.

De hecho, la legalidad implica que los trabajadores estén asegurados, para que no dejen a sus familias a la deriva si fallecen. “En el 2010, las compañías de Riesgos Profesionales no garantizaban asegurar mineros. Hoy, en esta zona del país (Cundinamarca), los que son titulares mineros y que cuentan con todas a las autorizaciones, prácticamente tienen al 100 por ciento de sus trabajadores afiliados”, agregó el viceministro de Minas y Energía, Carlos Cante.

Sepelios de las 13 víctimas

Con una masiva asistencia, que contó con cerca de 1.000 personas, entre familiares y amigos, les dieron el último adiós a 4 de los 13 mineros que fallecieron tras la explosión en la mina La Guasca, que se ubica en la vereda Pueblo Viejo, de Cucunubá. Los cuerpos de las víctimas fueron entregados el sábado en la noche a sus allegados. La ceremonia fue presidida por el monseñor Héctor Cubillos, arzobispo de Zipaquirá, quien llegó hasta Cucunubá, municipio que forma parte de la provincia de Ubaté. Los otros mineros muertos fueron trasladados a sus poblaciones de origen, que en su mayoría están en la misma provincia.

CUNDINAMARCA
davrod@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA