La estructura que evitará inundaciones en deprimido de la calle 94

La estructura que evitará inundaciones en deprimido de la calle 94

Cuatro bombas y una superalcantarilla evacuarán el agua en ese punto de la capital del país.

Deprimido de la 94

En el subterráneo de la calle 94 hay una edificación de cuatro pisos de altura, donde operan las cuatro bombas con capacidad para evacuar 25.000 metros cúbicos de agua.

Foto:

Hugo Parra  / ELTIEMPO

23 de marzo 2017 , 11:07 a.m.

Una maquinaria compuesta, entre otras, por cuatro bombas con capacidad para evacuar 25.000 metros cúbicos por segundo de agua y una alcantarilla gigante (o box culvert) para controlar los caudales mayores en caso de torrenciales aguaceros, hacen parte de los mecanismos con los que se blindó el paso subterráneo de la calle 94 con NQS de posibles inundaciones.

Esta es la respuesta para muchos ciudadanos que el miércoles, de forma desprevenida, pero también preocupados por lo que pueda pasar con el primer chaparrón, se preguntaron con comentarios como “esperemos a la primera inundación”, “quiero ver cómo van a sacar el agua cuando llueva de verdad” y “es que no se ve ninguna alcantarilla, no hay rejillas grandes para recoger las aguas”.

(Vea también: Deprimido de la calle 94 ya está operando. Terminó pesadilla de 8 años)

Para tener una idea de lo que se ha implementado, hay que señalar que las bombas tienen una fuerza de evacuación semejante a la capacidad de transporte de 3.500 camiones de carga de mezcla de concreto de 7 metros cúbicos, es decir que la estructura de disipación que está abajo del deprimido puede soportar, según los cálculos, el aguacero más fuerte de los que se hayan presentado en los últimos años.

EL TIEMPO recorrió la estación de bombeo que está ubicada en el subterráneo, por el costado occidental de la obra, justo en la rotonda, cuando se va a salir por la calle 94 hacia la autopista Norte.

Se trata de una estructura del tamaño de un edificio de 4 pisos de alto que se esconde tras una puerta metálica de gran tamaño.

Es un espacio muy amplio que alberga los tanques de almacenamiento de agua que escurre, las tuberías y también la central de mando, entre otros mecanismos.

(Además: Las otras obras que los bogotanos aún esperan)

Según el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), toda esa estructura hidráulica funciona de forma simultánea, automática y se activa según el flujo de agua. Tal y como lo explicaron los técnicos, los sensores se accionan cuando llegan a cierto nivel, es decir, cuando tocan un flotador que se encarga de disparar los circuitos para que se enciendan y comiencen a evacuar el líquido a través de un ducto de gran tamaño, que está conectado a su vez con el alcantarillado de agua pluvial que rodea la obra.

la estructura de disipación que está abajo del deprimido puede soportar, según los cálculos, el aguacero más fuerte de los que se hayan presentado en los últimos años

Es importante señalar que no todas las cuatro bombas están en permanente servicio. Aquí depende de la cantidad de agua: si el tanque se llena de forma lenta, se activa una sola, pero si el caudal es muy grande, se activan las tres. La cuarta máquina no opera porque es la que se deja para los casos extremos o de emergencia.

Al consultar sobre las pruebas preliminares que se hicieron antes de poner en marcha este viaducto, el IDU reportó que se hicieron bombeos durante todos estos días de fuertes lluvias. Lo que explicaron los técnicos es que la operación fue mejor de lo esperado.

Además, para prevenir emergencias, en uno de los costados de entrada al intercambiador, hay una especie de alcantarilla gigante (box culvert) que intercepta y recoge las aguas lluvias antes de llegar al deprimido de la 94. Desde allí se reparten de forma controlada, lo que se convierte en otro mecanismo para evitar las inundaciones, según lo establecido en los protocolos aprobados entre el IDU y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAB).

De ahí que una de las claves sea el permanente mantenimiento y cuidado de las redes que están antes del box culvert, pues se trata de un mecanismo de regulación que permite garantizar que no se presenten empozamientos en el interior de las vías del intercambiador vial.

Lo que falta por terminar

Uno de los temas que más preocupa a los vecinos del sector es que las vías aledañas, que durante todos estos años sirvieron para desembotellar la 94 con la NQS, quedaron en mal estado.

Por eso, y durante un mes, las calles 93, 95 y la transversal 23 entran a reparación durante cerca de un mes. Se van a realizar trabajos de mantenimiento, reparación, cambio de redes donde se requiera. Y se espera que para esa misma época estén terminados todos los remates de sardineles, esquinas y cruces con parqueaderos.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA