Por error, familia veló el cuerpo de otra persona

Por error, familia veló el cuerpo de otra persona

Un anciano fue sepultado en Cogua, mientras su familia velaba en Bogotá restos de otro adulto mayor.

Insólito episodio vivió una familia | City TV | Agosto 25 Insólito episodio vivió una familia | City TV | Agosto 25

Por error, familia velaba el cuerpo de otra persona

26 de agosto 2016 , 02:05 a.m.

Después de 48 horas de llorar a Marco Fidel León, un hombre de 77 años que murió el martes en un hogar geriátrico de Zipaquirá, la familia para la que trabajó en su finca y que lo adoptó hace varios años descubrió que en el ataúd no estaba su cadáver.

“¿Estamos en el piso indicado?, ¿no han terminado las visitas para el difunto que antes ocupaba la sala?, ¿en qué momento traerán el cuerpo de nuestro abuelo?”, le preguntaron a la funeraria cuando vieron tras el cristal del féretro a un hombre que después les contaron que se llamaba Miguel Díaz, que murió el mismo día y en el mismo hogar.

La confusión fue mayor cuando confirmaron en el afiche oficial que la sala en la que estaban sí era la asignada a Marco. Entonces llamaron al hogar para preguntar qué había pasado y allí ya se habían percatado de la equivocación. Y no solo eso. Marco había sido sepultado en el cementerio de Cogua, contó Yuli Mora, una de las dolientes.

El Hogar Nazareth, de la comunidad de los Hermanos de la Divina Providencia, está ubicado en la vía que conduce de Zipaquirá a Nemocón, en Cundinamarca. En ese sitio fallecieron el martes Marco Fidel León y Miguel Díaz, dos abuelos que recibían atención. Por equivocación, Díaz fue trasladado a Bogotá, con el nombre de Marco.

“Es traumático para nosotros saber lo que pasó. Sentimos como si Marco hubiera muerto tres veces: primero el duelo cuando nos enteramos, luego cuando vemos a otra persona en el ataúd y, por último, superar que debe ser exhumado para darle cristiana sepultura”, cuenta Mauricio Mora, otro de los familiares adoptivos.

“Estamos muy apenados, fue un error humano que ya se solucionó y pedimos disculpas. Nos comprometemos a cubrir los gastos de exhumación y traslado de Marco Fidel para que le puedan dar el último adiós como debe ser”, les explicó Miriam Moreno, representante de la institución.

Lo que se supo es que hubo un intercambio de manillas y ahí comenzó la equivocación que llevó a que Miguel Díaz fuera velado en Bogotá por extraños que llegaron desde Boyacá y Santander a velar a Marco, que a esa hora estaba bajo tierra en Cogua. “Llevamos llorándolo a él más de 48 horas y Marco todavía en Cogua, a la espera de ser exhumado. Recibimos las disculpas pero eso nunca va a resarcir el sufrimiento que estamos pasando.

"Alguien tendrá que responder”, advirtió Yuli, delegada por su familia para tramitar el denuncio correspondiente. Al final se firmó un acta en la que se autorizaba la exhumación de Marco para ser trasladado a Bogotá.

Este jueves, en horas de la tarde, se cumplió con esa orden y por fin, después de tres días, se pudo hacer la velación. “Pusimos en conocimiento de la Fiscalía lo que pasó. El denuncio penal que instauramos fue por irrespeto a cadáver”, dijeron los afectados.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA