No es solo por el Papa / Voy y vuelvo

No es solo por el Papa / Voy y vuelvo

Invertir alrededor de 21.000 millones de pesos no es costoso: es necesario.

Papa Francisco

El papa Francisco llegará a Cartagena el 10 de septiembre.

Foto:

Andrew Medichini / EFE

02 de septiembre 2017 , 11:30 p.m.

La que comienza este lunes será una de las semanas más excitantes de nuestra ciudad. Después de 30 años, Bogotá vuelve a prepararse para recibir la visita de un papa. Ya lo habían hecho Pablo VI, en 1968, y Juan Pablo II en 1986. Ahora lo hará Francisco, el papa argentino que ha expresado su simpatía por nuestro país y ha acompañado con fervor el proceso de paz.

Francisco no solo arribará a la capital, sino que pernoctará en ella no obstante sus visitas a otras capitales. Ello obliga, por supuesto, a adoptar todas las medidas del caso para que el sumo pontífice y su comitiva puedan hacer sus desplazamientos y congregarse con los católicos que lo esperan.

Toda esta parafernalia por supuesto que genera incomodidades. Pero no las protagoniza el Papa, como lo han expresado algunos. Es la muchedumbre que cree en él y ansía estar cerca para sentir la presencia de Dios, seguramente. Y tienen todo el derecho. Se estima que sobre la calle 26 se apostarán unas 600.000 personas para recibirlo, otro número igual ingresará al parque Simón Bolívar, más los miles y miles que permanecerán fuera para escuchar sus palabras o tener el chance de verlo en algún momento. Es la fe, qué le vamos a hacer.

Invertir alrededor de 21.000 millones de pesos para acondicionar escenarios, espacios públicos, transportes y toda una estrategia mediática no es costoso: es necesario. La plata se invierte en múltiples estrategias y personal que ayude a prevenir cualquier emergencia. Eso hay que entenderlo.

Corresponde a los ciudadanos de Bogotá y al millón de personas que se calcula vendrán de afuera exhibir un comportamiento ejemplar no solo con el Papa sino con la ciudad. Es cierto que ya hemos vivido experiencias similares, pero también que la ciudad no es la misma. De ahí los efectos que esta nueva visita tiene en la movilidad, la seguridad y las medidas excepcionales que se han tenido que tomar. Es todo un desafío para la capital y para quienes habitamos en ella hacer de este acontecimiento algo especial, irrepetible en el mediano plazo, retador y desafiante por la logística que implica.

Pero también, motivo de orgullo, pues la atención mundial estará centrada en la visita del Papa a Colombia y en lo que diga durante sus homilías. Muchos lugares del mundo estarán envidiándonos. Por lo demás, católicos o no, la visita del Papa debería contribuir a dejar tanto odio que exhibimos en esas mismas calles por donde, en pocas horas, hará presencia Francisco. Veámoslo así: serán unos días para reflexionar en torno a lo que nos viene pasando como ciudadanos, llámense católicos o no. ¿Por qué no ensayar?

ERNESTO CORTÉS FIERRO
Editor Jefe EL TIEMPO
erncor@eltiempo.com@ernestocortes28

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA