La odisea para que le retiren un embargo por una infracción

La odisea para que le retiren un embargo por una infracción

Secretaría de Movilidad recurrió a esta figura para obligar a morosos de multas de tránsito a pagar.

Embargos movilidad

En esta sede de la Secretaría de Movilidad, en Paloquemao, se realizan los acuerdos de pago.

Foto:

César Melgarejo

01 de junio 2018 , 07:40 a.m.

Un correo electrónico me dañó la semana. En este me informaban que mi cuenta de ahorros había sido embargada por la Secretaría de Movilidad y de inmediato pensé que no habría forma de pagar el arriendo, las cuotas del banco ni ninguna de mis obligaciones mensuales, así que decidí, al otro día, madrugar a la sede de Paloquemao para entender qué pasaba, por qué no se me había notificado ninguna infracción.

Este lugar lo abren a las 7 de la mañana, llegué a las 6 y ya había una fila de una cuadra. Centenares de personas con carpetas debajo del brazo, como yo, buscan respuestas. Lo primero que supe es que se trataba de una fotomulta que me habían impuesto en el 2016, pero de la que hasta ahora me enteraba.

Aquí está mi primer error; insistentemente la Secretaría de Movilidad ha invitado a los ciudadanos a que revisen en su página de internet si hay una deuda pendiente: nunca lo hice.

Esto me lleva a mi segunda falla. Hace aproximadamente dos años cambié mi domicilio, pero jamás actualicé mis datos en el sistema de la Secretaría de Movilidad.
A mi antigua vivienda llegó la notificación del comparendo, pero ya no vivía allá. Con esto claro, no tuve más opción, debo pagar. Decidí hacer un acuerdo. Ya son las 7 de la mañana y las instalaciones de la oficina de Paloquemao se abren como una compuerta que se divide en tres corrientes: una para quienes, como yo, buscamos un acuerdo; otra para los que ya hicieron el acuerdo de pago y van a solicitar que les retiren el embargo y una más para quienes van por el recibo para cancelar.

Ojo, que no le pase a lo que a mí: como es tanta gente, me confundí y terminé haciendo la fila que no era, al llegar a la ventanilla, la funcionaria me indicó que debía repetir la espera, en una cola más larga que la que ya había tenido que soportar.

Mientras espero mi turno, las quejas y reclamos de mis compañeros comienzan.

Unos dicen que jamás les notificaron, otros que ya pagaron pero que siguen con el embargo, un hombre de la tercera edad señala que no tiene ni una infracción, pero que aun así le descontaron tres millones de pesos de su cuenta de ahorros.

Sobre esta última queja, recurrente, dice Movilidad: “Se debe acudir a la Subdirección de Contravenciones al Tránsito de la Secretaría, con el fin de que se verifique su situación como infractor, en la medida que pueden darse casos de suplantación o inconsistencias en la imposición de comparendos por parte de los agentes de tránsito”.

Otro de los lamentos que escucho es el de personas que en el pasado habían adquirido un acuerdo de pago, pero que por distintas circunstancias no pudieron cumplirlo hasta el final.

Yo hice un acuerdo de pago, tenía mi trabajo, pagué un año, pero me quedé sin empleo y desde ahí no volví a pagar

“Yo hice un acuerdo de pago, tenía mi trabajo, pagué un año, pero me quedé sin empleo y desde ahí no volví a pagar. Me enteré que estaban haciendo embargos de cuentas y vine a averiguar si podía empezar a pagar otra vez, pero me dicen que no, que como ya tenía un acuerdo incumplido, la única solución es que tengo que conseguir toda la plata de una, como cuatro millones de pesos, que no tengo de dónde sacar”, se queja Jeferson, un deudor.

Escuchando historias como esta se pasa el tiempo y llego finalmente a la ventanilla correcta. Para acceder al compromiso de pago –me informan–, debo cancelar una póliza que es el 13 por ciento del total de la deuda. Solo es posible realizar el acuerdo con esta póliza, que para algunos, es una injusticia.

“Soy consciente de que debo un comparendo, vengo a solucionar el tema, pero al pasar a la ventanilla donde nos dan un turno me exigen que para el acuerdo del pago debo comprar una póliza que les asegure que no voy a incumplir”, lamenta Juan Correa, quien continúa: “Ya tengo orden de embargo del sueldo, si le debo al Distrito, ¿por qué tengo que comprar una póliza que me va a encarecer la deuda porque es el 12 por ciento de lo que debo?”, se queja.

Finalmente lo logré. Pagué la póliza, me hicieron el acuerdo de pago y, tras cancelar la primera cuota, radiqué todos los documentos que me exigieron para que, en un plazo de 30 días hábiles, se retire el embargo a mi cuenta de ahorros. Solo algo me preocupa, como a muchos de mis compañeros de fila; que pasen los meses y la medida sobre mi cuenta bancaria no sea retirada.

“Es mentira, no es en 30 días, ya llevo 90 y un derecho de petición y ni así quitan el embargo”, advirtió Viviana Bocanegra.

La póliza no es obligatoria para el acuerdo de pago

Para hacer el acuerdo de pago tuve que cancelar una póliza, que, expresamente, la persona en la ventanilla de la Secretaría de Movilidad me dijo que era obligatoria.

Como yo, miles de ciudadanos tuvieron que hacer este pago, que encareció en 13 % el costo total de la deuda.

Sin embargo, la entidad me confirmó que aunque es necesaria una garantía que respalde el pago, no tiene que ser una póliza, puede ser una hipoteca, una prenda o una garantía bancaria.

Aun así, esta información no está siendo entregada por los funcionarios, por lo cual la entidad señaló que revisará la actuación de estos y tomará las medidas pertinentes.

Se han recaudado $ 17.000 millones

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, un ciudadano puede ser embargado por tener multas de tránsito sin pagar, saldos pendientes, acuerdos de pago en mora o por tener vehículos en los patios.

Después de los tiempos que otorga la ley para el pago, dicen, las multas pasan a un cobro coactivo en el que, según lo establece la ley, pueden ser declarados embargos.

Con esta estrategia, en los últimos diez meses, esta entidad ha recaudado más de 17.000 millones de pesos y su meta es que se paguen 706.633 comparendos en mora que suman 375.773 millones de pesos.

“Muchos están acostumbrados a no pagar sus multas. Esto tiene serios impactos en la seguridad vial y la cultura ciudadana”, explicó el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo.

ÓSCAR MURILLO MUJICA
BOGOTÁ
En Twitter: @oscarmurillom
oscmur@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.